Mitos sobre redes SD-WAN

Las redes SD-WAN se están imponiendo como una de las prioridades para los líderes de sistemas informáticos en el corto-medio plazo, junto con la nube híbrida y la seguridad. La actualización de las redes WAN mediante software es una alternativa de rápido crecimiento, en un momento en que aumenta la demanda de conexiones veloces y consistentes para todo el tráfico de información que se produce —y que seguirá incrementándose—.

Gartner estima que para 2019 tendrá la cuarta parte del mercado, y cifra en 1.300 millones de dólares el volumen que moverán las herramientas de este tipo en 2020.

Sin embargo, hay un alto índice que todavía no domina la tecnología. Esto puede resultar un obstáculo para su implantación efectiva, algo que corroboran desde Talari Networks, la empresa especializada en SD-WAN que ha sido recientemente adquirida por Oracle, al apuntar que la terminología asociada a la tecnología puede resultar confusa para los líderes de sistemas. Esto, dicen, puede contribuir a crear una serie de mitos sobre el SD-WAN: la dicotomía SD-WAN-MPLS, la obligatoriedad del enfoque híbrido, SD-WAN como opción única y la duplicidad respecto a WAN.

Mito 1. En primer lugar, existe la percepción generalizada de que optar por SD-WAN implica reemplazar la conmutación MPLS. En Talari indican que no es así, sino que son opciones que se pueden complementar en una arquitectura híbrida de WAN. Por ejemplo, se puede emplear MPLS en un entorno de red definida por software en aspectos como la relación entre central y oficinas remotas. E incluso en aquellas en las que el SD-WAN acaba por sustituir al MPLS, se suele optar por un despliegue paulatino. En relación a esto, en la compañía propiedad de Oracle destacan que la opción híbrida no es la única a la hora de implementar una red definida por software en una empresa.

Mito 2. Otro de los mitos asociados a SD-WAN es que se trata de una oferta única o, al menos, con diferencias mínimas entre las distintas opciones en el mercado. Pero no es así. Hay una serie de factores que cambian entre los distintos proveedores, como el acceso a la nube o las herramientas para mejorar el rendimiento de las aplicaciones, y que hacen que el mercado de soluciones para redes WAN definidas por software sea variado.

Mito 3. Se puede asumir que la tecnología SD-WAN duplica la funcionalidad de optimización de la WAN. Esto no es del todo correcto. En Talari consideran que la optimización de la WAN ofrece menos valor que SD-WAN, que se puede aplicar a más aplicaciones y flujos, priorizando el tráfico en tiempo real y reduciendo las paradas y los fallos del servicio.

 

María Ramos, IDG.es