Parrot Sequoia ayuda a revolucionar el sector agrícola

Parece que Parrot está orientando su gama de productos hacia los entornos profesionales. Sectores como la topografía o la propia agricultura, en los que la accesibilidad puede ser muy limitada y la precisión es vital para obtener beneficios, es donde los beneficios que ofrecen los drones se manifiestan. De hecho, la utilización de cámaras multiespectrales está más que implementada en estos ámbitos. Pero, lo que la compañía pretende es el dominio universal de este mini sensor de alta tecnología, destinado a revolucionar el panorama de la agricultura. Tan fácil como integrarlo en cualquier dron civil.

“Capturar lo invisible” es el lema. Sequoia permite tomar imágenes infrarrojas que recogen datos sobre el crecimiento del cultivo. De este modo, es posible identificar las áreas parcas en nutrientes y que requieren especial atención, controlar el estrés o estimar el rendimiento de la plantación mediante el procesamiento y análisis de grandes volúmenes de datos.

Para alzar el vuelo, Sequoia incorpora una cámara de 16 megapíxeles, además de los cuatro sensores multiespectrales. También cuenta con un sensor solar que calibra a los restantes. Su capacidad es de 64 GB y contiene un sistema de GPS.

Para traducir los datos, Parrot ha colaborado con MicaSense que ha puesto a su disposición los servicios cloud de ATLAS.

 

Mario Moreno.