La brecha de género en Ciencia y Tecnología

Durante los últimos años, las mujeres vienen ganando terreno en diversos ámbitos y el mundo TI no es la excepción: aunque opone sus resistencias, se van incorporando desarrolladoras que demuestran que los equipos necesitan presencia femenina, aportando una visión diferente para la resolución de problemas, los análisis lógicos, la coordinación y planificación, entre otros puntos.

Recientemente, el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe y el Banco Interamericano de Desarrollo INTAL-BID, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento CIPPEC y la Unión Industrial Argentina UIA realizaron una encuesta de la cual surge que:

Sólo el 30% de las mujeres que trabajan en las empresas de la industria poseen títulos universitarios en ciencias exactas y naturales, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

La necesidad de modificar estas cifras es evidente, por lo que las compañías tecnológicas están incluyendo programas especialmente orientados a reclutar más mujeres para que conformen sus equipos.

Tal vez te interese: Faltan mujeres en puestos directivos en México: LinkedIn

Cómo trabajar con perspectiva de género en las empresas TI

Según la publicación “Un potencial con barreras” realizada en abril de 2019 por Ana Inés Basco y Cecilia Lavena para el INTAL-BID, la trayectoria de formación profesional de las mujeres en las disciplinas académicas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) presenta diversos obstáculos, que no finalizan a la hora de recibirse sino que se extienden al ámbito laboral. Entre estos obstáculos, el más destacable es el que se conoce como re-escalamiento. Este implica que las mujeres deben adoptar diferentes estrategias que les permitan acceder y mantenerse en el ámbito laboral, cosa que no es una necesidad entre sus pares varones. Pero, ¿qué se puede hacer a nivel empresarial?

El VP de Talent Acquisition de BairesDev afirma que es importante no sólo el hecho de contratar más mujeres sino también generar ámbitos laborales que permitan que sus colaboradoras puedan conservar sus puestos de trabajo y que tengan las mismas posibilidades de crecimiento que sus compañeros varones. A esto se le suma la necesidad de avanzar en la implementación de culturas flexibles en las empresas.

Silvina Moschini, CEO de SheWorks! destacó que tan sólo en Estados Unidos el 51% de las mujeres que son madres abandonan sus empleos por falta de una cultura flexible y ausencia de adaptación por parte de las empresas a la economía digital.

“El principal motivo por el que millones de mujeres dejan su empleo cada año es porque no encuentran la flexibilidad necesaria para lograr un work-life balance”, afirmó el vocero de BairesDev, y agregó: “Generar equipos diversos, conformados de manera multicultural y con paridad de género, brinda además un ambiente de creatividad y motivación difícilmente alcanzables cuando se trabaja sólo con grupos uniformes en cuanto a género, edad y experiencias”.

De acuerdo con Deloitte, en las empresas estadounidenses, las mujeres ocupan el 27% de los puestos gerenciales en las áreas de TI, mientras que dos de cada uno se desempeñan como directores de información (CIO).

Esto es un indicativo de que si bien aumenta la cultura de la inclusión en las organizaciones, existe una gran brecha en su acceso a los estados en este rubro.

En una de las 9 Metas para el Desarrollo Sostenible que estableció la ONU, que debe realizarse a más tardar en el 2030, los países se han comprometido con desarrollar una infraestructura resiliente, promover la inclusión, industrialización sostenible y fomentar la innovación. Actualmente las mujeres tienen menos de dos tercios de oportunidades que los hombres.

Los trabajos del futuro apuntan hacia áreas de innovación y tecnología, y si la división de género continúa en Ciencia Tecnología Ingeniería y Matemáticas (STEM), la brecha se ensanchará más.