IA aumenta la productividad humana y opciones de empleo

La Inteligencia Artificial (IA) es un tema que genera incertidumbre y confusión dentro de los profesionistas, quienes sin pleno conocimiento ven en ella una limitante para conservar sus empleos o garantizar su crecimiento profesional. Sin embargo, analistas del entorno económico mundial indican que ese miedo debe erradicarse y concentrar los esfuerzos en cómo capitalizar las oportunidades que da la IA para obtener nuevas responsabilidades en un mundo que cambia de forma acelerada.

“Vista desde un término económico, la Inteligencia Artificial es una tecnología para predecir cosas y actitudes, misma que eleva el nivel de probabilidad de acción de una empresa o del consumidor. Sin embargo, la predicción es solo un componente en la toma de decisiones, el otro es la emisión de un juicio o discernimiento del ser humano, es decir son bienes complementarios”, refiere Rafael Ramírez de Alba, Profesor de Entorno Económico, IPADE Business School.

Ante una realidad que evoluciona a pasos agigantados: ¿Cómo le perdemos el miedo a la Inteligencia Artificial? ¿Cómo la incorporamos en nuestros equipos de trabajo? ¿Cuál es el camino para que la IA nos permita duplicar la productividad y por ende los salarios?

“Es responsabilidad de los líderes empresariales atender las preocupaciones de sus equipos de trabajo y ser sensibles de las múltiples posibilidades que da la Inteligencia Artificial, por ejemplo: diversos procesos se automatizarán y la gente podrá enfocarse en temas más importantes; la operación será más eficiente; y habrá opciones para desarrollar nuevas tareas”, menciona Ramírez de Alba.

Debemos enfatizar que es prematuro hablar del fin de trabajo del hombre y es mejor hablar de las nuevas tareas que debe desarrollar un equipo.

Por ejemplo: en el sector bancario la automatización de servicios eleva la productividad, los productos se hacen más accesibles y por ende hay más demanda, la cual genera mayor necesidad de talento, creando un círculo virtuoso donde la Inteligencia Artificial jugó un papel vital y los profesionales tuvieron que desarrollar otros talentos.

“Sabemos que hay muchos más cuestionamientos alrededor de la IA: la falta de inclusión, los fake news cibernéticos, los sesgos de los algoritmos, la protección de datos personales, la infraestructura, entre otros. Por ello, es primordial debatir sobre el rumbo que está tomando la Inteligencia Artificial y cómo debemos convivir y sacar partido de ella ante su inevitable avance”, señala Beatriz Ferreira, directora de Opinno Latam.