Categoría: Internet de las Cosas

Seis desafíos de Big Data para la industria eléctrica

En 2004, el informe anual de la Asociación Internacional de Energía no hizo una sola mención referencia de la energía solar y pronosticó que las energías renovables solo constituirán el 6% de la capacidad para 2030. El último informe predice que la energía solar liderará en nuevas capacidades y que la energía eólica podría convertirse en la principal fuente de energía tan sólo en Europa.

El cambio, desde luego, ha sido impulsado por los avances en la tecnología: cada incremento en el porcentaje de eficiencia o de desempeño lleva a duplicar o triplicar la demanda. La energía solar actualmente es el 25% de su costo comparado contra 2009 y se prevé que caiga otro 66% para 2040. La energía eólica marina está programada para caer un 71% (47% para la producida en la costa). Mientras tanto, el hardware y el software permiten a los proveedores de energía exprimir todo el potencial posible.

La innovación tampoco es exclusiva de las energías renovables. La energía generada por gas natural ha disminuido en un 30% en la última década ya que la eficiencia de las turbinas ha aumentado de 58% a 64%, según el CEO de Mitsubishi Hitachi Power Systems Americas, Paul Browning.

Pero la tecnología también crea sus propios desafíos. Las empresas pueden desperdiciar millones accidentalmente debido a un giro o una suposición incorrecta. A continuación, menciono algunos de los desafíos que hemos detectado en OSISoft y a los cuales nos enfrentaremos como industria en el futuro.

1. Habrá muchos más dispositivos conectados y más datos de los que pensamos

IoT es quizás el primer mercado donde los pronósticos se miden regularmente en billones. Gartner predice que el IoT genera $1 billón en valor económico anualmente para 2022. Alberto Sangiovani-Vincenelli de UC Berkeley ve un mundo poblado por 7 billones de sensores para 2025. (IDC predice que para 2019 el 51% de los nodos en Internet pertenecerán a las máquinas, no a personas.)

Si bien estos pronósticos pueden parecer astronómicos, también son probablemente bajos. Asimismo, los datos generados por estos dispositivos crecerán exponencialmente. Un edificio “inteligente” genera en promedio 250 GB por día. Un solo medidor inteligente para el hogar puede generar 400MB al año. Si se multiplica eso por los 135 millones de metros en los Estados Unidos, se trata de 54 petabytes, o un poco más de la mitad de los datos cargados en YouTube por año. Y eso es al cargar los datos cada 15 minutos: si el medidor lee los datos cada 30 segundos para ajustar mejor los pronósticos de potencia, nos estaríamos acercando al territorio del exabyte. Los críticos dirán que se puede tirar la mayor parte, pero es imposible determinar qué datos se deben tirar. Más será mejor.

2. Eso generará nuevas formas de mirar la analítica

Una marea creciente de datos también significará, potencialmente, una marea creciente de gastos de banda ancha. Resolver los problemas en la nube o del Edge, se convertirá en uno de los principales desafíos a corto plazo. La entrega de todos sus datos a la nube, en la mayoría de los casos, no tiene ningún sentido. Del mismo modo, enviar “todo a la nube” puede aumentar la latencia o el riesgo de interrupciones de la red. Asimismo, la nube simplificará el análisis avanzado al permitir que los ingenieros activen miles de servidores rápidamente. Tendremos que descubrir nuevos flujos de procesos y arquitecturas informáticas.

3. En el futuro, necesitamos apoyar el pasado

Un servidor de un centro de datos tiene una vida útil promedio de tres a siete años. Las computadoras son reemplazadas en ciclos de vida de cuatro años. Por el contrario, la edad media de un transformador es de alrededor de 40 años. La mayor parte de la capacidad de las refinerías de petróleo en los Estados Unidos se remonta a los años 70. (Y para la industria del agua, eso sería poco: la mitad de las tuberías de agua de Filadelfia se remontan a la década de 1930).

Para aprovechar al máximo la transformación digital, los grandes consumidores de energía y las empresas de servicios públicos deberán desarrollar estrategias que les permitan agregar puertas de entrada (gateways) de IoT y nuevos sensores sin romper sus antiguas redes.

4. El intercambio de datos se convertirá en la norma

Históricamente, a las empresas operativas no les gusta compartir sus datos. Puede crear riesgos de seguridad y, en algunos campos como el petróleo y el gas, los datos operativos pueden ser la clave para descifrar sus ventajas competitivas.

El intercambio de datos, sin embargo, tiene sus ventajas. Las compañías que venden o proveen equipos pueden monitorear sus productos por problemas de mantenimiento, siempre y cuando puedan obtener datos de vibración o rendimiento. El monitoreo continuo como este puede incluso servir como la base para cambiar a contratos “como servicio”. Los algoritmos necesitan tantos datos como sea posible para calibrar sus predicciones.

Las comunidades digitales sucederán en etapas. En la primera etapa, los datos operacionales fluirán hacia otros pares internos en TI o ciencia de datos. Las compañías luego comenzarán a compartirlo con terceros confiables que brindan análisis de la nube u otros servicios. En última instancia, se verá de manera constante con los datos fluyendo hacia las aseguradoras y otros. Sólo es cuestión de tiempo.

5. Pero la propiedad de los datos podría ser más difícil

Digamos que una empresa de servicios públicos ha lanzado un programa para optimizar sus operaciones mediante el análisis de datos de medidores comerciales y residenciales. Para complicar aún más la cuestión, imagine que algunos de los datos provienen de la energía solar y el almacenamiento implementados a través de acuerdos de compra de energía.

¿Quién posee qué? La empresa de servicios públicos puede reclamar que lo posee todo porque se genera en su red. Los proveedores de energía solar pueden quejarse de que tienen una participación de propiedad de su lado y deberían recibir una compensación por dar acceso a ella. Mientras tanto, el proveedor de análisis argumentará que es de su propiedad porque convirtió los datos sin procesar en información.

Y no espere que los consumidores y las empresas se mantengan al margen del debate. También reclamarán tener una participación, y con razón. “¿Por qué deberíamos estar pagando por los datos? ¿Por qué los fabricantes no nos pagan a nosotros, los operadores, por los datos?”, dijo Gavin Hall de Petronas Carigali, la compañía petrolera de Malasia en un evento reciente que sucedió en Londres. “Tal vez tenemos que cambiar el modelo de negocio”.

En última instancia, es posible que tengamos que sacar una página de la ley de propiedad inmobiliaria para resolver estos problemas. En bienes raíces, la propiedad nunca es absoluta. Cuando se compra una casa, generalmente se compra sujeta a ciertas restricciones. Un contrato de arrendamiento en algunas jurisdicciones es más fuerte que otros. La propiedad simultánea y superpuesta podría convertirse en la norma.

6. Finalmente, prepárese para explorar nuevas fuentes de ingresos

¿Recuerda que hace algunos años, cuando algunos analistas hablaban de la “espiral de la muerte de los servicios públicos”? Es más como una reencarnación de las empresas de servicios públicos que desarrollan nuevas líneas de negocios. Algunos de los ejemplos más notables:

  • La EPB de Tennessee se ha convertido en un proveedor de banda ancha. “Ellos están haciendo un montón de dinero de la fibra. Lo están utilizando para pagar sus mejoras de redes inteligentes “, dijo Neil Placer en EnerNex.

  • Uniper, la megaempresa alemana de servicios públicos ha recibido el visto bueno de la gerencia para comenzar a explorar el interés en Tiresias, una aplicación interna para el mantenimiento predictivo. Si tiene éxito, esto permitiría a Uniper convertirse en un desarrollador de software. PJM ha declarado que también desea explorar la comercialización de DIMA, una aplicación de mantenimiento de campo.

  • Servicios financieros. Blockchain se está discutiendo como una forma de facilitar las transacciones de energía entre individuos. Pero algunos analistas y empresas de servicios públicos están buscando maneras en que las empresas de servicios públicos podrían servir como una cámara de compensación neutral para las transacciones.

  • Tepco está aprovechando su propiedad intelectual desarrollada a lo largo de los años para brindar servicios de eficiencia a clientes en Filipinas y otras áreas fuera de su territorio de servicio regular.

No sabemos cómo funcionarán estos esfuerzos de diversificación. Lo que sí sabemos es que las empresas de servicios públicos poseen un gran percepción y conocimiento. Y en última instancia, eso podría ser más valioso que los electrones.

 

 

Por: Javier Barella,

Director Regional, 

OSIsoft.

WiFi 6 significa más IoT y con ello un mayor riesgo

Sin duda el WiFi sigue siendo la manera más popular al momento de conectarse a una red, ahora con la llegada de 802.11ax también conocido como WiFi 6, vemos grandes beneficios pero también con ello, como bien dice la Ley de Moore – cualquier cosa con una dirección IP ahora debe considerarse una amenaza potencial – y en efecto, aunque WiFi 6 presenta nuevas funciones de seguridad increíbles, también hace que la WLAN sea aún más compatible con IoT (Internet de las Cosas por sus siglas en inglés).

Y es que la seguridad que rodea a los dispositivos de IoT se ha quedado rezagada con respecto a la capacidad de los hackers para penetrar en estos dispositivos. Los delincuentes pueden controlar de forma remota los equipos inteligentes, creando atascos de tráfico en las carreteras, interrumpiendo la red eléctrica o interrumpiendo los robots industriales. Un dispositivo IoT comprometido puede servir como un trampolín para que un atacante se propague a través de la red y robe o destruya información confidencial.

En México, un estudio realizado por la Asociación de Internet.MX en 2018, señala que el 56% de los usuarios encuestados se conecta por un servicio de WiFi contratado pero el 18% lo hace a través de una conexión WiFi de acceso público, lo que muestra que todavía el uso de la conexión WiFi sigue dominando en el país.

A pesar de su poder de cómputo, cosas como sensores, controles, equipos, etc. rara vez llevan una protección mínima más allá de un ID de usuario y contraseña instalados de fábrica (y fáciles de adivinar) que rara vez se cambian. Además, estos dispositivos no se registran, por lo que no hay señal ni alerta para indicar que se han comprometido.

Por su parte, el Instituto Ponemon en conjunto con Aruba, entrevistaron a 3800 profesionales de seguridad, IoT fue un punto de enfoque específico. Los resultados muestran que el 77% cree que los dispositivos de IoT que simplemente monitorean o realizan tareas menores representan una amenaza. Solo el 24% dice que los dispositivos de IoT de su organización están protegidos adecuadamente. Incluso la responsabilidad de la seguridad de IoT no está resuelta.

Dado todo esto ¿qué puede hacer la red y el equipo de seguridad?

La buena noticia es que estos dispositivos conducen a experiencias destacadas de empleados, clientes y socios: la transformación digital está impulsada por IoT. Y, por más angustioso que sea el pensamiento de una máquina expendedora que ataca bases de datos con información crítica, es precisamente porque los dispositivos de IoT están conectados a la red que los equipos de seguridad pueden dormir por la noche.

Para la seguridad de IoT, esto significa convertir la red en el “sensor” donde el tráfico sin procesar se elabora a través de un motor de inspección profunda de paquetes diseñado para recopilar cientos de elementos de comportamiento relevantes, como el volumen de tráfico, el ciclo de trabajo, los destinos, los puertos, los protocolos, etc.

La información sobre el tráfico se pasa luego a los modelos de aprendizaje automático para construir una línea de referencia de comportamiento normal para que las desviaciones se puedan detectar fácilmente. Cuando los modelos de aprendizaje automático ven suficiente evidencia de que un ataque está en curso, se genera una alerta para que el analista la revise. Piense en una cámara que está enviando el doble de paquetes que lo que normalmente hace. O un control de edificio que intenta conectarse a sistemas que nunca ha visto.

Estos dos primeros pasos son cruciales para detectar incidentes relacionados con IoT y requieren una sólida experiencia en el dominio de la red y una ciencia de datos comprobada en conexiones cableadas, inalámbricas, WAN y remotas. Las decisiones correctas y las acciones apropiadas se basan en la eliminación de falsos positivos y en proporcionar al analista no solo la señal de ataque correcta, sino también la evidencia de respaldo asociada.

Así como los avances ofrecen mayores beneficios a los usuarios, las empresas dedicadas a brindar servicios de TI también trabajan en desarrollos que logren mejorar los retos de la seguridad.

 

Por: Erick Muller,

Consultor en Software de Seguridad, 

Aruba Networks.

¿Están las empresas latinoamericanas abiertas a nuevas tecnologías?

Mientras que en países como China o India, el crecimiento económico ha estado apalancado en el crecimiento poblacional, Latinoamérica con un crecimiento poblacional estancado, está anclado al aumento de la productividad. Necesita así suplir esa fuerza laboral que en otras latitudes está aumentando día a día con herramientas y soluciones que les den la capacidad a los empleados de centrarse en trabajos cada día menos repetitivos y más en sectores de creación de estrategias, innovaciones y creativas.

Los sectores productivos más importantes en Latinoamérica, centrados en la extracción y producción manufacturera, el turismo y el trabajo manual, puede verse significativamente mejorados a través de la inclusión de herramientas empresariales. Ahora bien, esto último no necesariamente implica la reducción o sustitución de la mano de obra o del recurso humano sino por el contrario, esta introducción de la tecnología deberá convertirse en un aliado para cada empleado.

A los trabajadores, no les gusta realizar tareas repetitivas, las personas queremos tener trabajos interesantes, desafiantes. Y es justamente en ese punto donde entra la tecnología colaboradora, la misma nos ayuda con la automatización de procesos y resultados y nosotros trabajamos en las negociaciones y en la atención 1:1 con el cliente.

Se pronostica que el crecimiento de América Latina en obtención de aplicaciones empresariales sea entre un 30 y un 40%, un porcentaje no tan alto si se considera el potencial que tienen las mismas.

Como región emergente, las empresas encuentran dificultades para arrancar, sea cual sea el ramo, por lo que se vuelve vital aprovechar cada uno de los recursos con los que cuenta. Necesita ahorrar y hacer más eficiente las tareas, especialmente en procesos en los que puede no ser un experto o que no son el “core” del negocio.

Sin ir más lejos, una de las características que más se valoran de América Latina es el trabajo manual y las artesanías. ¿Cómo podría mejorar un artesano y tener un crecimiento sostenido? Por ejemplo, a través de plataformas de fácil utilización de comercio electrónico. Su actividad no cambiaría, ni se estaría sustituyendo una plaza, por el contrario se estaría potenciando su labor, sus valores, sus tradiciones, además de promover un crecimiento personal y de la industria.

Encontrar esa automatización que hoy la Inteligencia Artificial ofrece, puede convertirse en un punto de inflexión entre un negocio exitoso o fallido. Tan heterogénea como es la región, deberá siempre pensarse en soluciones que apliquen para todo tipo y tamaño de empresa, que les permita tomar lo que más les conviene y hacer una progresión de adopción y adaptación de la tecnología. Que dé la oportunidad de tomar exclusivamente lo que necesitan y que no tengan que adquirir software que se subutilice, América Latina exige que el crecimiento de estas implementaciones vaya al mismo ritmo del crecimiento de la empresa.  No más, no menos.

A medida que las empresas de tecnología entendamos y logremos entender al cliente y a sus consumidores, y que seamos cada vez más específicos y de acuerdo a sus necesidades, veremos tanto a nivel micro como macroeconómico, un crecimiento sostenido. La productividad y la producción son factores que, sin importar el clima económico o la inestabilidad que puede llegar a tenerse, busca toda empresa. Hacer más con cada día menos.

 

 

Por: Vijay Sundaram, 

Jefe Global de Estrategia,

Zoho Corp.

Internet de la Energía, ¿Cómo proporcionarla de forma segura e inteligente?

Las ciudades inteligentes no son solo un sueño lejano. Gracias a las soluciones innovadoras del Internet de las Cosas (IoT), muchos servicios inteligentes ya están activos y expandiéndose rápidamente. Los gobiernos municipales están aprovechando las tecnologías inalámbricas para teléfonos móviles y redes de amplia área de baja potencia para conectar y mejorar la infraestructura, la eficiencia, la conveniencia y la calidad de vida de los ciudadanos y los visitantes. Uno de los sectores de la ciudad inteligente que viene desarrollándose rápidamente en los últimos tiempos es el de la energía.

La infraestructura de la energía se ha vuelto cada vez más compleja. Nuevos jugadores y los ciudadanos preocupados por el medio ambiente se están uniendo al ecosistema, implantando activos que se conectan con las infraestructuras de la red en expansión.

La creciente demanda de energía significa que es esencial mejorar la forma en que gestionamos todos los puntos de acceso de este sector. No solo la demanda en las casas aumenta a medida que la población crece (según la ONU, casi un tercio de la población mundial vivirá en asentamientos urbanos para 2030), sino que el número de dispositivos que usamos también crece significativamente a partir de la conectividad.

Muchos consumidores de todo el mundo ya están familiarizados con el concepto de medidores inteligentes. Los dispositivos están diseñados para la comunicación directa entre el medidor de electricidad o gas de una casa y el proveedor de energía. Esta conexión en tiempo real significa que los consumidores pueden ver exactamente cuánta energía están consumiendo y su costo. Al mismo tiempo, las empresas de servicios públicos pueden ofrecer una facturación precisa, de acuerdo con el análisis del consumo de energía en tiempo real, y pueden controlar y equilibrar la demanda y el suministro con más eficacia.

Al conectar cada medidor inteligente, cada panel solar, cada vehículo eléctrico y todos los demás activos relacionados con la energía, una red inteligente puede analizar numerosos puntos de contacto y sus datos generados para ayudar a administrar el flujo de energía -disponible y necesario- en el momento correcto y en los lugares adecuados, para finalmente ejecutar redes inteligentes sostenibles y eficientes.

Sin embargo, con tantos datos circulando en la nube, hay un aumento de las oportunidades de ataques cibernéticos, y una necesidad urgente de proteger la infraestructura de medición avanzada. Los medidores inteligentes desprotegidos, implementados por períodos superiores a diez años, pueden ser fácilmente hackeados para cambiar datos de consumo, acceder a datos sensibles o, incluso, causar daños físicos a la red global.

Por lo tanto, la seguridad ininterrumpida es fundamental para el éxito de los sistemas de energía inteligente. Es esencial que haya un mecanismo de seguridad avanzado para reemplazar las claves antiguas y permitir la administración remota de credenciales. Las herramientas robustas de cifrado y autenticación deben considerarse e implementarse antes de instalar los medidores. Sin una arquitectura de seguridad integrada que sea segura durante toda la vida útil de los dispositivos, los socios del ecosistema están expuestos a riesgos innecesarios y costosos.

Es imprescindible que las empresas proporcionen soluciones de identidad digital más robustas y garanticen la seguridad de los datos compartidos de los activos conectados a la energía, además de proteger sus credenciales de acceso y las claves de seguridad de autenticación y cifrado.

Eso garantiza que todos los datos recibidos provengan de una fuente legítima, que los protege contra adulteraciones y fraude en todos los puntos.

Basta con analizar el cambio del mercado de energía mundial y ver cómo el sector avanza hacia una integración eficiente y segura: Años atrás, la seguridad no era una prioridad en la agenda de los ejecutivos. Sin embargo, ahora todas las grandes corporaciones tienen un Chief Security Officer y líderes de proyecto que cuidan la seguridad de los proyectos nuevos. Se deben implementar nuevos procesos para proteger sistemas que nunca han sido diseñados para ser seguros, principalmente cuando analizamos los medidores de sistemas heredados que se implementaron hace más de diez años. El Internet de las Cosas para el sector de la Energía todavía tiene un largo camino por recorrer, pero su foco principal permanece en la preocupación por la eficiencia de los servicios y la privacidad de los datos de los ciudadanos.

 

 

Por: Daniel Cuellar,

Vicepresidente para Servicios Móviles y IoT,

Gemalto Latinoamérica.

Desafíos y oportunidades de expansión del mercado de fibra FTTH

La demanda de banda ancha crece cada día y, con ello, el mercado de fibra óptica continúa expandiéndose en países de América Latina, como Brasil y México, en especial cuando el asunto es llevar grandes bandas anchas a residencias, el llamado FTTH (Fiber to home por sus siglas en inglés). Lo que percibimos es que independientemente del momento económico ese mercado se fortalece. Esta necesidad por grandes velocidades viene de diversos factores, ya sea por el aumento en el uso de servicios de streaming, número de dispositivos conectados o juegos en línea.

En el último año, Brasil tuvo un crecimiento acentuado de dos dígitos en este sector, mientras que el mercado de México fue menor que el brasileño por regulaciones internas que crearon algunos obstáculos. Sin embargo, estas dos regiones todavía se encuentran detrás de países desarrollados y, para superarlos y subir en ese ranking, deben atender las cuestiones primordiales, como lo son la velocidad en las instalaciones e implementaciones en las redes de fibra óptica. Este obstáculo tiende a disminuir conforme la construcción de la red pasa a ser vez confiable, fácil y rápida.

Otra ventaja en el uso de esta tecnología es la disminución del costo para la capilarización de la red, pues cuando la fibra sale del edificio del operador necesita ser repartida en miles de otros puntos, con la utilización de equipos costosos para hacer la fusión de una fibra en la otra. Sin embargo, con la tecnología preconectorizada, este proceso para llevar internet a las residencias se vuelve mucho más dinámico y barato, atrayendo el interés de las empresas.

Para el año 2019, vemos un gran cambio en el acceso a Internet y una aceleración en las inversiones de las principales empresas de telecomunicaciones y operadoras de televisión por cable en el sector de fibra óptica. Muchas de estas empresas proporcionan Internet a través de cable coaxial. Pero, en términos de capacidad, esta tecnología es limitada, siendo necesario el uso de la fibra para llegar a velocidades superiores a 100Mbps. Mientras las empresas de telecomunicaciones ya venían, a lo largo de los años, haciendo inversiones en fibra, ahora las de televisión por cable también están siguiendo esa tendencia.

No sólo las gigantes de las telecomunicaciones están invirtiendo en este sector, sino que los proveedores regionales de Internet también están siguiendo la misma estrategia.

Según datos de la encuesta TIC Prodiadores 2017, lanzada en diciembre de 2018, el mayor crecimiento en la oferta de conexiones de fibra óptica en Brasil se debe a los proveedores regionales. En 2014, sólo el 49% de los proveedores ofrecían ese tipo de conexión. En 2017, esta proporción aumentó significativamente y alcanzó el 78% de las empresas.

Para 2019, se espera que Brasil y México continúen creciendo en el mercado de fibra FTTH, usando las tecnologías preconectorizadas e invirtiendo cada vez más en este sector, tanto las grandes empresas como los ISP (siglas de la denominación inglesa para Internet Service Provider) regionales, tanto para ampliar los números de casas conectadas como para el aumento de velocidad.

 

Por: Tadeu Viana, Sales Director CALA en Corning Optical Communications.

Innovaciones que cambiarán nuestras vidas para el 2024

IBM México presentó, de la mano de Eduardo Gutiérrez, Gerente General; Joe Saab, CTO; y Baltazar Rodríguez, Líder de Blockchain de IBM México, las 5 innovaciones que cambiarán al mundo en los próximos 5 años, según la visión de la marca.

En cinco años, la población de la Tierra llegará a más de ocho mil millones. Nuestra compleja cadena alimentaria, ya estresada por el cambio climático y un suministro de agua limitado, se resentirá aún más.

Para satisfacer las demandas de este futuro superpoblado, necesitaremos nuevas tecnologías y avances científicos sobre la seguridad e inocuidad de los alimentos.

Es por esto que los investigadores de IBM de todo el mundo ya están trabajando en cinco soluciones en cada eslabón de la cadena alimentaria. Desde ayudar a los agricultores a maximizar los rendimientos de los cultivos, frenar enfermedades por alimentos, hasta formas de reutilizar el plástico.

A continuación, un resumen de las innovaciones que los científicos de IBM están desarrollando.

 

1. Los dobles digitales de la agricultura ayudarán a alimentar a una población creciente utilizando menos recursos

Para finales de siglo la población de la tierra aumentará en un 45%, mientras que las tierras cultivables disminuirán en un 20%

Para ayudar a alimentar a una población creciente utilizando menos y más eficientemente los recursos, los investigadores de IBM están creando un modelo virtual del campo, es decir un Doble Digital o Digital Twin.

Dentro de los próximos cinco años, utilizando la inteligencia artificial podremos usar estos datos para pronosticar con precisión los rendimientos de los cultivos. Para ayudar a los agricultores a tomar mejores decisiones, el Doble Digital combina datos, satélites, teléfonos móviles y sensores con capacidades de inteligencia artificial para recopilar y analizar datos visuales no estructurados sobre el uso de la tierra agrícola, desde la química del suelo y el suministro de agua hasta enfermedades de cultivos, uso y disponibilidad de equipos, tormentas inminentes, olas de calor y de frío; todo para cumplir con la promesa de mejorar la calidad y seguridad de los alimentos.

2. Blockchain evitará que se desperdicie más comida

Un tercio de la comida producida en el mundo se desperdicia antes de ser consumida. Según cifras del Banco de México, en el país se desperdician alrededor de 20.4 millones de toneladas de comida al año.

Dentro de cinco años, eliminaremos muchas de las costosas incógnitas en la cadena de suministro de alimentos. Blockchain rastreará la comida desde el cultivo hasta el supermercado, y utillizará esa información para predecir los productos que los consumidores querrán y en qué momento exacto los querrán.

Desde los agricultores hasta los proveedores de supermercados, cada participante en el ecosistema alimenticio sabrá exactamente cuánto plantar, ordenar y enviar. La pérdida de alimentos disminuirá considerablemente, los agricultores aumentarán los rendimientos de los cultivos y los productos que terminen en los carros de los consumidores serán más frescos.

 

3. Club de cultivo: Mapear el microbioma nos protegerá de las bacterias malas

Anualmente las enfermedades transmitidas por alimentos tienen un costo médico de 9 mil millones de dólares. Dentro de cinco años, los inspectores de seguridad alimentaria de todo el mundo adquirirán una nueva herramienta: la capacidad de usar millones de microbios para proteger lo que comemos. Los investigadores de IBM están combinados big data y microbiología, para recopilar una enorme base de datos de genomas.

Estos microbios, algunos saludables para el consumo humano y otros no, se introducen regularmente en los alimentos que salen de establecimientos agrícolas, fábricas y supermercados.

La habilidad de monitorear los comportamientos de los microbios en cada etapa de la cadena de suministro, constantemente y a un bajo costo, representa un enorme salto para prevenir enfermedades transmitidas por alimentos y potenciar aquellas que son benéficas.

4. Los sensores de IA detectarán los patógenos transmitidos por los alimentos

La salmonelosis, es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más comunes y ampliamente extendidas. Según la OMS afecta anualmente a decenas de millones de personas de todo el mundo y provoca más de cien mil defunciones

Dentro de cinco años, los agricultores, procesadores de alimentos y tiendas de comestibles del mundo, junto con miles de millones de cocineros en el hogar, podrán detectar contaminantes peligrosos sin esfuerzo en sus alimentos. Todo lo que necesitan es un teléfono celular o una mesa con sensores de inteligencia artificial. Los investigadores de IBM están creando sensores de IA potentes y portátiles que pueden detectar patógenos transmitidos por los alimentos en cualquier momento y lugar donde puedan aparecer.

Los sensores funcionarán a través de una aplicación de smartphone y de esta forma detectar bacterias aproximadamente 75 veces más pequeñas que un cabello humano, lo que permite a todos los eslabones de la cadena alimentaria incluso consumidoes detectar la existencia de bacterias como E. coli o Salmonella dañina antes de que se convierta en un brote.

 

5. ‘Cirugía plástica’: un nuevo proceso de reciclaje radical dará nueva vida al plástico viejo

Cada año, 8 millones de toneladas de plástico son arrojadas al mar, Para 2050, se proyecta que en el océano habrá más plástico que peces.  

En cinco años, la eliminación de basura y la creación de nuevos plásticos se transformarán por completo. Todo, desde cartones de leche hasta recipientes, bolsas de alimentos y empaques plásticos (PET) ya existentes, podrán ser reutilizadas.

Todo gracias a VolCat, un proceso químico catalítico que digiere ciertos plásticos (llamados poliésteres) en una sustancia que puede ser devuelta directamente a las máquinas de fabricación de plástico.

A diferencia del reciclaje mecánico tradicional, el reciclaje de plásticos del futuro descompondrá tanto plásticos transparentes como de colores, así como recipientes sucios y limpios, para generar un producto final de alta calidad que es 100% reciclable.

Para las personas en el hogar, los futuros avances en el reciclaje significarán que ya no será necesario clasificar, enjuagar y separar los contenedores, envoltorios o plásticos usados.

Ciudades y Big Data, la vida urbana del Siglo XXI

En el mundo cada vez más personas se están mudando a áreas urbanas. Las administraciones gubernamentales de este tipo de ciudades necesitan cada vez más información para poder trabajar de manera eficiente.

Para algunos, conceptos como el Panóptico o 1984 es la única solución para combinar el crecimiento de la población en regiones urbanas con un alto nivel de vida. Es una posición interesante y controvertida.

 

¿Puede Big Data ser la solución?

Usados con sensatez, Big Data y CCTV pueden apoyar efectivamente la planificación urbana del futuro. La recopilación de datos por sí sola no es suficiente; El flujo de información también debe ser evaluado de una manera útil. Esto se debe a que las grandes urbes están llegando a sus límites, ya sea debido al aumento del tráfico, la contaminación del aire o la densidad de población.

En la actualidad, más del 45% de la población mundial vive en ciudades, y los pronósticos para mediados de este siglo hablan incluso de más del 75%. Esto plantea retos considerables para la planificación urbana en particular. La recopilación, el monitoreo y el análisis de datos juegan un papel importante en la resolución de problemas urbanos.

La recolección de datos comienza con la aclaración del marco legal. Después de todo, todo lo que tiene que ver con patrones de movimiento, datos de consumo y otros datos de población individual está altamente regulado por la ley en muchas regiones del mundo, especialmente Europa y América del Norte. Una vez que se ha aclarado, lo que sigue es una recopilación muy concreta de información, utilizando varios sensores y otros equipos de medición. Esto se hace independientemente de las personas y, sobre todo, de forma anónima. En el siguiente paso, los datos recién adquiridos se agrupan y se conectan en red con datos históricos de varias áreas. Este enorme grupo de datos se utiliza como base para los análisis.

Los datos de una sola persona no son relevantes en sí mismos, pero como una masa se vuelven interesantes para la administración y el desarrollo de la ciudad y ya se utilizan para varias áreas de la ciudad inteligente.

Los patrones de movimiento individuales de una persona pueden decir poco sobre los desafíos del tráfico urbano, pero los datos correspondientes de 5,000 personas proporcionan una imagen más clara.

 

Protección ambiental basada en datos y conocimientos

Las cámaras de CCTV y de red con sensores especiales pueden medir parámetros ambientales como la calidad del aire, la temperatura, la calidad del agua y la concentración de gases o humedad, y luego evaluarlos con el software asociado. Los diversos conjuntos de datos proporcionan información importante sobre la calidad del aire, la contaminación o las condiciones climáticas y se utilizan para el desarrollo urbano eficiente, la planificación del tráfico o las medidas preventivas. En Europa, en lo que respecta a la calidad del aire en las ciudades, solo sabemos de un aumento en la concentración de polvo fino en el Día de Año Nuevo debido a los fuegos artificiales. En Asia o en regiones que luchan contra incendios regionales, este tema ya está mucho más presente hoy.

Además de áreas como la eliminación inteligente de residuos, el alumbrado público en ciudades inteligentes se puede ajustar a los requisitos reales. Las capacidades de análisis de movimiento de las cámaras detectan cuándo, si y cuántas personas o vehículos están en el área a iluminar, y ajusta las condiciones de iluminación de las calles o plazas públicas en consecuencia. Y, por supuesto, el alumbrado público del futuro puede hacer más que solo proporcionar luz; Es ideal para colocar varios sensores, que a su vez pueden transmitir datos sobre el aire o el tráfico. La conexión de alumbrado público con estaciones de carga para movilidad eléctrica ya es un concepto terminado.

Planificación de transporte inteligente y mayor seguridad

El tráfico es, con mucho, el mayor desafío urbano del futuro y, aunque la renuncia (parcial) al tráfico individual representa una solución, debe considerarse desde un punto de vista práctico. Aparte de la regulación estatal, no será posible persuadir a las personas para que renuncien a sus métodos individuales de transporte. Sin embargo, estos pueden ser monitoreados muy bien y, si es necesario, influenciados desde afuera.

Hoy en día, las cámaras ya utilizan sensores y software para grabar patrones de movimiento como el flujo de tráfico. En el tráfico, los sensores integrados permiten contar vehículos o registrar velocidades promedio y utilización de carriles. También se pueden incluir factores climáticos como lluvia intensa o nevadas.

Para optimizar el tráfico urbano, el número de vehículos también debe reducirse masivamente. La gestión inteligente de los aparcamientos y la promoción de los servicios de coches compartidos son pasos importantes en esta dirección.

En las ciudades, una creciente población suele ir acompañada de un aumento en la tasa de criminalidad. Para garantizar la seguridad, la interacción de video, audio y análisis es esencial, especialmente con grandes multitudes. Mediante el análisis de video, se puede registrar la cantidad de personas en una multitud, se puede analizar el comportamiento de la multitud y se pueden detectar desviaciones de inmediato; Las situaciones o problemas difíciles se pueden prevenir antes de que surjan. En este contexto, las preguntas sobre los derechos civiles deberán ser respondidas: ¿Cómo, por ejemplo, es posible combinar la libertad de expresión y el derecho a demostrar con los intereses de seguridad de la comunidad? ¿Dónde termina la planificación urbana inteligente en el contexto de Smart City y dónde comienza la vigilancia CCTV pura? Estas, también, son cuestiones del futuro.

 

Por: David Montoya, Director Regional de Paessler América.

 

La Ciudad de México necesita un sistema de Metro Inteligente: SAP

De acuerdo con el World Economic Forum, el Sistema de Transporte Colectivo Metro  (STCM) de la Ciudad de México es considerado como uno de los metros más concurridos del mundo, con 12 líneas y 195 estaciones, este sistema mueve por la ciudad a más de 5 millones de personas al día, lo que podría equivaler a la población de Finlandia o Dinamarca. A pesar de las bondades que este medio de transporte ofrece a la ciudad, es necesario considerar su evolución digital para satisfacer las cada vez más apremiantes necesidades de sus usuarios.

Por otro lado, el uso de aplicativos soportados por Internet de las Cosas (IoT), para mejorar algunos servicios públicos se ha hecho cada vez más común. De acuerdo con un reporte de tendencias elaborado por SAP, para 2019 todos los esfuerzos de la aplicación de IoT en diferentes procesos fusionarán el análisis de datos con Machine Learning entrenado en repositorios de datos, contenidos y mercados. Algunos ejemplos concretos de estas tecnologías se pueden ver en ciudades que las utilizan para eficientar  la movilidad, conectividad y dar mantenimiento oportuno de cualquier servicio; desde la operación de semáforos y estacionamientos, hasta la red de alcantarillado.

“Con sus 12 líneas atravesando la CDMX en todas direcciones, este metro es uno de los 10 más utilizados en el mundo. Por cincuenta años ha facilitado el traslado de millones de personas a sus centros de trabajo, reuniones o diferentes actividades; no obstante, ante el crecimiento acelerado de la ciudad y los retos de las ciudades frente al futuro, es necesario que adopte las nuevas tecnologías para que se convierta en el corazón digital de esta maravillosa ciudad”, asegura Alejandro Tinoco, director de ciudades inteligentes de SAP México.

El especialista precisa que si bien el metro de la ciudad ha adoptado compromisos importantes para modernizar su operación —como el diseño e instalación de un sistema que permita determinar los tiempos de arribo de los trenes a las estaciones y a su vez desplegar esta información en pantallas—, aún existe un gran camino que recorrer para que se convierta en un metro inteligente.

Un ejemplo de esta transformación es la que se ha llevado a cabo en el Metro de San Petersburgo, Rusia, considerado el sistema de transporte más eficiente de la ciudad, uno de los más bellos y el más profundo del mundo. Gracias a la tecnología y en colaboración con las autoridades, se echó a andar un proceso de co-innovación – basado en su amplia experiencia en el Internet de las Cosas – para implementar un servicio de mantenimiento predictivo para las escaleras mecánicas.

Por otro lado, la logística del sistema, un área clave para el funcionamiento de toda la red de ese metro, fue rediseñado para hacer más eficiente los procesos como la admisión de bienes, la gestión de vacaciones del personal de los almacenes, inventario en tiempo real, y la transferencia entre sitios de almacenamiento; todo a partir de un sistema de gestión basado en la tecnología con dispositivos móviles.

“Esto es parte de la visión de SAP sobre el Metro del mañana, uno donde los pasajeros exploren las oportunidades que su ciudad tiene para ofrecer; el objetivo de implementar la tecnología a los sistemas existentes es que las redes de este transporte se transformen en un lugar de comercio, entretenimiento y relajación al mismo tiempo. Todo a partir del uso de las soluciones de la nube, el Internet de las Cosas y el análisis de datos”, concluye Tinoco.

 

30 aniversario de la World Wide Web: las implicaciones de internet para la ciudadanía

El 12 de marzo de 1989, Tim Berners-Lee publicó el documento Information Management: A Proposal. Berners-Lee, era por entonces un científico británico que trabajaba en el CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear y que, con este texto, buscaba crear un marco para el intercambio de información entre organismos y universidades de todo el mundo.

En el artículo, Berners-Lee describe una serie de sistemas de información vinculada, una “red de notas con enlaces (como referencias) entre ellas”. Este es el documento fundacional que da origen a la World Wide Web, de cuya publicación se cumplen 30 años.

Desde ese momento, pasando por la publicación de la primera página web del mundo, precisamente en el CERN en la propia computadora de Berners-Lee, y la presentación oficial y la apertura del software al dominio público, la evolución que ha experimentado y el impulso que ha vivido la adopción de internet entre la ciudadanía ha sido impresionante. Aunque esta tecnología existía previamente, el estándar WWW contribuye a su masificación.

Una expansión que está experimentando un momento sin precedentes. Si en 2017 había 3,400 millones de usuarios de internet y 18,000 millones de dispositivos conectados, para 2022 se espera que estas cifras suban hasta los 4,800 y los 28,500 millones, respectivamente.

El tráfico IP sobrepasará los 4,7 zettabytes anuales en este último año, creciendo a un ritmo anual compuesto del 26% entre 2017 y 2022.

Son datos del informe Visual Networking Index de Cisco, con motivo del 30 aniversario de la publicación del artículo que daba pie a la creación de la WWW, la compañía ha destacado varias implicaciones del uso de internet en la vida de la ciudadanía  en las que se percibe su relevancia: para algo menos de un tercio de los participantes, la web es esencial para su día a día y no se imaginan cómo se manejarían sin ella (31% de encuestados) ni harían igual su trabajo (32% de los casos).

Se percibe una brecha por edad en la dependencia de internet: la franja de usuarios de entre 16 y 24 años son los que mayor adhesión muestran, mientras que esta es menor entre los de 45 a 54 años.

En cuanto a los usos que se hace de la web, sus principales aplicaciones son la información y el entretenimiento, como destacan el 79% y el 78%, respectivamente, de participantes en la encuesta. Con un 73% están los que dicen emplearlo para comunicarse con otras personas. De hecho, este último aspecto es el que se valora más positivamente entre las aportaciones de internet a la sociedad. El 47% de personas encuestadas destacan la conexión entre personas, mientras que el 38% apuntan a la creación de nuevos modelos laborales y el 37%, el desarrollo de formas de aprendizaje innovadoras.

En relación a los próximos años, las expectativas de la ciudadanía sobre el papel de la web tienen un marcado caracter social. Dos de cada tres participantes, el 66%, esperan que internet mejore el acceso a la educación, un 61% a la atención sanitaria y un 59% señalan como escenario ideal del futuro de la WWW que mejore la igualdad social.

 

IDG.es

Falta de automatización podría poner en riesgo la competitividad de México

México ocupa un lugar privilegiado entre los países con más egresados de carreras orientadas a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (conocidas como carreras STEM por sus siglas en inglés). A pesar de esto, el nivel de preparación para enfrentar la era de la automatización sigue siendo alarmante, de acuerdo con expertos.

La automatización es la implementación de robots y sistemas computacionales que echan mano de la inteligencia artificial y el big data para realizar una serie de actividades rutinarias de trabajo físico y cognitivo, con una mejor calidad y a menor costo que el trabajo realizado por el humano.

El informe Panorama de la Educación 2018, publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), revela que, entre los países miembros de esta organización, México tiene una de las mayores proporciones de estudiantes que ingresan a la educación superior en carreras STEM, con 35 por ciento, es decir, cinco puntos porcentuales más que el promedio.

El país ocupa el cuarto lugar en número de egresados en dichas carreras, sólo por debajo de Alemania, Estonia y Finlandia. No obstante, México ocupa el lugar 23 de 25 en el ranking, si analizamos el nivel de adaptación de su mercado laboral a la nueva realidad educativa y tecnológica.

El informe Índice de preparación para la automatización: ¿quién está listo para la próxima ola de innovación?, publicado por la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU), revela que Corea del Sur, Alemania y Singapur son las naciones más preparadas para el cambio. México se sitúa en el antepenúltimo lugar, sólo por arriba de Vietnam e Indonesia.

El estudio señala que estos países en desarrollo no han implementado acciones efectivas que los preparen para los desafíos de la automatización basada en la inteligencia artificial y la robótica.

Rodrigo Assael, director y fundador de Pinion Education, manifestó que la problemática radica en que las iniciativas pública y privada en México poseen una visión a corto plazo, lo que impide el desarrollo de la automatización.

El director señaló que un futuro con deficiencias en la materia se traduciría en la pérdida absoluta de competitividad del país: “si nos mantenemos en una situación cómoda como en la que estamos hoy en día y pensamos que el mundo no va a cambiar, nos vamos a quedar en el pasado y solo dispondremos de los recursos que puedan provenir del turismo y otros aspectos que claramente no son suficientes para el desarrollo”.

“El principal problema no tiene que ver con el número de egresados ni su nivel académico, sino con que México es un país que tiene una visión cortoplacista, con una mano de obra barata y actividades industriales centradas en la manufactura, que vuelve poco atractiva a la automatización”, advirtió el experto en educación innovadora.

Datos de la OCDE indican que para el año 2030, 80% de los empleos que actualmente son de mayor demanda desaparecerán y serán reemplazados por carreras STEM, sin embargo; a pesar de su alto número de egresados, México y América Latina no figuran en la lista de países que están preparando a su juventud para los nuevos desafíos y necesidades del mercado laboral.

Por su parte, Dieter Holtz Wedde, Exdirector General de Laureate México y actual vicepresidente del Consejo de Administración del Colegio Alemán Alexander von Humboldt, apuntó que la clave está en priorizar la educación técnica dentro del sistema educativo mexicano, de la misma manera que ha hecho Alemania para posicionarse entre los primeros lugares a nivel mundial en calidad educativa y automatización.

“La educación media superior y superior en Alemania es de las mejores del mundo porque tienen un rumbo claro para los diferentes perfiles de cada niño; desde secundaria, reciben formación técnica y tienen bien claro el camino a seguir de acuerdo a sus aptitudes. Aquí en México no existe esa diferenciación y la educación técnica sólo representa el 4 por ciento de la educación total, cuando en Alemania representa casi el 45 por ciento”.

En ese sentido, Holtz Wedde puntualizó que, para crear una educación que fomente la automatización en México, “también es importante la relación que la academia genere con el sector productivo, hacer sinergia con los empleadores para homologar los programas de acuerdo con lo que necesita el mercado laboral”.

En tanto, Rodrigo Assael de Pinion Education, indicó que “es necesario otorgar herramientas a los niños y jóvenes para que puedan modificar y crear ese futuro que ellos quieren vivir, sea cual sea, pues somos nosotros mismos los que definimos y modificamos nuestro entorno”, concluyó.