Mitos y realidades de los drones

Las unidades de vuelo no tripuladas o Drones, son el futuro de muchos ámbitos de la tecnología, vivimos una etapa de sobreinformación difusa que, en muchas ocasiones, se ajusta poco a la realidad.

Cuando hablamos de drones entramos en un mundo de incertidumbres, pocas certezas, realidades difusas, marketing y, sobre todo, posibilidades, muchas posibilidades. El potencial de los aviones no tripulados es tan alto que, a pesar de los interrogantes que aún suscitan, ya han conseguido revolucionar el panorama tecnológico. Muchos se preguntan cuáles son las capacidades de estos aparatos voladores o si, en un futuro a corto plazo, los veremos a miles sobrevolando nuestras cabezas.

Ya sea por el mero uso social y de ocio o para realizar servicios de mensajería, lo cierto es que hay una limitación que planea sobre la garantía del sector a corto plazo: el marco regulatorio.

¿Qué impide el uso masivo de los drones en las ciudades?

Detrás de esta pequeña industria se mueve una marea de publicidad y marketing que ha despertado el interés de la población que, poco a poco, reclama la implementación civil de los aviones no tripulados. Esta manifestación silenciosa ha puesto en jaque a las administraciones públicas, que tienen el reto de legislar a contrarreloj sobre un tema muy delicado.

 Servicios de mensajería con drones

La publicidad hasta cierto punto no muestra la realidad que vive la industria. En el último anuncio de Amazon se puede ver como su Prime Air hace una entrega de calzado deportivo en apenas media hora. No hay duda de que la tecnología puede hacer esto y más. La sospecha está en que, si los entornos urbanos están preparados o lo van a estar en pocos años, para establecer un espacio aéreo similar al de los aviones convencionales. Regulando de tal manera, que el tráfico de drones funcione como si de una carretera estuviéramos hablando.

Tecnologías que cambian el entorno laboral

Una de las preocupaciones que hay con la llegada de estas tecnologías, es que se eliminen puestos de trabajo a medida que se hacen más populares o eficientes. Si pueden cambiar el entorno laboral, podrían, en no mucho tiempo, sustituir a miles de personas en sus empleos. La historia invita a pensar que la ciencia crea nuevos oficios a la vez que tritura otros

Carreras de drones: el deporte del futuro

“El ocio está muy bien gestionado por todas las federaciones a nivel internacional. Cualquier aficionado de las carreras de drones puede volar en un club o en un sitio fuera de la urbe”, señala Vinuesa. De hecho, ya se están realizando multitud de eventos y de competiciones en el mundo. El último ejemplo lo encontramos en la DRL (Drone Racing League), que ha creado un torneo en el que los drones se manejan con lentes de realidad virtual. La tendencia indica que en poco tiempo veremos espectáculos similares a los de la Fórmula 1.

Puede leer este articulo detalladamente aquí.