No hay paso atrás para la adopción de los gemelos digitales

Los gemelos digitales –patrones de diseño de software que representan objetos físicos con el objetivo de comprender el estado del activo, responder a los cambios, mejorar las operaciones de negocio y añadir valor–  empiezan a ser usados de forma generalizada. Así lo pone de manifiesto un reciente informe de Gartner que asevera que:

El 13% de las organizaciones que implementan proyectos de Internet de las Cosas ya utilizan gemelos digitales, mientras que el 62% está en el proceso de implantar esta tecnología o planea hacerlo.

Como indica Benoit Lheureux, vicepresidente de análisis de Gartner, “los gemelos digitales están entrando lentamente en el mercado. Predijimos que para 2022 más de dos tercios de las empresas que han implementado IoT habrán desplegado al menos un gemelo digital en producción. Pero podríamos alcanzar ese número en un año”.

 

Valor comercial real

Este rápido crecimiento en la adopción no solo se debe al marketing y evangelización de los proveedores de tecnología, sino también a que los gemelos digitales están aportando valor comercial real, según la firma de análisis, “y se han convertido en parte de la internet de las cosas empresarial y de las estrategias digitales”.

Lheureux apunta que aunque la adopción de esta tecnología es idónea para cualquier empresa, lo cierto es que las más avanzadas al respecto son aquellas dedicadas a fabricar productos conectados. “La oportunidad de diferenciar sus productos y establecer nuevos servicios y flujos de ingresos es un claro motor comercial”, según el analista.

Por otro lado, los gemelos digitales sirven a una amplia gama de objetivos empresariales. “Los diseñadores de gemelos digitales deben tener en cuenta que probablemente necesitarán acomodar a múltiples consumidores de datos y proporcionar puntos de acceso de datos apropiados”.

En Gartner observan que los gemelos digitales se despliegan cada vez más junto con otros gemelos digitales para adquirir bienes o equipos relacionados. “Sin embargo, la verdadera integración sigue siendo relativamente complicada y requiere habilidades de gestión de la información. La capacidad de integrar gemelos digitales entre sí será un factor diferenciador en el futuro, a medida que evolucionen los activos físicos y los equipos”, añade el analista.

 

 

IDG.es