¿Cómo iniciar la transformación digital?

“¡Hasta parece que me conocen y saben lo que necesito! —exclamó una persona emocionada mientras miraba artículos deportivos en su smartphone— saben que entreno en el bosque y es temporada de lluvias. Con estos artículos que me proponen no interrumpo mi entrenamiento por causa del clima y alcanzo mis metas para competir.” Este tipo de expresiones del cliente son las que a todos los directores de empresas les encantaría escuchar con respecto a sus productos y servicios. ¿Cómo podríamos replicar este éxito una y otra vez?

La respuesta es compleja,  sobre todo cuando las marcas necesitan conciliar dos variables: mantener el negocio actual que genera valor a sus clientes y aprovechar las nuevas oportunidades que surgen en el mercado, a través de las nuevas tecnologías. Al atravesar esta situación, es tiempo de darle la bienvenida a la transformación digital.

Las dos variables requieren un enfoque distinto al tradicional, aplicado en áreas como la cultura corporativa, la ejecución de procesos, la toma de decisiones, la infraestructura tecnológica y la enfocada en la experiencia del cliente final. Esto ha hecho que el clásico centro de gravedad en la tecnología migre de los ERPs y sistemas legados hacia plataformas de transformación digital para los negocios, y es necesario empezar a entenderlas y evaluarlas en términos del valor que generan para cada una de las empresas.

Las plataformas para la transformación digital de negocios están constituidas por 5 grandes bloques con funcionalidades específicas:

  1. Transformación de negocio y TI
  2. Análisis y decisiones automatizadas
  3. Procesos de negocio
  4. Integración
  5. Escalabilidad

Las empresas deben elegir desde una etapa temprana su plataforma para la transformación digital y  considerar la importancia que requiere el punto de partida de cada organización para dicho proceso.

El punto de partida ideal es la arquitectura empresarial lograr una visión unificada que os proporcionará una vista transparente para identificar las oportunidades de transformación digital enfocada en resultados de negocio. Cada organización debe adaptar y crear su propio modelo con metodología de arquitectura basada en su estrategia, modelo de negocio y modelo operativo. La arquitectura empresarial nos ayudará a medir el impacto de las iniciativas de transformación digital, reducir costos, maximizar la inversión, entender aquellas áreas clave a conservar y aquellas que se pueden llevar a la nube o tercerizar. Además, es posible adicionar las jornadas de nuestros clientes, identificando aquellos puntos con los que interactúan contextualizados en nuestra empresa: actividades clave, recursos, riesgos y controles.

El análisis de las transacciones y los procesos del negocio es un componente importante porque permitirá conocer a fondo su desempeño e identificar de manera asertiva las desviaciones para corregir y cumplir con las expectativas de los clientes bajo una visión unificada. Esta  permitirá la toma de decisiones expedita y una respuesta inmediata  también explotar el contexto para la entrega de mayor valor enfocado en cada uno de ellos, gracias a la personalización. Las tecnologías tradicionales sólo comunican resultados, pero se pierde la riqueza de transparentar la operación y aprovechar el contexto, el enfoque de cambio de estos indicadores de negocio de los resultados a los procesos es crucial. Mientras que los indicadores de resultados nos dicen si se logró o no la meta, los indicadores de desempeño de los procesos nos marcan dónde se localizaron los cuellos de botella, la capacidad de procesamiento, la diferencia de ejecución positiva o negativa, qué productos son más caros de procesar, etc. Es decir, cada detalle de la operación.

La transformación digital de procesos va más allá de la automatización con tecnologías de tipo BPM, que permite reducir tiempos, eliminar papel, crear interfaces gráficas en portales o teléfonos móviles, gestionar tareas y motores de reglas. El siguiente paso consiste en volver a pensar los procesos para que entreguen los servicios que el cliente espera, cuando lo requieran.

Las tecnologías de integración tienen al menos 10 años y han madurado bastante. Sin embargo surge una  diferencia que cada día cobra más fuerza: pasar de resolver problemas de TI a resolver problemas de negocio. Hoy las integraciones deben estar alineadas con las iniciativas del negocio, porque pueden ser convertidas en una ventaja competitiva al separar la tecnología  e incluir soluciones en la nube, híbridas o instaladas dentro de la empresa. Además es el camino natural para conectar y reutilizar la inversión existente con las nuevas iniciativas. Es recomendable tomar en cuenta la arquitectura empresarial para alinear la integración con el negocio.

La escalabilidad es otro bloque que la plataforma debe considerar para procesar la gran cantidad de datos que se genera en el mundo digital de una forma eficiente y con tiempo de respuesta inmediato a todas las transacciones, gracias a la variedad y disponibilidad de datos.

En resumen, planee su plataforma digital para iniciar su transformación digital. Defina aquellas funcionalidades clave que necesite crear y acompáñelas de un roadmap basado en los resultados que su empresa quiere tener. No evalúe bloques por separado, vea lo que obtendrá de manera integral.

 

Por Gabriel Vázquez

GVP  Software AG Presales