Administración de datos, Aplicaciones, Aplicaciones, Cloud Computing, Del dia, Desarrollo, Desarrollo, Destacado, Infraestructura, Movilidad, Network World, Tecnologia

¿Cómo migrar de un ERP tradicional a uno basado en la nube?

[widget id="text-31"]

El incremento en las fuentes de datos requiere de herramientas capaces de brindar un panorama de visualización para los tomadores de decisiones. En este sentido, las plataformas de Enterprise ResourcePlanning (ERP) facilitan un entorno para observar los datos recolectados. Al existir diversas soluciones en el mercado, implementar la más adecuada requiere de un análisis que permita adaptarse a las necesidades de la empresa.

“Las empresas que buscan ejecutar un proceso de transformación digital, hacer más simples y modernos sus procesos, incluso mejorar la experiencia de usuario, deben voltear hacia un sistema que les permita adaptarse hacia los nuevos requerimientos que la empresa demande”, explica José Luis Zurita, director general de AK Consulting.

Por otro lado, desde 2010, el uso masivo de datos o Big Data se convirtió en una tendencia que las empresas no podían dejar de utilizar.

Un informe de Statista, el sitio web de estadística global, revela que los ingresos de proyectos de Big Data en 2017 fueron cercanos a los $34 mil millones de dólares.

Adicionalmente, la firma IDC asegura que la inversión en servicios en la nube entre 2016 y 2021 alcanzaría los $221 mil millones de dólares. Tal crecimiento es un signo de la necesidad de aplicar una correcta metodología que permita la transición a nuevos modelos.

En este sentido, la actualización a nuevos sistemas ERP es pertinente para la optimización de la empresa. Hoy en día, los ERP están utilizando los datos contenidos en la nube. Esto obedece a que el almacenamiento y acceso a los datos se ha vuelto más sencillo gracias a la nube.

Puntualmente existen dos caminos para migrar a ERPs basados en cloud. El primero es adquirir el software e instalarlo en la infraestructura destinada al sistema. El segundo es una migración del sistema que la compañía posee. En ambos casos, el común denominador es que el camino termina con la administración de los procesos empresariales por medio de la nube.

Al optar por una migración de sistema, se deben considerar algunos de los aspectos más importantes para asegurar que sea exitosa. En este sentido, Zurita sugiere preparar la migración en tres fases.

  1. Evaluar las opciones de ERP en la nube, (acercarse al proveedor actual), así como las posibilidades de migrar el sistema actual a la nube.
  2. Realizar un diagnóstico de la infraestructura de telecomunicaciones para conocer si la organización se encuentra preparada tecnológicamente para adoptar esta nueva forma de trabajo.
  3. Motivar a los tomadores de decisión en la adopción de un sistema ERP basado en la nube,poniendo énfasis en las ventajas de contar con uno.

Durante la preparación hacia la migración, el sistema debe contar con una estructura capaz de soportar el nuevo ERP. En este caso, se debe verificar el sizing del hardware, el cual posibilita la implementación.

Así mismo, una consultoría funcional sobre las actividades técnicas y las adecuaciones solicitadas servirá para determinar el punto al que se llegará una vez concluida la migración. Con este análisis, la implementación del ERP para la empresa será exitosa.

“Un proyecto de migración y actualización de sistema ERP no puede ser constituido de la noche a la mañana, se requiere una planeación previa que conduzca al éxito del mismo. Con las facilidades y la interoperabilidad que ofrece la nube hoy en día, se puede tener una gestión empresarial de primer nivel, la cual servirá para la transformación digital de la empresa”, puntualiza Zurita.

 

N. de P. AK Consulting

Deja un comentario