Aplicaciones, Centro de Datos, Ciencia e Innovación, Cloud Computing, Del dia, Desarrollo, Destacado, Gobierno/Industria, Industria TIC, Infraestructura, Movilidad, Redes, Tecnologia

Novedades que trae el año nuevo al mercado del almacenamiento

[widget id="text-31"]

El explosivo crecimiento en el volumen de los datos del que hemos sido testigo como resultado de la economía digital actual ha resultado en un cambio radical, en el que hemos pasado de utilizar los datos como herramienta para realizar operaciones de negocio a reconocer que los datos son el elemento central.

Al ser tan cruciales para alcanzar el éxito, los datos se han convertido en la nueva divisa de la era digital y tienen el potencial para transformar todas y cada una de las facetas de la empresa: desde los modelos de negocio hasta las tecnologías empleadas y las expectativas de los usuarios.

Así, mientras que antes solo almacenábamos y compartíamos datos clave sobre transacciones, ahora almacenamos enormes cantidades de datos secundarios en torno a estas transacciones, con el fin de analizarlos en profundidad. Analizamos datos como el flujo de clics de los usuarios al navegar, e incluso parámetros como el clima y otros factores externos que puedan resultar en información más detallada acerca del mercado.

La importancia de los datos exige la creación un universo de servicios capaces de trabajar conjuntamente para resolver problemas críticos de todo tipo. Esto requiere plataformas compatibles y un ecosistema de proveedores y desarrolladoras que las hagan posibles. En este contexto, el modelo centrado en plataformas ha demostrado tener un valor intrínseco por su capacidad para integrar y simplificar la provisión de servicios.

Un buen ejemplo de ello es Amazon Web Services, que evoluciona continuamente hacia un abanico cada vez más amplio de servicios. Las plataformas resultan en un ciclo de retroalimentación positiva, del mismo modo que lo hace un mercado: la gente va a comprar, porque es donde van todos los vendedores y los vendedores van al mercado a vender, porque es donde están todos los compradores.

Además, en un momento en que el acceso a las habilidades clave para estas tecnologías es cada vez más complejo, el uso de plataformas extensas permitirá un flujo de talento más fluido. Los profesionales especializados tienden a sentirse atraídos hacia proyectos que encuentran interesantes, y la ubicuidad de plataformas y herramientas comunes hace más fácil atraer su interés.

 

Cloud como agente catalizador y acelerante

Cada vez más organizaciones han optado por implementar tecnologías de cloud para cubrir sus necesidades en materia de datos. La inmediata disponibilidad que ofrecen los servicios basados en el cloud permite a las organizaciones acceder rápidamente a la infraestructura que puedan necesitar para sus iniciativas de innovación, ya que estos servicios han reducido drásticamente los obstáculos a la hora de acceder.

Actualmente, basta con contar con una tarjeta de crédito y una cuenta de AWS para poner en marcha un proyecto en un día y mantenerlo en un régimen de pago por uso. Un ejemplo de ello es CloudSync, que fue creada por seis ingenieros en seis meses y sin gasto de capital alguno en materia de infraestructura.

Los nuevos modelos de consumo en función del uso, basados en plataformas como servicio (PaaS) y combinados con nuevas ofertas en materia de escalabilidad, adecuación a normativas y protección de datos, están haciendo de las infraestructuras en el cloud algo esencial para las empresas de todos los tamaños. Actualmente estas soluciones se consideran como un fenómeno de nicho.

Sin embargo, a medida que el valor de los datos va ganando en importancia para las empresas y el ritmo de innovación se convierte en un arma crucial para mantener la competitividad, iremos viendo cómo pasan a ser el modelo más extendido.

Cuando esto suceda, veremos cómo estas tecnologías contribuyen a reducir las fricciones en la integración de los negocios y en el movimiento del talento. Volviendo la vista al pasado, hay ciertos paralelismos históricos, como el surgimiento de Ethernet como el estándar para las redes y Linux como sistema operativo.

 

Evolución dinámica y en aumento de tecnologías de almacenamiento y gestión de datos

A medida que las arquitecturas tecnológicas continúen evolucionando para adaptarse a las nuevas aplicaciones e infraestructuras del cloud, también asistiremos a la aparición de un espectro mayor y más dinámico de tecnologías de almacenamiento. Ya hemos visto cómo el almacenamiento flash ha ganado rápidamente en popularidad, al ofrecer una eficiencia y rendimiento increíbles.

Del mismo modo, el HCI, o infraestructuras hiperconvergentes, es una de las nuevas arquitecturas que aborda la importante demanda de infraestructuras más sencillas y reduce la necesidad de asignar recursos administrativos a la gestión del almacenamiento de una organización.

Aunque la primera generación de soluciones HCI han tenido cierto éxito, no han conseguido satisfacer las necesidades de las empresas en materia de flexibilidad o escalabilidad. La creación de infraestructuras a escalas de servicios Web exigirá contar con la flexibilidad para adaptar la relación entre computación y almacenamiento en función de la demanda, con la posibilidad de expandir los recursos de computación y almacenamiento de forma independiente, y con la posibilidad de variar la escala de forma fácil y económica.

 

IDG.es

Deja un comentario