Etiqueta: brexit

¿Qué ocurrió este año en el mundo TIC? Parte 1

Estamos a sólo un par de días de cerrar este año, que nos ha dejado una serie de importantes avances, fusiones, e incluso tropezones dentro del sector TIC. Aquí les hacemos un repaso a lo más destacado de lo que pudimos ser testigos este 2016.

 

Nace Dell Technologies

El proceso comenzaba a finales de 2015 cuando Dell anunciaba la compra de EMC en la que sería la operación TIC más importante de la historia, por lo menos en cuanto a desembolso (unos 67,000 millones de dólares). Pero fue este año cuando se ha completado definitivamente la fusión y Dell Technologies comenzó a trabajar bajo este nombre. En el horizonte, convertirse en la mayor empresa TIC del mundo y acompañar a las empresas, tanto pequeñas como grandes cuentas, en todos los procesos de su viaje hacia la transformación digital. Para ello, el conglomerado empresarial de este nuevo ‘hiper’ actor del mercado lo completan Boomi, Pivotal, RSA, SecureWorks, Virtustream y VMware.

 

Un cuarto de siglo para Linux y mayoría de edad para Google

Linux,  el sistema operativo libre por excelencia cumplió este año su 25 aniversario dando síntomas de muy buena salud. En este período, ha logrado establecer las bases de los actuales centros de datos y ha sido esencial de cara al despliegue de las infraestructuras cloud. Además, Linux forma parte ya de nuestras vidas con su fuerte presencia en el uso de dispositivos móviles que usamos a diario.

Por su parte, Google es conocido como el gigante que salió de un garaje hace 18 años para convertirse en un revolucionario de internet. Su influencia es tal en la sociedad que incluso el New York Times se preguntaba si el ‘Googlismo’ es una nueva religión. En este tiempo ha conseguido llegar a lo más alto del monte Olimpo de las tecnologías. Veremos las sorpresas que nos depara en los próximos tiempos.

Linux-aniversario

El ‘Brexit’ mueve los cimientos del sector TIC en Europa

La decisión de uno de los países más importantes de la Unión Europea ha hecho que la credibilidad de las instituciones se tambalee. Y, uno de los más afectados es el sector TIC, puesto que representa el hogar del 60% de las sedes europeas de las grandes empresas y la mayor ubicación europea de dicho sector. En este segmento se incluyen multinacionales como Samsung, Sony, Toshiba, Intel, LG, Oracle y Xerox. Éstas se podrían ver aisladas ante un mercado de 500 millones de clientes, y podrían optar por abandonas las islas.

Trabajadores, productos y empresas están en jaque. Un estudio, sin embargo, muestra que otros países de la Unión Europea deben hacer del Brexit una oportunidad para impulsar su mercado, la oferta de servicios electrónicos y el desarrollo de las TIC. Quién sabe si puede ser la alternativa a ‘la city’.

 

HPE escinde su negocio de servicios a CSC

Un año después de la separación con HP Inc, la compañía andaba definiendo aún su nicho de mercado. Si en un principio la empresa dirigida por Meg Whitman pretendía influenciar todo el proceso de transformación digital de las empresas, ahora ha puesto el foco en la nube híbrida y en el Internet de las Cosas.

Esta estrategia explica estos movimientos de venta, como la fusión de su segmento de servicios a CSC y la de parte de sus activos no estratégicos de software a Micro Focus. Así, se abre una batalla de modelos muy interesante para el 2017 entre las grandes multinacionales que apuestan por abarcar todo el segmento del mercado, y las empresas que buscan especializarse en áreas concretas.

Hewlett Packard Enterprise installs new signage on the exterior of its Palo Alto, CA headquarters. CREDIT: Hewlett Packard Enterprise

Apréndase estos términos: ransomware y DDoS

Estos dos son los ataques que han revolucionado el panorama de las ciberamenazas este año. Tanto los ‘secuestros’ de los archivos como los ataques de denegación de servicios se han convertido en tendencia y han hecho estragos en empresas y sociedad. El Internet de las Cosas está ahora en el punto de mira del DDoS, y los usuarios han pasado a formar parte del target de actuación de los hackers que utilizan ransomware. Para combatirlos: inversión, tecnología y formación.

 

IDG.es

Siete aspectos a tener en cuenta para los contratos Post-Brexit

Hoy le compartimos algunas recomendaciones para renegociar los contratos IT en estos tiempos de desconocimiento que vienen con el histórico referéndum del pueblo británico.

Las leyes de la Unión Europa adoptan varias formas. Están aquellas que se implementan en el estado británico y cuya aplicación seguirá siendo vigente hasta que sean sustituidas, y están aquellas que tienen aplicación directa con Reino Unido como estado miembro. Pero éstas últimas, ya no se aplicarán cuando el Reino Unido pase a ser un estado completamente independiente. Por lo tanto, ahora sólo falta esperar la actualización de dichas leyes.

Mientras se da el proceso de transición en los próximos dos años, estas leyes europeas con aplicación en las islas británicas tendrán todavía vigencia, por lo que las empresas deberán ceñirse a sus reglas. Además, el país todavía no ha diseñado un plan de regulación desde que se produjo el Brexit, por lo que las organizaciones deberán ceñirse a las reglas europeas que se han llevado a cabo tradicionalmente y no preocuparse por una externalización de los contratos IT. Es decir, esto afecta a toda la auditoría, revisión, y asesoramientos de contratos que se negocian en el país, lo que reducirá al máximo los riesgos que puedan ocurrir hasta que haya un plan real para el Brexit.

A continuación le puntualizamos algunas claves a las que deberé remitirse:

  1. Términos del contrato

Vista la reciente situación política, lo más importante sería estar al tanto de la duración de los contratos, especialmente los contratos de larga duración ya que, en estas circunstancias, los aquellos redactados en vistas al largo plazo podrían sufrir cambios en este tiempo reglamentario de dos años. Los contratos redactados a corto plazo, podrían asegurar más flexibilidad.

  1. Cambios en la ley

Muchos de los contratos incluyen un “cambio de ley” ya que los gobiernos suelen alterar la regulación que afecta directamente a los contratos de productos y servicios. Normalmente, en el caso de la tecnología de la información, no tienen mucho impacto porque estos servicios no suelen cambiar a menudo sin haber antes algún tipo de aviso.

No obstante, el Brexit estas regulaciones pueden cambiar radicalmente y prácticamente sin un aviso previo. Es por ello que habrá que estar atento a cómo irán cambiando la situación jurídica y tenerlo en cuenta a la hora de firmar un contrato.

En primer lugar, debe tener en cuenta que ambas partes deben saber quién será el responsable cuando haya cambios en la ley, es decir, quién tiene la responsabilidad de conocer los cambios para agregarlos inmediatamente a la situación laboral (cambios que afectan al consumidor, al proveedor y a ambos). Por norma general, es el proveedor quien lleva a cabo este seguimiento en los cambios de ley que afectan en la transacción con el cliente.

Sin embargo, los clientes también deberán estar al tanto ya que algunos de los cambios en la regulación obligarán a éstos a pagar por los cambios que les incumben o quizás dividir el costo entre ambos proveedor y cliente.

  1. Vencimiento del contrato

Ambas partes del contrato deberán estar al tanto de unos derechos de vencimiento del contrato de cara a cualquier cambio derivado del Brexit que afecte negativamente o haga innecesario y poco rentable el acuerdo contractual. Las partes podrían ser capaces de decidir si quieren un vencimiento general de acceso rápido de acuerdo con la situación que se contempla, o bien, una opción más específica que se adecue a cada contrato en particular.

En cualquiera de los casos, la posibilidad de una cancelación anticipada será imperativa para proteger ambas partes del acuerdo de forma equitativa. O también podría existir la posibilidad de llevar a cabo un análisis de los impactos que ocurrirían a raíz de un cambio de normativa y reevaluar la oferta a través de los mecanismos de gobierno.

  1. Localización de los servicios

Es importante evaluar si es importante un cambio de localización de los servicios durante el plazo que dure el contrato para construir las cláusulas adecuadas. No es raro que los proveedores busquen derechos para poder externalizar sus servicios a un lugar de la costa británica por ejemplo, o algún lugar en alta mar con el fin de ahorrar en costos de transporte y eficiencia. Esta construcción de las cláusulas puede venir especialmente útil si, en el Brexit, la normativa afecta negativamente al modelo de los costes del proveedor.

De tal forma, también es algo que el cliente debe tener en consideración puesto que es probable que tenga que desplazar sus operaciones a algún lugar externo a reino unido durante el plazo del contrato. En tal caso, se deberían crear cláusulas de derecho de vencimiento específicas, basándose en el derecho a resolver por conveniencia, o un derecho específico para desplazar los servicios.

  1. La privacidad de los datos

En la normativa europea, la ley de protección de datos ha cobrado una importancia colosal para las empresas. Pero le repetimos que, una vez Reino Unido sea completamente independiente, se deberán realizar nuevas leyes de protección de datos solo para el país. En estas circunstancias, dependiendo de lo que haga Gran Bretaña, los datos de las empresas podrán viajar fuera del país sólo si la regulación británica cree que esos datos están a un nivel adecuado de protección. Esto obligará a las empresas a buscar otras alternativas para el envío de datos hasta que el país consiga un estado de protección apto.

Es por ello que se aconseja crear cláusulas del contrato que sean prudentes a la hora de proporcionar alternativas a la transferencia de datos desde Gran Bretaña a la Unión Europea.

  1. Resolución de la disputa

Es el reglamento de la unión europea el que define como se aplica la jurisdicción y ejecución de los contratos en la UE. Pero todavía no sabemos cómo esta misma actividad se llevará a cabo una vez realizado el Brexit. Por lo tanto, aunque la regulación inglesa en este tipo de situaciones siga siendo una buena opción, hay que dejar espacio siempre a las alternativas que den lugar a la resolución de disputas y negociación de las mismas.

Las reglas de la unión europea sobre competencia y ejecución no dan pie a la alternativa pero no parece que el Brexit tenga un impacto negativo sobre estas opciones. Así que, hasta que el Brexit tenga un plan definitivo, este derecho a la opción en el contrato podría suponer seguridad para ambas partes.

  1. Referencias a la UE y al AEA

Por último pero no por ello menos importante son las referencias a la Unión Europea y al Área Económica Europea en el contrato que deberían mostrar claramente las restricciones de territorio o referenciar a la ley aplicable. Se debería mencionar a Reino Unido en estas cláusulas para que el país esté cubierto, sea cual sea la opción definitiva adoptada posterior al Brexit.

Jaime Buitrago

 

El gasto tecnológico mundial se mantendrá en 2016: Gartner

La consultora señala que el gasto mundial en tecnología se mantendrá este año, en el entorno de los 3.41 billones de dólares. Sin embargo, el nuevo dato es mejor que la anterior perspectiva, que estimaba un descenso interanual del 0.5%.

Este año se esperaba un mayor ritmo de cambio y el de menor incremento del gasto en TI. Para John-David Lovelock, vicepresidente de investigación de Gartner, “2016 es el año en el que las empresas se convierten en digitales y abordan procesos como Internet de las Cosas, e incluso negocios algorítmicos. Para financiar estas nuevas iniciativas, muchas empresas están recurriendo a centrarse en las nuevas alternativas digitales (por ejemplo, SaaS en lugar de software bajo licencia, voz sobre LTE [VoLTE], asistentes digitales en lugar de personas) para ahorrar dinero, simplificar la operativa y extraer valor en menos tiempo. La amplitud de alternativas a las tecnologías tradicionales transformará lo que se compra y la forma de adquirirlo, así como el gasto”.

La nueva proyección de Gartner es que el gasto en sistemas de centros de datos alcance este año los 174.000 millones de dólares, lo que representa un aumento del 2% interanual; el de software empresarial se situará en 332.000 millones de dólares, un 5.8% más, mientras que el de dispositivos se situará en 627.000 millones.

El gasto que se destinará a los servicios, se incrementará hasta 898.000 millones de dólares, lo que supone un incremento del 3.7%. Y, por último, los servicios de comunicaciones alcanzarán, 138 billones de dólares, cifra que muestra un descenso de un 1.4% sobre 2015.

Datos que no tienen en cuenta el efecto ‘Brexit’

El nuevo pronóstico indica que el crecimiento del gasto tecnológico se mantendrá plano, y tiene que ver con las fluctuaciones de las monedas. Además, no ha tenido en cuenta el impacto del Brexit por realizarse con anterioridad al referéndum. “Con la salida del Reino Unido, es probable que haya una erosión de la confianza empresarial y de los precios que tendrá un impacto en el mercado británico y en toda Europa Occidental”, reconoce Lovelock.

En todo caso, el cambio iniciado en Reino Unido aún está por definir, sostiene el analista, aunque sí puede adelantarse que el país resultará mucho menos tentador para los trabajadores europeos, también los de TI, lo que perjudicará a los respectivos departamentos tecnológicos de ese país.

Redacción

 

¿Por qué el Brexit preocupa a las empresas de Estados Unidos?

Reino Unido está iniciando su proceso de salida de la Unión Europea, las leyes de protección de datos podrían deslavazarse por toda Europa y tener consecuencias a largo plazo para las empresas internacionales, que pueden tener que replantearse sus políticas de gestión de datos.

A nivel comunitario, hay una directiva general que rige estos temas en todos los Estados miembros, como recuerda Geeman Yip, presidente de la consultora Cloud, BitTitan. “Ahora que Reino Unido no es parte de la UE, las directivas básicas van a cambiar”, sostiene.

Dicho de otra manera: cuando Reino Unido se separe de la Unión Europe, estas leyes podrían cambiar y las empresas que operan en Europa pueden tener que gestionar un conjunto de leyes de protección de datos específicas en Reino Unido, y otra para los países miembros de la UE.

La cuestión tendrá un impacto tanto en la nube como en los proveedores de servicios gestionados, que puedan necesitar ofrecer opciones adicionales para que los clientes reciban los datos en toda Europa.

Aún es demasiado pronto para asegurar exactamente cuál será el impacto, pero los expertos alientan a las empresas que operan en toda Europa a que estudien la situación.

Otra cuestión tiene que ver con el Acuerdo de Puerto Seguro (Safe Harbor) que mantenían Estados Unidos y la Unión Europea y que ha sido invalidado hace unos meses. Ante ello, el bloque europeo ha creado el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que se espera que sea la norma común en toda la UE para las leyes de privacidad de datos. Ahora que Reino Unido está saliendo de la UE, no está claro si el país adoptará las normas GDPR, o tendrá la suya propia.

Muchos grandes proveedores norteamericanos de tecnología cloud tienen centros de datos en el Reino Unido, que actúan como centros europeos, subraya Dana Simberkoff, miembro de la consultora especialista en SaaS, AvePoint. En su opinión, puede que los planes de este tipo de empresas en el Reino Unido se ralenticen, hasta que esté más clara la postura del país.

Según Gartner, el Brexit causará una cierta agitación en el mercado de TI, ya que habrá que ordenar los aspectos de privacidad. “Puede que muchos nuevos proyectos estratégicos a largo plazo se paren y no se reinicien hasta 2017”, augura la consultora.

El mismo problema tendrán que afrontarlo las empresas de la UE, en función del resultado de las negociaciones de salida con Reino Unido.

CIO