Internet de las Cosas, una de las tendencias con mayor crecimiento

El internet de las cosas es la interconexión de objetos físicos que a través de internet logran establecer interacciones entre sí y con su entorno. El resultado de esta red interconectada se traduce en funciones independientes que facilitan la vida de los personas y que, en el caso de las empresas, arrojan datos de suma importancia que se usan para procesos de toma de decisiones y optimización del servicio al cliente.

Lo anterior se ha convertido en una de las tendencias tecnológicas con mayor crecimiento a nivel mundial.

Según estimaciones de Gartner, para el 2020 en el mundo habrá alrededor de 26,000 millones de dispositivos (sin considerar computadoras, smartphones y tablets) conectados a internet, gracias al IoT.

 

Ventajas del Internet de las cosas:

En el caso de las empresas de servicios públicos y telecomunicaciones, el internet de las cosas ha logrado establecer dinámicas más eficientes a la hora de agilizar los flujos de trabajo y potenciar las oportunidades de negocio gracias a aspectos como la conectividad y la movilidad.

Esta tendencia tecnológica ha facilitado la recolección de grandes volúmenes de información en temas de consumo, preferencias y problemáticas de los usuarios. Gracias al IoT estos datos se encuentran siempre disponibles y actualizados.

Lo anterior representa una disminución en costos y esfuerzos operativos, ya que se reducen las actividades de back office orientadas al registro de datos y a la gestión documental.

De acuerdo con Jesús Sánchez, Vicepresidente de Mercadeo de Open, “el Internet de las cosas permite que las compañías pueden estar a la vanguardia en materia de recolección de datos y conocimiento de sus clientes. Así se hace mucho más viable la posibilidad de encontrar vías para brindar servicios más personalizados, predictivos y ajustados. Lograr este tipo de tecnificación en los procesos críticos del negocio representa, sin lugar a dudas, un gran factor diferenciador frente a la competencia”.

El IoT fortalece la dinámica operacional de las organizaciones que prestan este tipo de servicios al involucrar procesos como la medición avanzada, la cual permite optimizar el uso de las redes e implementar acciones como el mantenimiento predictivo.

Por lo tanto, la generación de nuevas y mejores experiencias al cliente se basa también en procesos operativos eficientes que cuenten con información detallada y en tiempo real. La agilidad y la eficacia son factores transformadores a la hora de prestar servicios públicos y de telecomunicaciones de calidad.