Grandes eventos requieren ciudades inteligentes y seguras

Ya pasó una semana desde que se llevó a cabo uno de los eventos más esperados por los mexicanos: la Fórmula 1, el Gran Premio de México, evento que desde el primer día contó con casi 85,000 asistentes. Y es que el sonido de los motores, la velocidad y sobre todo la estrategia que se lleva a cabo en toda la carrera (la cantidad de recargas de combustible, el cambio de neumáticos, paradas de los conductores, etc.) es uno de los factores que más llama la atención a todos los mexicanos, actividad que envuelve a todos los integrantes de la familia.

De acuerdo con la Fórmula 1, hasta el momento, las ediciones 2015, 2016 y 2017 han generado más de 30 mil empleos y han alcanzado una derrama económica superior a $39,611 millones de pesos.

Este año, de acuerdo con Alejandro Soberon, Presidente de la empresa CIE, el evento dejó una derrama económica de 14,770 millones de pesos en el país, 8,400 de manera directa y 6,370 por exposición mediática.

Y es que no sólo se trata de la carrera de la F1. Dentro de una semana México tendrá una edición más de la NFL en el Estadio Azteca, una de las consideradas mejores ligas del mundo, donde también se espera un boom en tecnología, empleos y generación de ingresos para el país. Y ni hablemos del 2026, donde será host, junto con Canadá y Estados Unidos, de la Copa del Mundo. ¿Está nuestro país preparado?

 

Y es que acontecimientos como estos requieren de factores como la tecnología, seguridad y administración que convergen entre sí para que los eventos brinden un gran espectáculo.

 

Grandes eventos, grandes ciudades

Pero para que eventos de esta magnitud sigan teniendo el éxito de hasta ahora, no sólo se debe de ofrecer un buen espectáculo, sino la mejor tecnología y una óptima estrategia de seguridad, donde la vigilancia de las instalaciones, del público, de los participantes, así como la planeación de los organizadores, autoridades y empresas responsables de la protección del evento; son esenciales, sobre todo por la magnitud y el alcance que tiene en todas las personas.

Eventos como estos requieren que la tecnología esté en funcionamiento constante, monitoreo segundo a segundo y que garantice la seguridad de las personas. Para Axis Communications, la seguridad es uno de los factores más importantes para el ser humano y es uno de los elementos fundamentales para formar parte de las ciudades inteligentes, y los eventos de gran magnitud son prueba de ello.

Tecnología conectada entre sí, monitoreo en vivo, control eficiente del tráfico, cobertura y seguridad en los eventos masivos son uno de los factores que conforman una ciudad inteligente y no sólo eso, la seguridad de los negocios, la tranquilidad de las personas y espacios abiertos confiables también lo son.

La vigilancia no se limita sólo a proteger a los ciudadanos de la delincuencia o de mantener los edificios más valiosos a salvo de actos vandálicos. También permite optimizar la vialidad y minimizar el riesgo de accidentes. Una ciudad con una circulación fluida  y que transmita sensación de seguridad es considerada una ciudad amigable, eficiente y tranquila. Y una  ciudad segura es el mejor reclamo para  turistas e inversionistas. Con las soluciones  de vigilancia, podrá ofrecer a  los ciudadanos una mejor calidad de vida.

Todos los eventos también forman parte de esta vida urbana, donde existen diferentes soluciones tecnológicas, instituciones, empresas y gobiernos que contribuyen a la seguridad de todos y con la finalidad de brindar una muy buena experiencia a los espectadores.

Los sistemas de seguridad electrónica se pueden complementar de acuerdo a las necesidades y requerimientos de cualquier industria y sector, de manera balanceada a los procesos y a la gente involucrada, volviéndose más eficiente, más específica, más medible. Con herramientas como la identificación de personas, reconocimiento de matrículas, de tipos de sonido y de comportamientos específicos, integrándose a sistemas de alarmas, video de alta definición, cámaras de movimiento, sistemas de voceo, etc.