México enfrenta los desafíos en políticas de cómputo en la nube

México se encuentra en el lugar 15 de las 24 economías líderes en tecnología de la información, posición que no ha cambiado significativamente en comparación con el lugar 14 obtenido en 2013, un signo de que el entorno legal y normativo para el cómputo en la nube en el país actualmente continua con un crecimiento e innovación constante, esto de acuerdo al último estudio realizado por BSA y The Software Alliance que evaluó las políticas de cómputo en la nube a nivel mundial.

El uso de Internet y la penetración de banda ancha aún se encuentran en niveles bajos en México, además el país continua frente a desafíos en la entrega de una infraestructura moderna de Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC), misma que puede facilitar el cómputo en nube, señaló el estudio 2016 BSA Global Cloud Computing Scorecard.

El estudio señala que nuestro país es uno de los pocos que aún conserva preferencias nacionales al momento de generar oportunidades para la contratación de TIC´s en el gobierno.

La BSA clasificó la preparación en materia de cómputo en la nube de 24 países, los cuales representan el 80 por ciento de los mercados de tecnologías de información en el mundo. Cada país recibe una clasificación de sus fortalezas y debilidades en siete áreas clave.

El cómputo en la nube le permite a cualquier persona, gobierno o empresa pequeña, tener acceso a la tecnología de una manera económica. Estos servicios le permiten un mayor acceso a la conectividad, productividad y por lo tanto a un incremento en su competitividad.

Los resultados de este año revelaron que casi todos los países han realizado mejoras entorno a sus políticas, a partir del lanzamiento de la Scorecard previa de BSA en el 2013.

Sin embargo, la clasificación entre los grupos de países con logros mayores, intermedios y menores se ha ampliado, lo que ha dado como resultado un estancamiento en los países con logros intermedios, a pesar de que algunos de éstos han tenido un mayor desempeño en cuanto a su labor de impulsar políticas del cloud computing.

En cuanto a la clasificación general, Sudáfrica y Canadá fueron los que escalaron un mayor número de posiciones con seis y cinco posiciones respectivamente.

Kiyoshi Tsuru, Country Manager de BSA México, destacó en la exposición del estudio, “tres de los países que se habían encontrado con una clasificación baja, como Tailandia, Brasil y Vietnam, continúan avanzando y están cerrando la brecha con los países de clasificación media. Los mayores mercados de tecnología de la información permanecieron estables con algunos avances modestos”.

Entre las desventajas que observa el ejecutivo sobre la adopción en la nube son:

  • Posible riesgo en el manejo de los datos en una plataforma externa.
  • Centralización de aplicaciones y almacenamiento.

Finalmente, en lo que refiere a tendencias negativas, pocos países fueron los que cambiaron sus políticas de libre comercio o armonización de los manejos de computación en la nube. Rusia y China, particularmente, han impuesto nuevas administraciones que entorpecen al cloud computing, debido a que limitan la habilidad de los proveedores de estos servicios para mover datos de forma adecuada entre fronteras.

Gerardo Esquivel, Computerworld México