La definición del extremo de la red y lo que representa para su negocio

El mundo tecnológico está lleno de palabras de moda, tendencias e “innovaciones desestabilizadoras”. La computación en el extremo de la red entra en esta categoría.

Es un término que ha sido utilizado por algún tiempo, pero muchas personas en la industria todavía desconocen su significado y su importancia en términos empresariales.

Vertiv llevó a cabo investigaciones a través de clientes y socios en Asia Pacífico, y descubrió que casi un tercio de los encuestados no conocían bien esta tecnología. El 40% de los encuestados tienen un amplio conocimiento de la tecnología, pero solo un tercio ha adaptado su infraestructura para utilizarla.

Gartner también realizó una investigación sobre el tema. Según el informe, “la mayor parte de la tecnología para los centros de datos en el extremo de la red se encuentra fácilmente disponible, pero el uso generalizado de la topología y su uso, así como las arquitecturas de redes, aún no son comunes.

Los sistemas y las plataformas de gestión de redes necesitarán extenderse para incluir ubicaciones en el extremo de la red y tecnologías específicas de funciones en el extremo de la red como la reducción de los puntos de datos necesarios, la compresión de videos y los análisis”.

 

Sin embargo, ¿qué es el extremo de la red?

El extremo de la red representa los puntos de entrada a las redes centrales de las empresas o de los proveedores de servicios. Tradicionalmente, esto incluye los routers, los conmutadores de enrutamiento, las computadoras de escritorio, etc. En años recientes, el extremo de la red se ha disparado con el surgimiento de las tabletas, las computadoras portátiles, los teléfonos inteligentes, los elementos de vestimenta, etc.

Este auge, el cual es una señal de nuestro avance gradual hacia el futuro del Internet de las Cosas, ha impulsado la necesidad de la “computación en el extremo de la red”, la cual es definida por Vertiv como:

El proceso de alejar la potencia informática del centro de datos principal y llevarla a los extremos de la red, cerca de todos estos dispositivos y donde la mayoría de los datos están siendo creados.

Pensemos en la forma en la cual se crean y se procesan los datos actualmente en el extremo de la red. Una tienda minorista necesita el procesamiento en tiempo real de la información de los clientes; uno de los poderes del estado necesita localizar ciertos datos por motivos de seguridad; las explotaciones mineras necesitan análisis en tiempo real de los datos recopilados por un dron de escaneo o por dispositivos de vestimenta utilizados por los trabajadores. Estos datos son particularmente críticos en caso de un accidente.

Todo esto resulta lógico, pues estamos creando más en el extremo de la red y, por lo tanto, necesitamos una infraestructura que se encargue de esto.

Pero es más que la lógica y la facilitación de información. La implementación de una infraestructura en el extremo de la red es vital para optimizar la manera en la cual su negocio utiliza la tecnología.

 

Apoyar la manera en la cual utilizamos la tecnología en la actualidad

Ahora pensemos en cómo dependemos de la tecnología, no solo en el lugar de trabajo, sino en la vida diaria.

Utilizamos diferentes aplicaciones para usar un elevador, realizar un pedido de comida, alquilar nuestras casas, revisar las condiciones del tiempo, reservar nuestras vacaciones y casi todo lo demás. Somos poco pacientes cuando estos dispositivos no están disponibles, a pesar de que hace poco tiempo no existían.

Esta dependencia y poca paciencia se transmite al lugar de trabajo. El personal, en especial el personal joven compuesto por los nuevos millenials, desea tener una experiencia de usuario perfecta en su lugar de trabajo y que la tecnología funcione para ellos. Las deficiencias, la inestabilidad y la latencia simplemente son impensables.

Los negocios han respondido a las nuevas demandas para lograr un lugar de trabajo digitalizado con la proliferación de los dispositivos en el extremo de la red, mencionados anteriormente. Sin embargo, existe una desconexión entre esto y la implementación de la infraestructura necesaria para su respaldo.

Si usted utiliza infraestructura en el extremo de la red, como un centro de datos modular —un sistema convergente fácil de conectar y usar— para las primeras líneas de su empresa, las cargas de trabajo se procesan más rápidamente y con una latencia mínima.

Esto puede traducirse en una videoconferencia en la cual el audio y el video están sincronizados, y la experiencia no se afecta por imágenes pixeladas ni un sonido de mala calidad, con conexión a un servidor desde una tableta en cuestión de milisegundos, no minutos, y con una mejor experiencia del usuario.

Carece de sentido depender del centro de datos principal, el cual podría estar ubicado a kilómetros de distancia o incluso estar obsoleto para gestionar el extremo de la red. Es necesario un enfoque complementario y el extremo de la red está convirtiéndose rápidamente en la parte más importante de dicho enfoque.

 

Por: Robert Linsdell, director de Australia y Nueva Zelanda en Vertiv.