El futuro del cableado: fibra óptica o cableado de cobre

¿Cuál será la próxima tendencia tecnológica que cambie la forma en que hacemos negocios? Es fácil mirar los próximos cinco años y decir cosas como la nube, los centros de datos de ubicación conjunta y el IoT (El internet de las cosas) continuarán impulsando los cambios. Pero, ¿qué viene después?, la respuesta corta es que nadie sabe. Las empresas deben apuntar sus esfuerzos hacia el futuro y prepararse para ello.

El cableado es la infraestructura que soporta las operaciones comerciales de hoy y seguirá siendo un elemento cada vez más importante. Una cosa es clara sobre el futuro del cableado, los requisitos de ancho de banda continuarán aumentando.

Si bien, algunos piensan que los cables desaparecerán con la conexión inalámbrica, se olvidan de que esas unidades inalámbricas (puntos de acceso) aún deben estar conectadas y energizadas. Por lo tanto, si bien las necesidades y los diseños del cableado cambiarán, la importancia del cableado seguirá creciendo.

“El mejor cable de cobre de hoy, categoría 6a, puede soportar una velocidad de 10 Gbps a 100 metros. Eso es mucho. Es una locura pensar que siempre necesitaremos más que eso. Por otro lado, en 1990, cuando se creó un cable de Categoría 3 y admitía 10 Mbps, se pensaba que 10 Mbps era una velocidad rápida en aquel entonces. En ese momento, pocos dispositivos soportaban esa velocidad”. Comenta Federico Villegas, Field Application Engineer de CommScope.

La principal diferencia entre el cable de Categoría 6a y la Categoría 6 es el diámetro. La categoría 6a tiene esencialmente más cobre, lo que aumenta su capacidad. La categoría 7, que todavía no está disponible, será aún más gruesa, con más cobre para soportar aún más la distancia y mayor velocidad.

 

El cable de fibra óptica

Como ya es bien conocido, la fibra está hecha de hilos delgados de vidrio, a través de este medio físico, se envía ráfagas de luz para el transporte de información. Esta construcción de cable permite que la fibra tenga un ancho de banda mucho mayor para el transporte de las señales y menores limitaciones de distancia en comparación con el cobre.

Hoy en día, utilizamos principalmente fibra para cables subterráneos (planta externa) o de columna vertebral (canalización vertical) para la construcción de Redes de Nueva Generación en los Sectores Financiero, la Industria Privada y Entidades Públicas. El detonante para la adopción cada vez más frecuente de esta infraestructura está relacionada con el costo, puesto que siempre ha sido más que una instalación convencional de cobre. Ese sigue siendo el caso hoy en día; sin embargo, la diferencia entre los dos se está reduciendo y nunca ha estado tan cerca como hoy. El precio continuará cayendo a medida que más se produzca. En algún momento, el costo no será un factor. El otro factor en cómo se usa la fibra son los dispositivos finales.

“Los dispositivos de hoy no admiten directamente una conexión de fibra. Mire en la parte posterior de su computadora y vea si hay un puerto de fibra. Dado que los dispositivos finales no se conectan directamente a la fibra, en algún momento debe ocurrir una conversión de cobre”, agrega Federico Villegas.

A medida que el costo siga bajando y más dispositivos tengan una conexión directa de fibra, se verá el aumento en el uso del cableado de fibra como despliegue de infraestructura de red. Algunos puntos de acceso inalámbricos y cámaras de seguridad ya tienen una conexión nativa de fibra, en perspectiva es sólo cuestión de tiempo hasta que esto se convierta en un estándar. La fibra puede soportar velocidades de más de 100 Gbps e incluso se están haciendo pruebas en velocidades de un terabyte por segundo. Eso es una locura y de nuevo es difícil imaginar que en un futuro cercano se llegue a necesitar de todo ese ancho de banda.

“Como contratista de baja tensión, gran parte de nuestro trabajo consiste en extraer y reemplazar cables viejos por nuevos. Aliento a los clientes a mirar hacia adelante y ver si hay una mejor manera de hacerlo. Si bien una instalación de fibra hoy podría costar un poco más, ahorrará dinero a largo plazo. No se necesita una compañía especial para aprovechar una infraestructura de fibra, sólo una compañía que esté dispuesta a preguntarse, “¿hay una mejor manera de hacer esto?” finalizó Federico Villegas.