Aplicaciones, Del dia, Destacado, Impresión, Industria, Industria TIC, Noticias, Nuevos Productos, Redes, Tendencias, Transformación Digital

Imprimir en 3D, tan simple como imprimir en papel

[widget id="text-31"]

Con la impresión en papel, estamos acostumbrados a poner los documentos en cola desde nuestra PC. Sin embargo, con la impresión 3D los diseños se programan manualmente en la impresora, y cada pieza terminada se cambia manualmente antes de comenzar una nueva impresión.

La nueva empresa nacida en el seno del MIT New Valence Robotics (NVBOTS) ha introducido en el mercado una impresora automatizada que permite el recambio automático de piezas y la gestión de las filas de impresión desde la nube, haciendo los trabajos de impresión más rápidos y fáciles para múltiples usuarios y reduciendo el costo por pieza.

Para utilizar la impresora, llamada NVPro, un usuario envía un proyecto desde cualquier dispositivo, que se encuentra en el software NVCloud. Cuando una pieza se imprime, una hoja retráctil corta la pieza y la mueve hacia un contenedor, y el siguiente proyecto comienza automáticamente. Los proyectos se pueden supervisar remotamente a través de la cámara web.

La impresora se utiliza ahora en más de 100 empresas y escuelas y durante el año pasado, realizó más de 84.000 impresiones, ahorrando más de 165.000 horas de trabajo, de acuerdo con la puesta en marcha.

El objetivo de la compañía es reforzar la seguridad analizando grandes datos y mejorando las interfaces robóticas humanas para la impresión tridimensional.

“Nuestra misión es permitir la impresión con cualquier material, en cualquier momento y desde cualquier parte del mundo. Esto significa que usted podría estar en una playa en Bora Bora y controlar una máquina en el MIT con el tecleo de un botón”, aseguró el presidente y cofundador Alfonso Pérez. “Construimos una impresora 3D personalizada en el sótano de la casa de la fraternidad cuando estábamos en la universidad. Fue emocionante al principio, pero todos en la casa pronto querían imprimir al mismo tiempo. La solución era una cola basada en la nube y una cámara web para monitorear la impresora que, en ese momento, era la primera de su tipo”.

Pero cada parte todavía necesitaba ser eliminada manualmente. “Si eran las 3:00 de la mañana y querías empezar el siguiente trabajo, tenías que levantarte y bajar al sótano y empezarlo”, añadió Pérez. “Esa fue una solución insostenible para los estudiantes perezosos”.

Por este motivo, crearon un mecanismo automatizado de expulsión de piezas. Después de imprimir una pieza, la placa de impresión se baja. Una hoja se mueve sobre la placa, acuñando debajo de la pieza. A medida que se mueve a través de la placa, la cuchilla corta la pieza y la empuja en una papelera. La hoja se retrae y la placa se eleva de nuevo.

Aunque en un principio Pérez y sus compañeros no plantearon convertirse en empresarios, varias ferias tecnológicas y eventos llevaron a los universitarios a desarrollar un plan de negocios, ganando clientes y propiedad de la compañía, e incorporaron oficialmente NVBOTS.

Inicialmente, diseñaron impresoras para la educación. La idea era desarrollar planes de estudio que usen modelos impresos en 3D como material didáctico para cualquier materia, como imprimir figuras romanas para lecciones de historia, arte egipcio o un corazón humano para una clase de anatomía.

“Si quieres enseñar la física del movimiento del proyectil, puedes usar nuestra lección de catapulta que enseña sobre las matemáticas lanzando pelotas a través de la sala”, dice Pérez. “Las impresoras requieren un entrenamiento y supervisión mínimos, queríamos crear una impresora 3D tan fácil que un niño de 6 años pudiera usarla, pero un doctorado también podría usarla, de hecho, la impresora sólo tiene un botón, el de parada de emergencia gigante”.

 

 

IDG.es

Deja un comentario