Big data, Business Intelligence/Analytics, Cloud Computing, Del dia, Desarrollo, Gobierno/Industria, Industria, Industria, Industria TIC, Marco legal/Regulacion, Principal, TI en Gobierno

La calidad de datos como prioridad; México va un paso adelante

[widget id="text-31"]

La Administración Pública Federal posee riqueza de información. El libre acceso a ese conjunto de datos públicos permite a ciudadanos y empresas  conocer los puntos clave que definen la marcha y evolución del país, además de asegurar una mayor transparencia, colaboración y participación de las instituciones. La divulgación de dicha información estimula también la innovación y el emprendimiento, creando nuevas oportunidades económicas.

Efectivamente, hablamos de Datos Abiertos, datos digitales de carácter público generados por las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal y empresas productivas del estado, que son accesibles en línea, y pueden ser usados, reutilizados y redistribuidos por cualquier interesado.

Para tener la consideración de “abiertos”, el Diario Oficial de la Federación estipula que los conjuntos de datos deberán contar con una serie de características mínimas: ser gratuitos, no discriminatorios, de libre uso y legibles por máquinas, por lo que deberán estar estructurados total o parcialmente. Asimismo, deben ser integrales, primarios, oportunos y permanentes.

 

México, a la cabeza en open data

En pocos años, México ha desarrollado e implementado una ambiciosa Política Nacional de Datos Abiertos. Dicha política está destinada a crear valor a partir del uso y la reutilización de datos públicos por parte de cualquier persona y para cualquier fin. De este modo, en el gobierno federal, se han puesto en marcha diversas acciones como el Decreto Ejecutivo de Datos Abiertos, el Portal de datos abiertos o la iniciativa de desarrollo económico Labora, para fomentar la apertura de datos en beneficio de la economía digital.

Este compromiso con la apertura de los datos del sector público ha quedado reflejado en la posición que México ocupa actualmente dentro del OCDE de datos públicos abiertos, útiles y reutilizables, el índice OURdata.

México se posiciona en segundo lugar en términos de reutilización y creación de impacto con datos abiertos, y el quinto en la tabla global.

A pesar de estos buenos resultados, el Gobierno se ha comprometido a seguir promoviendo iniciativas con datos abiertos, a fin de impulsar el uso y obtener el máximo potencial de ellos. Con esta estrategia se busca, entre otras, aumentar la calidad de los datos existentes a través de estrategias de generación colaborativas.

La calidad de los datos

Los datos abiertos son esenciales para crear instituciones transparentes, responsables y eficaces, así como para garantizar el acceso público a la información.

De hecho, el número de cosas que podrían salir mal si la información recogida en el origen fuese errónea o no estuviese actualizada son incontables.

Partiendo de esta base comprendemos también que, cuanto mejor estructurados y enriquecidos estén los datos desde el origen, más fácil será reutilizarlos y construir aplicaciones que puedan tratarlos automáticamente. Asimismo, cuantos más datos de calidad existan,más información y servicios podrán surgir, por lo que los beneficios obtenidos de ella serán superiores, creciendo la demanda y, por consiguiente,su mayor reutilización.

Asegurando una óptima calidad de estos datos en el origen conseguiremos también que las herramientas que posteriormente usan estos datos normalizados y corregidos, como pueden ser sistemas de Master Data Management (MDM), Business Intelligence (BI), Sistemas de Información Geográfica (GIS), etc., ofrezcan mejores resultados.

 

 

 

Por: Alberto Jiménez Sánchez,

Director Comercial,

DEYDE,

Latinoamérica.