Ética, políticas públicas y cultura, principales retos de la Inteligencia Artificial en México

La Inteligencia Artificial (IA) es una tendencia global que cada día encuentra más áreas de aplicación en todos los sectores económicos y sociales. Sin embargo, existen retos como la ética en su uso, políticas públicas y el cambio cultural de las personas, que impiden una proliferación de sus beneficios.

De acuerdo con Gustavo Parés, director de Nearshore Delivery Solutions, actualmente existe un gran interés en todos los sectores por aprender más sobre el uso de este tipo de tecnologías. “Cada día son más los gobiernos, las organizaciones y las personas las que estamos en una constante interacción con la IA a través de muchas soluciones. Por ejemplo, interactuamos con chatbots, usamos mapas de navegación, incluso el sector salud utiliza este tipo de tecnología para facilitar nuestras vidas, y nosotros participamos en el ecosistema de Tecnologías de Información llevando la IA como una propuesta de llave en mano para las empresas”, explicó.

Según IDC,  para 2019, un 30% de las iniciativas de transformación digital utilizarán servicios de IA en América Latina. Además se prevé que para 2020, el 50% de las aplicaciones empresariales usarán esta tecnología y más de la mitad de los consumidores van a interactuar con bots.

Reconocimiento visual, reproducción de voz, comprensión de lenguaje, adquisición de conocimiento y búsqueda de información, son algunos de los servicios que hoy la IA ofrece a las empresas para transformar sus procesos de negocio y mejorar su productividad.

Asimismo, al ser una tecnología de propósito general con el poder de transformarlo todo, es importante que gobiernos, industria, academia y sociedad en general analicen los alcances que debe tener esta tecnología frente a los derechos de la humanidad.

“Durante el entrenamiento y configuración de las plataformas de IA siempre se busca que se apeguen a los negocios y a temas normativos, donde los valores van implícitos. Sin embargo, es un tema relevante que se debe discutir a fondo en todos los niveles, tanto en la academia, las empresas y gobiernos, para tener una visión trascendental del uso de IA”, aseguró Gustavo Parés.

Antes, las personas eran las que enseñaban a las máquinas los procesos de negocio; hoy son ellas las que aprenden por sí mismas, y mientras más aplicaciones y soluciones basadas en tecnologías de IA sean adoptadas en más sectores, las personas potenciarán sus capacidades y habilidades en beneficio de las empresas.