Los ataques cibernéticos serán cada vez más sofisticados y violentos

En lo que se refiere al panorama de amenazas globales, los atacantes aumentaron las tácticas existentes, evolucionaron rápidamente a las nuevas y aplicaron técnicas comerciales inteligentes para acelerar enormemente su tasa de crecimiento, así lo comentó Jesús Navarro, Director General de Data Warden.

Vivimos en la era del hackeo, cada 34 segundos se descarga un malware o virus en el mundo y cada 24 segundos un host accede a un sitio web malicioso. Se estima que el 83% de las organizaciones en el mundo están infectadas con al menos un bot y no lo saben. Para evitar esto es indispensable cubrir todos los huecos de seguridad que pueda tener el sistema.

A veces las soluciones de ciberseguridad detectan malware pero no impiden su entrada a la red, una vez adentro pueden haber retrasos de 30 a 60 minutos antes de que puedan detenerlos. Este periodo de tiempo crea una ventana para la propagación de malware en las redes, por eso es importante contar con herramientas que no solo detecte malwares, sino que también proteja a tu sistema de estos.

Los ciberataques son considerados el principal riesgo para la mayoría de los mercados, las amenazas son cada vez más sofisticadas y agresivas y en muchos casos, sigue habiendo una falta de información y concienciación que implica riesgos, no solo externos, sino dentro de las propias compañías.

Cambiar la forma en que muchas organizaciones ven a la ciberseguridad es un imperativo, hace algunos años la preocupación en seguridad informática eran cosas que hoy son sencillas como accesos no autorizados, virus y el robo de información, pero actualmente los ataques son más sofisticados, recalcó el directivo.

En 2018, los ciberataques ocurrieron con una rapidez sin precedentes y en sólo unos segundos se lograron cifrar o vulnerar ordenadores, tal es el caso de British Airways (sufrieron el robo de los datos personales y la información bancaria de 400.000 usuarios); Ticketmaster (también quedaron expuestos los datos personales y bancarios de 40.000 usuarios), o Under Armour (afectó a unos 150 millones de cuentas de usuario), o el caso de CI Banco hace unos días, que tuvo que restringir sus operaciones por un virus detectado en el equipo de cómputo de unos de sus empleados.

Todo esto pone a la ciberseguridad en el candelero y revela que las necesidades no van a ser solo tecnológicas sino, también, de concientización y formación de empleados, cumplimiento normativo, Etc.

Por tanto, empresas y gobiernos van a necesitar fortalecer la ciberseguridad para mantener la confianza en este mundo totalmente conectado; la seguridad avanzada es una necesidad vital para hacer frente a la ciberdelincuencia.

Según una nueva actualización de un estudio que Gartner realizó en 2016 denominado Deception, esta es una opción viable para mejorar la detección de amenazas y las capacidades de respuesta. Los profesionales técnicos centrados en la seguridad deben evaluar el Deception como un método de “baja fricción” para detectar amenazas dentro de sus entornos y como una alternativa o complemento a otras tecnologías de detección.

Jesús Navarro, Director General de Data Warden, finalizó diciendo que en un escenario en el que cada vez más organizaciones se suben a la nube, reducir el riesgo, los costos, la complejidad y mitigar las amenazas son imperativos para este viaje.