Etiqueta: autónomo

Expertos aseguran que Apple está desarrollando un vehículo autónomo

Expertos de la industria afirman que el proyecto relacionado con el vehículo autónomo de Apple se encuentra en un cajón de estacionamiento, aplazado o convertido en una aplicación de software para coches, de un negocio (el automovilístico) en el que se estima que la firma tendría la batalla perdida. Pese a todo, Mickey Drexler, CEO de Apple desde 1999 a 2015, afirmaba que “Jobs había soñado con reinventar la industria del automóvil”.

La idea de un auto de Apple fue considerada una fantasía, hasta que un equipo formado por más de 1000 participantes entre ingenieros e investigadores de la compañía se puso a trabajar en un desarrollo secreto al que llamaron Proyecto Titán. Desde entonces, se cree que Apple dispone de un laboratorio secreto de pruebas de coches en Silicon Valley, cerca de su sede central, que opera bajo el nombre falso de SixtyEight Research. Tiempo más tarde, se supo que cientos de empleados que estaban trabajando en el Proyecto Titán habían sido apartados del mismo.

En el concepto de vehículo Apple está trabajando con Magna Steyr, un desarrollador de vehículos autónomos, en un proyecto en el que han interferido numerosos obstáculos relacionados con la tecnología y la financiación. Ciertas voces apuntan en este sentido a que el proyecto ha sido cancelado, mientras que otros señalan que Apple está avanzando en la industria automovilística, pero que se encuentra a años luz de alcanzar uno de los primeros puestos del mercado.  Algunos expertos, no obstante, afirman que Titán se ha convertido en un sistema operativo para coches.

Las motivaciones de Apple en el mercado de los vehículos autónomos

Apple tiene mucho dinero para invertir. En lugar de seguir creciendo y amasando fortuna, la firma necesita lanzarse a la conquista de nuevos grandes mercados. El sector de los wearables y de los gadgets para la industria de la automoción nunca tendrán la magnitud del mercado de los smartphones.

La siguiente industria a la que Apple se lance a conquistar ha de ser mucho más grande incluso que el mercado del smartphone de hoy, en el que 2016 supuso una industria cuyo valor global alcanzó los 430,000 millones de dólares.

Katy Huberty, analista de Morgan Stanley predice que la industria del vehículo autónomo alcanzará un valor global cercano a los 2,600 billones de dólares en 2030. Ya solo este dato coincide con el contexto histórico de la compañía: hasta 2030 faltan 13 años. Trece años atrás fue cuando Apple empezó a trabajar en el desarrollo del iPhone.

Redacción

 

Autos conectados, el nuevo enfoque de los hackers

Los tiempos en los que el propietario de un auto solo tenía que preocuparse por los problemas mecánicos se han acabado. El advenimiento de los autos conectados abre un nuevo paradigma en el que usuario no solo tiene que estar pendiente de la seguridad y mantenimiento del vehículo, sino del rastro de información y detalles personales que él mismo deja y que son susceptibles de ser robados.

El Internet de las Cosas ha abierto una nueva oportunidad de negocio en el sector de la automoción. Tanto es así que se espera la industria pase de unos ingresos de 13,600 millones de dólares en la actualidad a 42,000 millones en 2022.

En este ecosistema de los autos pueden disponer de datos como los contactos personales, datos de registro y seguros, información bancaria e incluso la dirección de la casa del propietario, ocasionando que la intrusión en estos sistemas sea más que un aliciente para los atacantes.  LoJack, especialista en recuperación de robo de vehículos y soluciones avanzadas de gestión de flotas, ha elaborado una lista con los puntos débiles que pueden aprovechar los ladrones para acceder a la tecnología de los automóviles:

Clonar el auto. Es una de las técnicas más avanzadas, y donde los atacantes instalan un número de identificación de vehículo falso en un coche robado, lo que permite pasar desapercibido a simple vista. Este método se utiliza principalmente para robar coches de alta gama y venderlos en el extranjero sin ser detectado. Los hackers pueden usar estos números de identificación para alterar las formas de propiedad, o para crear nuevos documentos que enmascaren al auto robado.

El ransomware llega al automóvil conectado. Este tipo de malware llegará pronto al sector. Según el experto, en un futuro próximo será posible desactivar el motor y los frenos y pedir un rescate por el código cifrado.

Cajas de escáner como llaves inteligentes.  Los ladrones han comenzado a transportar cajas de escáner que puedan explotar el sistema electrónico utilizado por los llaveros. Se podría desbloquear y arrancar un coche sin tocar ninguna tecla. Una vez que la llave se acerca lo suficiente a la caja del escáner ya queda comprometida.

Bandas organizadas. Los ladrones se están agrupando cada vez más a la vez que van mejorando sus sistemas de robo y se hacen más complejos. Por ejemplo, han empezado a utilizar la copia de llaves inteligentes y el uso de informes de crédito para robar vehículos de gama alta y venderlos en el extranjero.

Hackeo remoto.  Las redes inalámbricas son el eslabón más débil en vehículos de alta tecnología, y se vuelven vulnerables a una toma de control de navegación remota.

Datos que conducen al robo de identidad. Los hackers no solo apuntan al vehículo en sí, sino también a los propietarios y a información como tarjetas de crédito, ubicaciones, identificaciones personales… Una vez que se obtiene esta información, es posible que un hacker acceda a cualquiera de sus cuentas en línea.

Ryan Francis

 

Apple podría comprar la tecnología de McLaren

La empresa de la manzana está en negociaciones para adquirir tecnología de la compañía McLaren con el objetivo de avanzar en el Proyecto Titán que Apple tiene en marcha. Lit Motors sería la otra compañía en adquirir, especializada en la fabricación de vehículos y motos eléctricas.

Los rumores viene a una posible fabricación del auto del futuro por parte de Apple, dichos rumores han tomado fuerza a lo largo de los últimos meses, debido a los movimientos dados por la compañía, en torno a nuevas contrataciones de personal especializado en el sector automovilístico. A esto se le une la última información revelada por varios medios de comunicación que destacan que Apple está en disposición de adquirir Lit Motors, una empresa que fabrica motocicletas eléctricas, así como el grupo de tecnología de McLaren, la empresa de ingeniería británica enfocada en los coches de lujo y especializada en el desarrollo de motores avanzados. Muchos la asociarán al equipo de Fórmula 1 que posee la marca, en la que actualmente milita el asturiano Fernando Alonso.

Tanto el Financial Times, como el New York Times, han publicado en las últimas semanas, información relacionada con Apple en este sentido. El Financial Times destaca que Apple está interesada en la compra de cualquiera de las dos, o invertir en ellas. Esta no sería la primera vez que Apple invierte una suma de dinero considerable en el sector del automóvil. A principios de año, Apple ya puso mil millones en la compañía china Didi ChuXing (competencia de Uber en China).

¿Qué hay detrás de este interés de Apple por McLaren? Sin duda, lo que diferencia a McLaren de otras marcas es su división de tecnología avanzada, la cual no se limita a fabricar coches innovadores, sino que, además, McLaren desarrolla sensores para diseñar bicicletas y detectar cuando los atletas son propensos a sufrir lesiones o atropellos. Con la adquisición, Apple pretendería hacerse con la tecnología más puntera con la idea de poder desarrollar su propio vehículo inteligente.

lit-motors-c1

El proyecto de Apple es conocido como Proyecto Titán y con él pretende competir con Tesla o Uber, compañía que ya está desafiando con los vehículos autónomos. Apple podría estar trabajando en obtener lo mejor de ambas tecnologías, tanto el sistema eléctrico, como el objetivo de fabricar auto autónomos. En el caso de la compañía Lit Motors, podría estar aportando la experiencia en la fabricación de vehículos eléctricos.

Caitlin McGarry

 

 

Primeras pruebas del taxi autónomo en Singapur

Reuters señala que el proyecto, se llevó a cabo en colaboración con la Autoridad de Transporte Terrestre de Singapur, se probará en autopistas a lo largo de 2017, y servirá (al igual que muchas otras pruebas que están realizando diferentes empresas) para avanzar en la viabilidad de la conducción autónoma.

Un viaje en taxi en una zona urbana puede costar entre 3 o 4 dólares más de kilómetro y medio, y el vicepresidente de ingeniería de Delphi, Glen DeVos, acaba de afirmar en una entrevista, cita Reuters, que “creemos poder rebajarlo a 90 centavos” (la distancia señalada antes), con un vehículo automatizado. Esto supone reducir espectacularmente el coste del transporte de mercancías y de personas, y aprovechar mejor el rendimiento del vehículo, en cuanto a horas de operación y número de usuarios del servicio.

Inicialmente, los coches tendrán un conductor para tomar el control si fallan los sistemas de pilotaje, pero se eliminarán en 2019 o 2020.

En 2022, Delphi planea lanzar un servicio regular de taxis automatizados, según la compañía que también tiene planes similares en Estados Unidos y Europa. La idea es comenzar el proyecto con una flota de vehículos Audi, equipados con sistemas de conducción y cartografía automática y, más tarde, ampliarlo a vehículos eléctricos. Por otra parte, compañías están estudiando estos sistemas de conducción automática que sustituyan la necesidad de tener chófer, o para servicios de transporte alternativo, tipo Uber y Lyft.

Delphi está trabajando con otras compañías, como la israelí Mobileye, para desarrollar sistemas de sensores que permitan a los vehículos funcionar de forma autónoma. La Autoridad de Transporte Terrestre de Singapur suministrará la infraestructura para ayudar a los vehículos a navegar de forma segura. Delphi está haciendo su propia cartografía, pero DeVos reconoce que “estamos buscando alternativas de mapeo, incluyendo un servicio ofrecido por Mobileye.

El proyecto de Singapur es una pequeña parte de un proyecto a largo plazo de gran escala, según el directivo, “porque vamos a hacerlo de forma escalonada y controlada”.

Redacción

 

BMW, Intel y Mobileye se alían para desarrollar un auto autónomo

El proyecto de las tres firmas se llamará iNEXT, se espera que esté en circulación para 2021. El objetivo es que el vehículo funcione sin que haya ningún humano dentro de él.

BMW se ha propuesto poner en las carreteras un coche completamente autónomo para 2021 llamado iNEXT. Para ello se ha unido a Intel y Mobileye con el objetivo de desarrollar una plataforma abierta más segura, desde las cerraduras de las puertas hasta el centro de datos, y así alinear a la industria en la producción de estos vehículos.

La ambición del grupo pasa por desplegar soluciones que permitan a los conductores no solo soltar las manos del volante, sino por conseguir que el coche funcione sin que haya nadie dentro de él. La intención confluye con la visión del fabricante alemán de automóviles de que un importante vector de negocios en el futuro será el de los taxis automáticos y el de autos autónomos en el marco de la economía colaborativa. Por ello, Uber ya ha desplegado también su propia tecnología en Pittsburgh.

En la actualidad, muchos vehículos ya han incorporado tecnologías como el frenado automático, cámaras de alta resolución, radar o sensores ópticos y térmicos, acercándose al modelo de auto conducción. Los fabricantes de automóviles han entrado en por desarrollar este tipo de vehículos tan rápido como lo están haciendo las propias tecnológicas. Google es una de las que más tiempo y dinero está invirtiendo, y ya tiene un coche de auto conducción en la calle, aunque últimamente ha sido noticia por haber estado involucrado en accidentes.

Por su parte, los fabricantes de chips están proporcionando las tecnologías subyacentes. Mobileye tiene el llamado EyeQ5, que ya se utiliza en vehículos Tesla, y que proporciona más seguridad en el momento de estacionarse, gracias a las cámaras y sensores simultáneos. Además, Intel podría proporcionar procesadores chips de conectividad y herramientas de seguridad. Además, la empresa ha detectado la posibilidad de vender sistemas de aprendizaje profundo. Se espera que estos sistemas en la nube ayuden a los coches a identificar objetos y signos. Intel ya ha adquirido compañías como Yogitech e Itseez, que aportan características de visión por computadora y seguridad a los coches.

La firma de investigación IHS estima que en 2035 habrá cerca de 21 millones de coches autónomos en las carreteras de todo el mundo.

Redacción

 

Se investiga el accidente del Tesla S en el que falleció su conductor

Se ha identificado dicho accidente, como el primero que sufre la empresa Tesla, el acontecimiento ocurrió cuando se encontraba activado el modo de auto conducción. El piloto automático de los Tesla se vale de toda una combinación de tecnología compuesta por cámaras, radar y sensores ultrasónicos.

Los organismos federales de Estados Unidos han abierto una investigación con respecto a los últimos acontecimientos sucedidos en relación con el accidente que tuvo lugar hace un mes de un vehículo Tesla cuando era utilizado en modo de piloto automático. En el accidente se vieron involucrados uno de estos vehículos Tesla S y un camión con remolque, con el fatal desenlace de una persona fallecida.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (HGTSA) de la unión americana, abrió la investigación después de percatarse de que un hombre murió mientras conducía su modelo S con el modo de auto conducción activado. Se trata pues de la primera víctima mortal conocida en algo más de 130 millones de millas recorridas por sus vehículos con el modo de conducción automática activada, comentan desde la compañía Tesla, a lo que añaden que el incidente es una “trágica pérdida”.

Todo parece indicar que el camión con remolque de gran envergadura hizo un giro a la izquierda justo por delante del Tesla y coincidiendo con una intersección. Desde Tesla destacan que “ni el piloto automático ni el conductor notaron el lado blanco del remolque del camión en unas condiciones de día con gran iluminación, por lo que el freno no se activó”. Así, el vehículo Tesla S acabó chocándo con la parte inferior del camión.

Los acontecimientos sucedieron el pasado mes de mayo, y según los estudios, estaríamos hablando del primer accidente letal que se produce relacionado con un vehículo de conducción automática del fabricante.

teslamodel-screen

Sin duda, se trata de malas noticias para Tesla que podría ver como los reguladores federales y estatales reconsideran las políticas actuales de auto conducción en carretera para este tipo de vehículos.

El piloto automático de los Tesla se vale de toda una combinación de cámaras, radar y sensores ultrasónicos para dirigir automáticamente un vehículo a lo largo de la vía o carretera, con posibilidad de cambiar de carril y ajustar su velocidad en función del tráfico que rodea al vehículo. La seguridad del sistema de piloto automático, ahora puesta en duda, depende de su capacidad para interpretar con precisión su entorno y la información recogida y analizada en instantes. La causa podría haber sido la incapacidad de ver un camión con remolque blanco en condiciones de un día muy soleado.

Los defensores de los coches de conducción automática destacan que estos vehículos tienen el potencial de reducir significativamente los accidentes. Además de Tesla, Google y varios de los mayores fabricantes de automóviles están trabajando en tecnologías para automatizar la totalidad o parte de la experiencia de conducción.

En enero, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (HGTSA) dijo que estaba utilizando “todas sus herramientas posibles para acelerar el despliegue de las tecnologías que pueden eliminar el 94% de los accidentes en los que aparecen asociados a errores humanos”. Tesla describe la investigación de la NHTSA como “una evaluación preliminar para determinar si el sistema funciona de acuerdo a las expectativas.”

La firma señala que los conductores deben mantener sus manos en el volante y estar en alerta, a pesar de conducir en modo automático. El fabricante asegura que, de lo contrario, el vehículo reduce su velocidad progresivamente. No obstante, algunos vídeos publicados a finales del pasado año muestran que no todos los conductores siguen estas indicaciones y normas.

Tesla afirma que está comprobado que cuando la conducción automática es utilizada junto a la supervisión del conductor, se consigue una mayor seguridad en comparación con la conducción puramente manual.

James Niccolai, IDG News Service

Los riesgos asociados al vehículo conectado

La compañía S2 Grupo señala el mal uso que se le puede dar a una aplicación desarrollada para los sistemas operativos de los vehículos, puede poner en riesgo la seguridad del vehículo y de sus ocupantes, afectando a elementos clave de la conducción.

Los vehículos se han convertido en el nuevo objetivo de los ciberdelincuentes. Así lo corrobora el informe llevado a cabo por S2 Grupo sobre “automóviles vulnerables a ciberataques” del que se desprende que la conexión de los vehículos a Internet es de gran utilidad para los usuarios, pero también abre la puerta a nuevas amenazas que hasta ahora solo encontrábamos computadoras y smartphones.

Grupo S2 señala que una simple aplicación vulnerada puede servir de herramienta para manejar por control remoto un vehículo y poner en riesgo la seguridad de sus ocupantes y del resto de conductores. Este hecho, unido a la incorporación de puertos USB y sistemas de comunicación inalámbricos que se conectan con dispositivos externos, hace que los sistemas informáticos de los vehículos se hayan vuelto más vulnerables a ataques externos.

Así, un ciberatacanate con conocimientos técnicos de mecánica, control y calibración de los motores y electrónica general del automóvil, podría interferir en los sistemas clave de los vehículos, como pueden ser el motor, las luces o los mandos de frenada. Si los dispositivos móviles y la computadora de viaje tienen el mismo canal para transferir los datos, los atacantes podrían encontrar vulnerabilidades en los sistemas operativos del sistema principal.

Servilio Alonso, experto en ciberseguridad industrial en S2 Grupo y responsable del informe, destaca que “los ciberataques son ya una realidad en el mundo de la automoción, por lo que las aseguradores tendrán que introducir una nueva prestación en sus pólizas junto a la cobertura habitual”.

Entre las amenazas detectadas, cabe destacar las siguientes modalidades:

Servicios a distancia: vienen a ser los más peligrosos, dado que si un atacante consigue interceptar la comunicación (ataque Man in the Middle), podría suplantar el código que se instala en el auto y provocar serios problemas en su funcionamiento. Otras vías de propagación que pueden ser utilizadas son los puertos USB o la conectividad por Bluetooth.

Portales para la gestión y administración: El robo de contraseñas de usuario, puede permitir que el atacante pueda introducir un virus de tipo troyano para acceder a los servicios que ofrecen estos portales, como ya viene ocurriendo en el sector bancario.

Aplicaciones móviles: se han posicionado como el principal riesgo para las plataformas de vehículos conectados, puesto que pueden ser la puerta de entrada al sistema operativo de los vehículos, y como consecuencia, al sistema de inteligencia del vehículo.

Servicios remotos: aquellos que convierten el smartphone en una llave de mando con la que poder acometer determinadas acciones asociadas a la apertura de puertas, control de luces, hacer sonar el claxon o activar la climatización.

En líneas generales, la compañía de seguridad recomienda escoger adecuadamente las contraseñas o preguntas de seguridad con el fin de desplegar una serie de medidas que refuercen la seguridad en los vehículos.

Ya en la pasada edición de la RSA Conference 2016, multitud de charlas estuvieron orientadas a la seguridad en los vehículos y como los fallos de estos automóviles podrían tener graves consecuencias en un contexto en el que la interacción del ser humano con la máquina se antoja indispensable. Durante la primera mitad de año, varias marcas se vieron afectadas con el robo de los mismos. Los criminales fueron capaces de adquirir el equipamiento tecnológico necesario para vulnerar la seguridad de los sistemas de arranque, con lo que el robo del coche se realizaba en poco tiempo y sin necesidad de forzar ningún componente.

Alfonso Casas

 

Sólo uno de cada seis conductores estaría a favor de los vehículos autónomos

La mayoría de los estadounidenses no quieren que su propio vehículo sea totalmente autónomo en el futuro, según un nuevo informe de la Universidad de Michigan (UM).

Realizaron una encuesta en línea, a la que contestaron 618 individuos, muestra que el 37.2% están “muy preocupados” a la hora de subir en un auto totalmente autoconducido, mientras que el 66% está “muy o moderadamente preocupados”. Sólo el 9.7% de los encuestados dijo no estar preocupado por subir en un automóvil totalmente autónomo. La preferencia más frecuente fue por los autos autónomos (45%), seguidos de los parcialmente auto-conducidos 38.7%, mientras que los vehículos autónomos sólo fueron elegidos por el 15.5% de los encuestados.

Las mujeres se mostraron más preocupadas que los hombres acerca de subir a un auto totalmente autoconducido: el 43% indicó que estaban “muy preocupadas” frente al 31.3% de los hombres. Las diferencias se reducen en cuanto a los automóviles parcialmente autoconducidos, donde sólo el 17.5% de las mujeres estaba preocupadas frente al 16.4% de los hombres.

Datos anteriores

El estudio y el informe forman parte de una serie de ocho enfocados a la opinión pública, factores humanos y problemas de seguridad relacionados con los vehículos autoconducidos. En una encuesta previa, investigadores de Brandon Schoettle y Michael Sivak del Transportation Research Institute de la Universidad de Michigan preguntaron a los encuestados sobre su familiarización con la opinión general sobre autos conectados, así como los beneficios y preocupaciones percibidos por el uso de esta tecnología. El sondeo de la UM encontró que el 30% de los cerca de 1 600 encuestados en Estados Unidos, Australia y Reino Unido están muy preocupados por el sistema y las brechas de seguridad de los vehículos por los hackers, y por la privacidad de los datos de seguimiento de velocidad y localización. Otro 37% están “moderadamente preocupados” por estos problemas y cerca de una cuarta parte están “un poco preocupados”.

En cuanto a los temores respecto a la seguridad y la privacidad, la mayoría de los encuestados se mostraron preocupados por los fallos en el sistema y el rendimiento, especialmente con mal tiempo, y creen que los conductores podrían relajarse mucho por la tecnología o que ésta les distraiga. El año pasado, en un estudio idéntico con 618 encuestados, sólo un pequeño porcentaje de conductores afirmó sentirse completamente cómodo en un auto sin conductor, mientras que un gran número indicó que no tendría ningún problema siempre y cuando tuvieran “algún control”.

La encuesta se desarrolló para examinar las preferencias de los conductores sobre las preferencias en los de los distintos niveles de automatización de los vehículos, incluyendo sus preferencias para interactuar con todo la preocupación general sobre subir en vehículos autoconducidos. Además del temor por la pérdida del control del vehículo, los conductores citaron su preocupación por el mareo en movimiento, que se espera que sea un problema mayor en los autos autónomos que en los vehículos convencionales.

“La razón es que tres de los factores principales que contribuyen al mareo en movimiento (conflicto entre entradas visuales y vestibulares, falta de habilidad para anticipar la dirección del movimiento y falta de control sobre la dirección del movimiento) son más elevados en los vehículos autoconducidos”, explicaron los investigadores en el informe. “Sin embargo, la frecuencia y la severidad de los mareos en movimiento están influenciados por la actividad en la que uno está involucrado en lugar de conducir”.

Los resultados de la encuesta indican que, por ejemplo, entre el 6% al 10% de los adultos americanos que suben en un auto totalmente autoconducido pueden sufrir mareos en movimiento “a menudo, por lo general o siempre”.

Finalmente, el 6% y el 12% de los norteamericanos adultos que suben a un auto autoconducido podrían sufrir una experiencia de mareo en movimiento moderada o severa en algún momento.

Lucas Mearian

 

Los autos conectados, ¿necesitan protección antimalware?

Muchos son los casos de automóviles que han sido hackeados, los vehículos inteligentes han hecho saltar las alarmas del FBI, pero también han provocado la aparición de empresas que provean servicios de protección.

Como todo dispositivo moderno los smartcars tienen computadoras que gestionan los controles del automóvil y que están conectados a la red; gran parte de su atractivo se basa en esa conexión y en todas las funciones que permite, pero separar esas capacidades de los peligros de Internet no es posible.

La situación en este caso es aún más delicada, ya que estos equipos computarizados controlan el volante, las ruedas e incluso los frenos entre muchas otras cosas, por lo que la necesidad de proteger el control de los automóviles ante cibercriminales está creando un nuevo nicho de mercado.

Karamba Security, una start-up estadounidense, es uno de los primeros agentes que ha aparecido en el mercado de protección anti malware de autos inteligentes. Según han mostrado que su tecnología protege las unidades electrónicas accesibles de control (ECU en inglés) que poseen los autos conectados; se puede acceder a estos controles mediante Wi-Fi, Bluetooth o Internet, un punto de entrada para los hackers.

Para poner en perspectiva los peligros de los ECU, un auto moderno puede tener unos 100, cada uno de ellos comunicándose con una red local llamada CAN Bus (Controller Area Network). El protocolo empleado en la red no tiene funciones de seguridad como autentificación o encriptación, ya que está centrado en la agilidad y rapidez del sistema.

Tristemente esto implica que cualquier hacker pueden introducirse en el sistema aprovechando una vulnerabilidad en un ECU, ya que una vez que se accede a uno de estos controles, el resto de ECU también responderá a sus órdenes.

Ya se demostró este riesgo el año pasado, en un experimento realizado por los investigadores Charlie Miller y Chris Valasek que probaron ataques en los sistemas de infotainment de un Jeep Cherokee y en otros modelos de Fiat Chrysler. Este descubrimiento forzó a Chrysler a retirar 1.4 millones de automóviles para poder parchear su seguridad.

El enfoque de la compañía Karamba es proteger los puntos de entrada, los controles conectados exteriores; se trata de una tecnología anti malware que se aplica sobre los ECU que no suele afectar al sistema, previniendo que un código externo a la configuración de fabricación afecte al coche. Para conseguirlo, la tecnología de Karamba elabora una lista blanca de todos los procesos, códigos binarios, scripts u redes que el proveedor del ECU incluyó en los diseños desde el principio. Cualquier cosa que no esté en la lista se bloqueará.

El sistema también puede detectar los famosos droppers,  códigos cortos o instrucciones que se ejecutan después de que un hacker aproveche una vulnerabilidad; cuando el programa anti malware detecta un dropper, se avisa automáticamente al proveedor de sistemas y audita la situación de los ECU y el sistema para poder identificar las vulnerabilidades y parchearlas.

Dado que el sistema Karamba solo permite funcionar al código original del sistema, no hay posibilidad de que se dé un falso positivo, evitando la necesidad de futuras actualizaciones a menos que cambie el firmware del ECU.

Es por ello que se puede implementar esta tecnología desde la fase de desarrollo, aunque también puede reajustarse en controladores ya existentes durante el mantenimiento del auto. El proceso de instalación incluye una revisión del ECU para asegurar que su actuación funciona bajo el protocolo especificado.

Redacción

 

En 2030 más de 400 millones de personas usarán vehículos autónomos para el “car sharing”

Según un informe de la consultora ABI Research, 400 millones de personas utilizarán vehículos robóticos para compartir en 2030. Conforme se desarrolla la industria de los autos inteligentes comienzan a construir las bases de un nuevo tipo de conducción: la autonomía total.

Según el informe de la consultora, 400 millones de personas utilizarán vehículos robóticos para compartir en 2030. Conforme se desarrolla la industria de los smart cars se crea un nuevo tipo de conducción: la autonomía total. Un ejemplo de ello es el auto de Google, que ni siquiera cuenta con un volante, emplea tecnología de cámaras exteriores para analizar los carriles o LIDAR, un tipo de radar basado en láser el cual ilumina los objetos desplegados alrededor del auto.

Según señala Dominique Bonte, vicepresidente de ABI Research, esta nueva industria de vehículos automáticos compartidos son un ejemplo clásico de crowdsourcing, por lo que está atrayendo el apoyo de la generación “Y”, muy identificada con esta mentalidad.

“La economía de compartir auto llega en tres fases: el alquiler de servicio en la calle, el servicio de compartir un viaje, y finalmente el robótico”, describe Bonte en una declaración pública. “La industria automovilística está en el proceso de las fases emergentes uno y dos, con servicios robóticos a punto de convertirse en la última forma de transporte accesible, ofreciendo disponibilidad, confort y un servicio de bajo costo”.

Los autos sin conductor están perturbando la industria del automóvil, impulsando compartir auto como el mejor modo de transporte posible. Zipcar, el servicio y club más importante para comartir vehículo, es el mejor ejemplo de servicio de alquiler de auto en las calles. Los usuarios van a un parquin determinado para desbloquear un automóvil compartido, lo utilizan para ir a su destino, y después lo dejan a disposición del próximo usuario.

Uber es otro ejemplo del servicio de compartir un viaje, aunque las compañías suelen contratar a conductores privados para conducir sus propios cautos y transportar a otros clientes.

El innovador servicio robótico va a marcar el comienzo de una era de cero conducciones humanas, en la que los autos se conducirán ellos mismos para recoger a los clientes. El CEO de Uber, Travis Kalanick, ha señalada las intenciones de comprar Tesla, el fabricante de autos eléctricos, automóviles automáticos que se conduzcan solos. El CEO de esta empresa, Elon Musk, también ha avanzado que empezarán a comercializar este tipo de automóviles para 2020, aunque no ha anunciado en que cantidades.

Los servicios de autos robóticos transformarán la industria automovilística, resultando en el descenso de compra de automóviles y entremezclando las líneas entre el transporte público y privado; también permitirá mayor movilidad social, nuevos paradigmas del “infotainment” y sobre todo una consolidación de la industria automovilística en nuevos términos.

“El llamado car sharing ofrece a futuro un gran éxito, ya que incrementa la eficiencia mediante los ratios de utilización del transporte que reducen costos, lo cual resulta en un transporte más barato”, ha explicado Bonte. “¿Por qué gastar dinero en comprarse un auto y un seguro, además de los costos del mantenimiento asociados, cuando puedes aprovechar la economía del car sharing?.

Redacción