Etiqueta: Broadcom

China no aprueba la adquisición de NXP por Qualcomm

La que podría haber sido la operación más importante de la historia se ha truncado al no haber obtenido el visto bueno de los reguladores chinos. Qualcomm anuncia que abandona su intención de comprar NXP Semiconductors por 37,000 millones de dólares.

A pesar de haber obtenido luz verde por parte de la Unión Europea, la multinacional no ha conseguido saltar la barrera del país asiático que ve en la transacción peligro de monopolio. Además, explica, Qualcomm no ha sido capaz de mostrar argumentos sólidos para desbloquear la fusión.

Los reguladores chinos frenaron la que podría haber sido la mayor adquisición de la historia de la industria de los semiconductores.

De acuerdo con lo pactado, Qualcomm indemnizará a NXP con 2,000 millones de dólares con el objetivo de finalizar el proceso. Aunque decepcionado, Steve Mollenkopf, CEO de la compañía, ha declarado que la estrategia de impulsar a la organización hacia las tecnologías de mayor crecimiento no cambia. “Continuaremos con nuestra apuesta por este sector con unas previsiones de ingresos de aproximadamente 5,000 millones de dólares para el año fiscal de 2018, lo que supone un 70% más que en el 2016. Creemos que nuestro liderazgo tecnológico aportará un valor diferencial para nuestros accionistas”.

Desde la empresa continuarán enfocados en sus distintos ejes de negocio como el Internet de las cosas, la industria automotriz, la computación avanzada o el 5G. Cabe señalar que a principios de este año, Broadcom también hizo patente su intención de adquirir Qualcomm por una cifra récord, pero tanto Mollenkopf como la administración Trump paralizaron el acuerdo.

Redacción / IDG.es

 

Extreme compra por 55 millones de dólares el negocio de redes de Brocade

Extreme Networks poco a poco va expandiendo su potencial en tecnología de centros de datos, ahora con la compra del negocio de redes de centros de datos de Brocade por 55 millones de dólares a Broadcom.

Broadcom compró Brocade el año pasado por unos 5,500 millones de dólares, pero desde entonces ha vendido el negocio de Wireless WiFi por 800 millones de dólares a Arris International y ahora el negocio de redes de centros de datos a Extreme.

Extreme espera que el acuerdo aumente sus ingresos a más de mil millones de dólares para 2018, que comienza el 1 de julio. Específicamente, espera que el acuerdo de Brocade, pendiente de aprobación, genere más de 230 millones de dólares en ingresos. Extreme recientemente hizo pública su intención de comprar el negocio de redes de Avaya, que espera incrementar sus ingresos en 200 millones de dólares si obtiene la licitación.

Desde el anuncio, Extreme ha aclarado qué el software vendrá de Brocade, incluyendo Flow Optimizer, Workflow Composer y suites de automatización de la adquisición de StackStorm de Brocade (2016), Automatización Suites, Envision de red y analítica, Packet Brokers y NVA Virtual TAP (vTAP). Aparentemente no incluye los paquetes Virtual Application Delivery Controller, Virtual Router y SDN Controller.

La compra le daría a Extreme una potente oferta de centros de datos de gama alta, de acuerdo con Norman Rice, un vicepresidente ejecutivo de Extreme, “nuestro portfolio ahora apunta al centro de datos de una manera que no podíamos antes. Vamos a mantener el equipo de ventas de Brocade y el apoyo para seguir creciendo en este negocio “, dijo Rice. Extreme no reveló cuántos empleados de Brocade se sumarían con la compra.

Este anuncio es el último de una serie de adquisiciones que la compañía ha realizado durante los últimos seis meses para hacer crecer la familia de centros de datos, entre otras cosas.

Michael Cooney

Los chips móviles no podrán aumentar su velocidad “al infinito”: Broadcom

BroadcomLa industria productora de microprocesadores afronta grandes retos para los próximos años, según el presidente y cofundador de Broadcom, Henry Samueli, compañía estadounidense nacida en 1991 y que hoy cuenta con ingresos anuales de más de 8,000 millones de dólares.

Este gigante de los componentes fundamentales para redes y dispositivos móviles vivirá  profundos cambios, como la futura tecnología 5G.

“Broadcom tiene gente en los organismos de normalización de la futura 5G y, ahora que han adquirido Renesas Mobile, aprovechará este nuevo equipo para centrarse aún más en los futuros estándares, en diferentes ‘sabores’ de LTE-Advanced y en el denominado espacio 5G, donde están estas pequeñas células ultradensas”, aseveró Samueli.

En cuanto a la duración de la batería en los smartphones, el directivo dijo que al reducir su tamaño, de 28 nanómetros (nm) a 16nm y 10nm, la disipación de potencia de los chips no se reduce y, por desgracia, la carrera por construir núcleos más rápidos continua, pasando de 2 a 2.5 GHz, y más tarde a 3 GHz.

Agregó que las reducciones en el consumo de batería no son cuánticos, sino progresivos, por lo que no será sencillo que el usuario pueda dejar la obligación de recargar su dispositivo todas las noches.

Esta batalla por la velocidad es, en opinión de Samueli, una decisión de la industria, ya que el usuario siempre demandará lograr el máximo posible, pero llegará un momento en que los fabricantes decidan ahorrarse unos cuantos megahercios de velocidad de reloj, a cambio de una duración más larga de la batería.

De hecho, “Apple ya está en esa ecuación, y ha decidido diseñar justo el procesador de apps que necesita para que el iOS funcione”, aseguró el directivo.

Una barrera física

No obstante, reconoció que se mantendrá cierta tendencia a mejorar la velocidad de procesamiento aunque, con  el tiempo, esto se estabilizará y se optará por mayor duración de la batería.

En cuanto a la progresiva miniaturización de los procesadores, el Samueli vislumbra que desde los 28nm actuales, puede llegarse a 16nm o 14nm, e incluso a los 10nm, pero más allá de eso resulta muy aventurado entrar. “Por ejemplo, dijo, en transistores de 5nm, los átomos de silicio estarían separados por medio nanómetro y habría en cada celda 10 átomos de silicio”.

Para el directivo, esa barrera física no podrá cruzarse, ni siquiera en el medio plazo. “Se trata de un límite físico fundamental, por lo que no resulta sencillo imaginar algo más pequeño”, concluyó.