Intel podría instalar su Core i7 en automóviles autónomos

La empresa de microprocesadores estaría cerca de anunciar un potente procesador diseñado específicamente para estos vehículos en la nueva edición del CES, el cual se celebrará en Las Vegas el próximo mes de enero.

Hace 16 años, un pequeño chip llamado Transmeta obligó a Intel a reequipar sus procesadores de las computadoras de escritorio para satisfacer las demandas de los portátiles. Hoy día, la compañía está adaptando sus procesadores de PC a un mercado completamente nuevo: el de los autos autónomos.

El diario The New York Times, señala que Intel ha realizado una alianza con Mobileye, el antiguo cerebro del sistema de piloto automático de Tesla Motors, y con el fabricante de piezas de automóviles Delphi para que el Core i7 sea mando principal de los vehículos de conducción autónoma, junto con los chips EyeQ de Mobileye.

Intel utilizará “un procesador desconocido y más potente que será revelado en unas pocas semanas”, informabael diario estadounidense. Probablemente, la presentación del nuevo procesador se llevará a cabo durante la feria de tecnología CES el próximo mes de enero.

A principios de noviembre, la compañía californiana anunció una asignación de 250 millones de dólares a estos autos como parte de su compromiso de “hacer plenamente la conducción autónoma una realidad”, explicaba Brian Krzanich, director ejecutivo de Intel.

Intel y Mobileye también han acordado trabajar con BMW para conseguir poner sobre la pista un auto de conducción autónoma en el año 2021. Para ello, Intel ha establecido un grupo impulsor dentro de la compañía encabezado por su jefe de IoT, Doug Davis.

Según el Times, el Core i7 de Intel no llegará a los autos hasta dentro de dos años. Estos chips serán capaces de realizar “20 billones de operaciones matemáticas por segundo”, afirma el medio. Además, ha señalado que una versión posterior tendrá dos o tres veces más potencia de procesamiento.

Por su parte, Delphi y Mobileye demostrarán sus capacidades autónomas en un trayecto de 6.3 millas durante el CES, combinando la conducción urbana con la conducción en carretera. Las compañías afirman que sus vehículos de conducción autónoma tendrán una mayor precisión para conocer su geolocalización, incluso sin GPS, y que serán capaces de detectar vehículos ubicados en cualquier ángulo y de calcular el espacio libre en situaciones inusuales.

Mark Hachman