Impulsar carreras STEM en niñas para ayudar a cerrar la brecha de género

En el marco del panel Women in Tech en Paris, se dio a conocer que las mujeres duplican el número de hombres que renuncian o dejan su empleo en empresas de tecnología, a pesar de haber iniciado una carrera en este campo.

Apenas el 20% de los graduados con especialización en TICs son mujeres; además, dentro de la industria de la telefonía móvil, las mujeres tienen 20% menos posibilidades de obtener una posición directiva.

Asimismo, el organismo indicó que las mujeres representan únicamente el 8% de los socios inversores en las 100 principales empresas de capital de riesgo; y en materia de investigación, apenas el 17% de los científicos mejor pagados son mujeres.

“Es necesario reestructurar las narrativas tradicionales que usamos en materia de educación, donde los protagonistas son héroes y hombres de negocio exitosos, con el objetivo de construir más ejemplos a seguir que inspiren a las mujeres para ser ingenieras, científicas o astronautas”, comentó Aleph Molinari, presidente de la Fundación Proacceso.

En este sentido, Molinari recalcó la importancia de inculcar los estudios de programación y carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) entre mujeres, principalmente desde niñas, lo que les dará nuevas habilidades que pueden ocupar para el empleo o emprendimiento, sobre todo en un ecosistema donde los trabajos se vuelven cada vez más digitales y automatizados.

En materia de transformación digital, Emmanuelle Quiles, CEO en Janssen France, mencionó que “es de vital importancia tener modelos a seguir de mujeres especializadas en tecnología, startups o nuevas tendencias digitales, ya que hoy vemos principalmente hombres y se cree que ellos son más adecuados para esos roles”.

Tarah Wheeler, Asesora de Ciberseguridad en New America, insistió en que la mejor manera para conseguir la equidad de género en las empresas es reconocer el trabajo de las mujeres al darles la oportunidad o la ruta para lograr una carrera profesional de calidad, a través de una mejor posición, ser igual pagadas que los hombres y tener poder de decisión en los consejos de administración.