México, en 3er. lugar mundial en la generación de basura electrónica

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que el mundo genera 50 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos cada año, con un valor intrínseco estimado en 58 mil millones de dólares y se prevé que la basura electrónica generada aumente.

Los desechos electrónicos o basura tecnológica es conocida como RAEE o residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y su tratamiento inadecuado puede ocasionar graves impactos al medio ambiente y poner en riesgo la salud humana. De acuerdo con la OCDE un desecho electrónico es todo dispositivo alimentado por la energía eléctrica cuya vida útil haya culminado.

De acuerdo con la ITU, México se ubica en la tercera posición a nivel mundial en la generación de basura electrónica, con alarmantes cifras en aumento, pues para 2015 cada mexicano estaba produciendo nueve kilos de estos desperdicios al año.

En este mismo sentido, el IPN en conjunto con el INECC calcularon que el país produce alrededor de 90 mil toneladas cada año de basura electrónica y que de esta cifra, más o menos el 10% pasaba por un proceso apropiado de reciclaje o reúso, mientras que el 90% restante se arrojaba a basureros, se quemaba o destruía a la intemperie liberando sustancias altamente tóxicas para la salud.

Mediante mejores estrategias y estándares de gestión de desechos electrónicos, los países pueden reducir posibles problemas de salud, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y también ofrecer incentivos económicos para recuperar metales valiosos de dispositivos electrónicos.

 

Materia pendiente para los candidatos a la Presidencia

Pero necesitamos que estos planes y proyectos estén contemplados en las agendas de los candidatos a la presidencia que participarán en las elecciones que tendrán lugar en 2018. Hasta el momento los candidatos Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña, Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón o Margarita Ester Zavala Gómez del Campo, no han emitido ninguna propuesta concreta relacionada con los temas tecnológicos y medioambientales.

Hoy en día es importante que los futuros dirigentes del país consideren algunas soluciones a los temas más urgentes relacionados con la basura electrónica, tales como el desarrollo de adaptadores y cargadores de corriente universales; fomento del uso del software libre; producción de baterías ‘verdes’; establecer procedimientos para reciclar metales raros de dispositivos eléctricos y electrónicos; definir mejores prácticas para los centros de datos ecológicos; pautas para crear un sistema sostenible de gestión de desechos electrónicos y su ciclo de vida; así como la documentación y difusión de historias de éxito sobre la gestión de desechos electrónicos y los conceptos generales de la economía circular.

Algunas de las soluciones cuya implementación debe considerarse como prioridad son: el reciclaje de los componentes que no puedan repararse.

Hay empresas que acopian y reciclan estos aparatos sin costo para los dueños de los equipos en desuso; la promoción de la reducción de sustancias peligrosas que se usan en ciertos productos electrónicos que se venden en cada país; establecer la responsabilidad extendida del productor en la cual luego de su uso por los consumidores el propio productor se lleva el producto, esto los impulsa a mejorar los diseños para que sean más sencillos de reciclar y reutilizar; pensar en todo el ciclo de vida de un producto, e impulsar a que las propias empresas cuenten con un sistema de reciclaje de sus propios productos.

Mientras tanto, las propuestas ciudadanas surgen como una oportunidad real de contribuir para hacer frente a la contaminación.