Siete compañías de smartphones en investigación por infracción de patente

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC) anunció que había puesto en marcha una investigación que afecta a siete fabricantes de teléfonos inteligentes, mismas que son acusadas de violación de patentes. Esta investigación podría conducir a la prohibición de la venta de algunos modelos de smartphones de estas compañías en Estados Unidos. Según la Comisión, las compañías que se están investigando son Lenovo y su subsidiaria Motorola, Samsung Electronics, ZTE, Sony, LG Electronics, HTC y Blackberry.

La demanda contra estas empresas fue presentada por Creative Technology, de Singapur, y su subsidiaria en Estados unidos, Creative Laps, el pasado 24 de marzo.

Conocida por sus tarjetas de sonido Sound Blaster para el audio en las PC, Creative acusó a estas siete compañías por incumplir la patente estadounidense número 6.928.433 titulada “Automatic Hierarchichal Categorization of Music by Metadata”, que presenta varios métodos para acceder a diferentes tipos de datos, como música o archivos de video, en un reproductor multimedia portátil.

Se dice que Apple es uno de los poseedores de la licencia de dicha patente, y en 2006 pagó a Creative 100 millones de dólares por una licencia no exclusiva, según se explica en la demanda de Creative. A principios de año, la empresa también pidió a la ITC que bloqueara la venta del iPod alegando incumplimiento de esta misma patente.

Entre los presuntos productos que infringen la patente nombrados en la demanda se encuentran el Samsung Galaxy S6 y otros teléfonos de Samsung que llevan la app Google Play Music (en su versión 5.9.l854R.l904527), o la app de música de Samsung (en su versión 6.0.1508051449), que se instalan en los teléfonos antes de importarse.

Los productos bajo investigación son, en concreto, smartphones “con capacidad de reproducir archivos multimedia almacenados seleccionados por el usuario desde una pantalla jerárquica”, explicó la ITC en un comunicado.

Si se encuentra infracción tras la investigación, la Comisión puede obligar a las compañías a que dejen de vender algunos de sus productos más populares, en virtud de una orden de exclusividad requerida por el demandante. La ITC ya ha advertido que la puesta en marcha de la investigación no implica la toma de una decisión sobre el caso. Se fijará un plazo de investigación de 45 días desde su institución.

 

John Ribero