¿Qué le falta a México para adoptar la Inteligencia Artificial?

Dentro de las tecnologías disruptivas que están impulsando los negocios de hoy, la Inteligencia Artificial está destacando como un habilitador de mejores experiencias para clientes, mayor oportunidad de negocio, más productividad de empleados, entre otros muchos beneficios.

Según dio a conocer Ramiro Albrieu, investigador del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), en la presentación del estudio ‘Inteligencia Artificial y Crecimiento Económico: Oportunidades y Desafíos para México”, elaborado por CIPPEC, comisionado por Microsoft; la Inteligencia Artificial (IA) es considerada una tecnología con propósito general, es decir, una tecnología que cambiará todo no sólo en el presente, sino a futuro, como en algún momento fue la electricidad y el internet.

“Estamos iniciando la 4ta. revolución industrial, encabezada por la IA, pero para que estas tecnologías sean totalmente adaptadas en América Latina, especialmente en México, aún falta tiempo. Las empresas no se han dado cuenta de todos los usos que la IA les ofrece”, comentó Albrieu.

El rezago que presenta nuestro país con respecto al promedio mundial, tiene como principal motivo los problemas de financiamiento. “Las empresas no se atreven a financiar este tipo de proyectos porque lo ven como un riesgo, además de querer ROI inmediato”. Otros de los obstáculos que destacó el especialista como frenos para la adopción masiva de IA tienen que ver con la falta de control de datos e infraestructura para maximizar el uso y aprovechamiento de IA, al poco incentivo de los altos mandos y la falta de mentalidad de cultura de cambio, desconocimiento de la innovación y escasez de talento.

En este último punto, el estudio sostiene que para llevar a México a un nuevo nivel de incorporación tecnológica se requiere una “política industrial 4.0” y un esfuerzo importante de readaptación de las habilidades de los trabajadores, a medida que estos sean desplazados a nuevas tareas, de mayor calidad y productividad.

Según el estudio, si México adoptara y difundiera la IA de manera más intensiva podría acelerar el crecimiento más de un punto porcentual, ubicándose en 4.1% de PIB.

El ejercicio incluye también escenarios menos optimistas para el país: un escenario “negativo”, que refleja un deterioro respecto de la adopción histórica de tecnología que llevaría a México a una desaceleración del crecimiento (2.8%). Y un escenario “neutral” o de “status quo” que muestra una tasa de crecimiento anual promedio de 2,8%, muy similar a la de la tendencia histórica.

A pesar de que el panorama podría no parecer del todo alentador, los casos de empresas mexicanas que empiezan a incorporar esta tecnología van en aumento, al menos así lo aseveró Enrique Perezyera, Director General de Microsoft México. “Ya no es parte de un futuro posible sino de un presente palpable, que también estamos viendo en México”.

Finalmente, se requiere a empresas que desafíen el status quo para poder aprovechar la innovación que trae la IA, con su potencial para la apertura de nuevos sectores tecnológicos. “Las revoluciones industriales siempre se dieron en las empresas”, finalizó Albrieu.

 

-Karina Rodríguez, Computerworld México.