Amenazas, Aplicaciones, Cloud Computing, Del dia, Desarrollo, Desarrollo, Destacado, Estrategía, Industria TIC, Infraestructura, Network World, Noticias, Noticias, Privacidad, Seguridad, Sistemas Operativos

Microsoft cancela su actualización de seguridad para febrero

Microsoft anunció la cancelación de sus ya famosas actualizaciones de seguridad para Windows y otros productos en febrero, después de decir que simplemente se retrasarían. Expertos, que lucharon contra esta decisión, han señalado que las vulnerabilidades encontradas irán sin parche y, por lo tanto, la planificación de TI ha sido interrumpida.

“Descubrimos un problema de última hora que podría afectar a algunos clientes y no se pudo resolver a tiempo”, dijo la compañía en ese momento.

“Los arreglos de seguridad de febrero se enviarían tan pronto como se resuelva este problema de última hora”. Aun así, Microsoft nunca dijo qué fue lo que provocó el retraso.

Sin una declaración de la compañía de Redmond, la especulación sobre la causa ha sido variada. Algunos creían que un solo parche fallido había pospuesto la actualización de todos los productos pero eso no tenía mucho sentido ya que los parches de Office se entregan por separado de aquellos que abordan las vulnerabilidades en Windows.

Chris Goettl, gerente de Producto del fabricante de parches Ivanti, argumentó que el alcance de la cancelación daba a entender que la compañía tenía problemas con la infraestructura de servicios. “Esto es algo más grande que un solo parche”, comentó Goettl.

Los expertos coincidieron en que la cancelación de las actualizaciones de febrero afectará a los clientes de Windows.

Sin los parches de febrero, algunos sistemas desprotegidos pueden verse comprometidos por exploits de vulnerabilidades. Además, la actualización de marzo tendrá el doble de tamaño y complejidad, lo que podría causar bastantes problemas.

Aun así, los expertos afirman que sea cual sea la causa de la cancelación, Microsoft no va a verse perjudicado de manera material, económica o en cuanto a su reputación.

 

IDG.es