Nuevo phishing de Netflix busca robar credenciales de usuarios

Con más de 140 millones de usuarios en todo el mundo, la plataforma de streaming Netflix sigue siendo un objetivo para cualquier cibercriminal que busque hacerse de información personal de manera rápida. ESET lanza alerta sobre un nuevo engaño relacionado a correos falsos que se hacen pasar por Netflix para robar las credenciales de accesos y datos de las cuentas de usuarios desprevenidos.

Recientemente el laboratorio de ESET identificó un nuevo correo supuestamente proveniente de la plataforma, indicando que había ocurrido alguna actividad sospechosa y que se necesitaba verificar la información de inicio de sesión a la misma.

Correo que suplanta la identidad de Netflix.

Cualquier usuario desprevenido podría suponer que se trata de un envío real por parte del proveedor de servicios de series y películas, y hacer clic en el enlace de ACTUALIZAR para evitar perder el acceso a su servicio. Mediante ese enlace directo, no se identifica de primera mano que la web a la que se dirige no corresponde a ninguna dirección oficial del servicio Netflix, ni siquiera aparece en alguna parte de la composición del link.

Luego, se ingresa a un dominio que hace referencia a un supuesto equipo de Netflix, donde se nota que el servidor corresponde a un servicio de hosting gratuito de Emiratos Árabes. La pantalla con la que el usuario se encontrará es la siguiente:

Falsa pantalla de inicio.

La pantalla copia a la perfección el sitio original y tiene como particular que ante el ingreso de cualquier usuario y clave, no se produce ningún tipo de verificación de credenciales sino que lleva el intento de robo de datos un paso más allá, solicitando el ingreso de los datos de la tarjeta de crédito asociada a la cuenta.

Nuevamente no verifica los datos ingresados, solamente se valida que cumpla con el requisito de longitud en algunos campos. Luego de dar la información solicitada, el sitio finalmente rediccionará al usuario al portal original de Netflix, habiendo logrado el cometido del robo de credenciales de acceso y los datos de pago de la cuenta.

“En un análisis un poco más exhaustivo no se pudo verificar que se realizaran segundas acciones como la descarga de algún malware, o la ejecución de algún código adicional que afecte los recursos de la máquina, con lo que se puede interpretar que se trata de una campaña que busca únicamente el robo de información personal, presumiblemente para vender en el mercado negro (la venta de los datos de una tarjeta de crédito activa ronda los 45 U$D en la Dark Web) , o bien para utilizar en otros ataques dirigidos.”, comentó Camilo Gutierrez, Jefe del Laboratorio de ESET Latinoamérica.