Etiqueta: CDO

Cómo saber si su empresa necesita un responsable digital

La Trasformación Digital en la actualidad le ha dado un giro a los negocios, en muchos casos exige contar con un profesional que se convierta en agente del cambio, o sea, en director digital. Hay una serie de criterios que podemos utilizar para determinar si una organización necesita a este ejecutivo en sus órganos directivos.

Los clientes esperan tener experiencias perfectas con los productos y servicios online que utilizan y abandonarán a todas las empresas que no sean capaces de cumplir con esas expectativas digitales.

Cabe recordar que este ejecutivo es el responsable de identificar aquellas áreas corporativas donde la transformación digital puede mejorar especialmente la experiencia del cliente y es el influenciador que impulsa que los cambios sucedan, explica Mark Orttung, CEO de Nexient, compañía de servicios tecnológicos especializada en desarrollo de software agile.

Es por ello que el rol de CDO existe desde hace tiempo, pero la posición continúa evolucionando, a medida que se llena de gente la alta dirección. Un reciente estudio de PwC al respecto sostiene que esta posición está cubierta en las organizaciones orientadas al consumidor como, por ejemplo, medios de comunicación, entretenimiento, alimentos y bebidas, y productos de consumo. El estudio también sugiere que las empresas más grandes están por delante.

Sin embargo, algunos expertos señalan que el papel del CDO será fugaz. “La mayoría de las organizaciones no necesitan un CDO de forma permanente, y algunas nunca necesitarán un CDO”, sostiene Mike Cohn, director general de Mountain Goat Software.

Entonces, ¿qué tipo de empresa necesita un CDO? “Cualquier gran organización que no tenga ya un enfoque digital en su ADN”, responden los expertos. Y la razón es que el CDO debe ayudar a la empresa a iniciar su camino digital que, por definición, un CDO es un agente del cambio. Es muy importante que esta persona sea capaz de escuchar y entender diversas opiniones e ideas.

El CDO esencialmente tiene que dominar tres áreas: análisis de datos, tecnología y comercio electrónico. “Un candidato ideal debe mezclar estos puntos para liderar con éxito la transformación digital”, concluye.

Este directivo debe entender los mercados que atiende y ser un apasionado de ellos. Tienen que formular la estrategia, comunicarla a los grupos de interés y ser capaz de implementar planes y convertirlos en realidad, vienen a resumir los expertos. Esta misión crítica debe contar con el respaldo total del CEO.

Redacción

 

Cómo convertirse en un científico de datos en 8 pasos

Comstor unidad de negocio de Westcon Group da a conocer los 8 pasos esenciales para convertirse en un buen Científico de Datos, uno de los empleos con mayor demanda dentro de las empresas en los últimos años.

Dado que las empresas se han dado cuenta que gracias al análisis de datos se puede incrementar el valor de su negocio, y que la información generada no puede ser efectivamente tratada con las herramientas tradicionales, han decidido contratar a especialistas en el manejo de la información, mismo que va de la mano con la creciente tendencia Big Data.

El científico de datos es una persona formada en las matemáticas y las estadísticas, dominando la programación y los diferentes lenguajes de la analítica y del cómputo; el cual, debe contar con la capacidad y los conocimientos para dar a conocer sus descubrimientos conforme los está obteniendo, no sólo al departamento de TI, sino también, al departamento de negocios.

En los próximos años, Latinoamérica tendrá más de un millón de expertos en la ciencia de datos, donde Brasil tendrá la mayor barrera a la gestión de Big Data en la propia cultura colaborativa.

 

A continuación, Comstor enumera los 8 pasos para convertirse en un buen científico de datos:

  1. Ampliar los conocimientos de la industria de matemáticas, estadística y aprendizaje de máquinas.
  2. Estudiar programación
  3. Conocer las bases de datos
  4. Aprender a filtrar, visualizar y elaborar reportes de datos
  5. Saber qué es Big Data
  6. Crear redes profesionales y adquirir experiencia práctica
  7. Haber sido pasante o trabajar en el área. Realizar un bootcamp (entrenamiento básico) de datos
  8. Participar en las actividades de la comunidad de datos

Las empresas pueden beneficiarse de los Científicos de Datos para crecer el valor de su negocio, al aprovechar el Big Data se podrá prevenir el futuro y reaccionar de manera oportuna ante alguna eventualidad que afecte a la empresa.

 

N. de P. Comstor

CDO, nuevo rol ejecutivo en las empresas

cdo_analisis Habilitar la generación de una visión estratégica de los datos, activar un cambio real del negocio y transformar la cultura de la empresa, son los retos del nuevo cargo que será clave en la Nueva Era de los Negocios Inteligentes

 

IBM predice que, para tener claridad sobre la visión y rumbo que deben tomar las organizaciones de la Nueva Era en torno a las grandes cantidades de información que reciben (Big Data), la necesidad de contar con un ejecutivo corporativo de datos (Chief Data Officer o CDO) es un imperativo estratégico. Con base en el estudio “Su chief data officer: Re-imaginando el negocio de los datos” que realizó el IBM Institute for Business Value sobre esta perspectiva, la compañía detectó cuáles son los retos que enfrentarán estos nuevos ejecutivos para ayudar a sus empresas a tomar mejores decisiones de negocio.

 

De acuerdo con la investigación, el mercado demanda claramente la necesidad de que las compañías cuenten con un líder de negocios que entienda su mejor activo: la información. Comprenderla implica tener las facultades para aprovechar los datos que se generan y reciben, lo cual requiere atender varios frentes que son complejos, considerando la cantidad de datos masivos estructurados y no estructurados (en papel, imágenes, formatos digitales, etcétera), que una empresa puede tener hoy en día –sean datos internos o datos de sus clientes–.

 

Y es que, frente al fenómeno del Big Data, se esperaba que con mayor cantidad de datos las empresas contaran con más información que les permitiera tomar mejores decisiones. Pero la realidad es otra. Hoy día, sólo algunas empresas en el mundo cuentan con un Chief Data Officer que asume esta responsabilidad y, aunque varias cuentan con analistas de datos que reportan al Director Corporativo de Seguridad Informática o de Tecnologías de la Información, un CDO no sólo debe saber de análisis de datos.

 

“Hace años IBM impulsó el rol de CIO (Director de Información). Hoy, el gran desafío de las empresas es cómo generar mayor competitividad a través de buena información. Buena información que implica, entre otras cosas, tener datos correctos de los clientes, protegerlos, mantenerlos actualizados, enriquecer los datos que ya se tienen y, además, tener la facultad de monetizar esos datos”, afirmó Hugo Sosa, Gerente de Big Data en IBM México. “Nuestro estudió arrojó que el valor que aporta un CDO a las organizaciones es que habilita la generación de una visión estratégica de los datos, activa un cambio real del negocio y transforma la cultura de la empresa”.

 

¿Por qué y para qué? Porque los datos son el recurso natural más importante del próximo siglo y bien aprovechados, pueden ser la mayor ventaja competitiva que una empresa pueda tener para transformarse y crear un nuevo sistema de pertenencia, conexión y colaboración con sus clientes y porque es esta un área clave para la transformación y definición de los negocios hoy en día.

 

“Empresas como Banorte en México, han llegado a redefinir su negocio a partir de la comprensión y el buen uso de su recurso más preciado: los datos. El banco implementó un nuevo modelo de negocios centrado en el cliente con soluciones de analítica de datos que les permite generar una solución personalizada de acuerdo a las necesidades de cada cliente. En Brasil, el grupo editorial brasileño O´Globo, generó un diferenciador de mercado frente a la competencia durante la Copa del Mundo 2014 al habilitar la interacción y mostrar en tiempo real, a través de una app, el análisis de sentimiento social con respecto a cada jugador y cada partido durante el Mundial de fútbol”, agregó Sosa.

 

Ideas expresadas en 140 caracteres pueden llegar a ser un termómetro social confiable y poderoso para líderes de municipios o gobiernos, cuando se trata de entender las necesidades de los ciudadanos.

 

Las posibilidades que surgen a partir de la comprensión de los beneficios de la data son innumerables. Este contexto genera un nuevo panorama de negocios que puede permitir a una empresa operar de manera diferente y ser más eficientes y certeros en sus decisiones. Pero los cambios no sólo acontecen en la generación de nuevas responsabilidades -como la del CDO- sino que pueden generar una nueva manera de ver e interactuar con el mundo: permitirá a los clientes y consumidores ser comprendidos realmente y a los ciudadanos, generar una nueva relación con sus gobiernos. Por esta y otras razones, nunca ha sido tan importante – y necesario- el rol del CDO en las organizaciones.

 

– Comunicado de Prensa

Cómo sobrevivir al CDO. ¿Esta nueva figura representa una amenaza para usted?

Chief_digital_officer-CDOMuchas empresas se encuentran en plena carrera para adecuar sus negocios al mundo digital. Está de moda hablar de social media, redes sociales, estrategia digital, marketing online, pero ¿quién organiza y supervisa toda esta actividad en la empresa?: el Chief Digital Officer (CDO). ¿Esta nueva figura representa una amenaza para los CIO? ¿Verán recortadas sus funciones?

Las empresas emplean cada vez más los medios digitales (Internet, movilidad, analytics, social media…) para fidelizar y atraer a más clientes. Este hecho ha provocado un cambio en los perfiles “tradicionales” de gestión y el surgimiento de otros nuevos, entre los que destaca el Chief Digital Officer (CDO), un alto ejecutivo que se perfila como una figura clave en el nuevo entorno digital. La consultora Gartner afirma que el 25 % de las organizaciones tendrá un CDO en 2015.

La función del CDO será analizar, evaluar e implementar todo lo relativo a lo digital en la organización. No se trata de ser un director de marketing ni tampoco un CIO, ya que su responsabilidad no es dirigir la estrategia comercial o mejorar el rendimiento a través de la tecnología, sino liderar el proceso de digitalización de la empresa.

¿Cómo afectará esta situación a los CIO? Los directores de Sistemas pueden ver la llegada del CDO como una amenaza o bien pensar que esta situación no va con ellos y que podrán sobrevivir como ya lo han hecho otras veces. En cualquier caso, se trata de un error ponerse a la defensiva u obstaculizar la evolución digital. La historia pasada demuestra que el rol del CDO puede ser transitorio y que, cuando la “explosión” digital se haya calmado, es posible que los directores de Sistemas recuperen de nuevo su posición. A finales de los 90, surgieron los responsables de e-Business para liderar todos los cambios que traía los nuevos modelos de negocio basados en la red. En aquel momento, muchos CIO temieron por sus puestos; sin embargo, cuando Internet y el e-commerce se convirtieron en “business as usual”, estas figuran desaparecieron y sus funciones se distribuyeron entre los directores de Sistemas y las áreas de Negocio.

El ascenso de las tecnologías digitales está propiciando que esta situación se vuelva a repetir. La historia nos enseña que estos roles transitorios sólo aparecen cuando los CEO pretenden hacer grandes cambios disruptivos en cortos espacios de tiempo.  ¿Sucederá esto con los CDO? Es pronto para saberlo. Lo que parece estar claro es que el Director Digital, a corto y medio plazo, reducirá la influencia de los CIO, CMO y otros ejecutivos de negocios, ya que implantarán nuevas estrategias y modelos en la empresa que provocarán un cambio de estructuras y responsabilidades. A largo plazo (más de 5 años), y  una vez hecho su trabajo, es posible que sus funciones se diluyan entre los roles “más tradicionales” como el CIO o el CMO. En este sentido, los líderes digitales serán transitorios como lo fueron los responsables de e-Business antes de ellos.

Sin embargo, durante esta coexistencia, los CIO no podrán limitarse a ser meros “controladores de costo” o “proveedores de tecnología” sino que, para sobrevivir, deberán evolucionar hasta convertirse en auténticos partners de negocio. ¿Están los directores de TI preparados para ello? Una reciente encuesta realizada por Gartner revela que al 51 % les preocupa esta situación y la rapidez con la que acontecen los cambios, mientras que el 42 % reconoce no disponer, entre el personal a su cargo, del talento necesario para hacer frente al futuro digital.

Ante esta situación, la supervivencia de los CIO dependerá de su capacidad para salir de su zona tradicional de “confort tecnológico” y prepararse para asumir nuevas responsabilidades y funciones con una mayor orientación al front-office. Esto implicará:

 

* Adquirir nuevas capacidades y conocimientos relacionados con el mundo digital (cloud computing, Big Data, movilidad, social media, seguridad, etc.) a la vez que lideran equipos multidisciplinares en diferentes localizaciones y responden a las demandas crecientes de unos empleados y usuarios cada vez más digitales.

 

* Ser innovadores y trabajar junto a negocio, actuando como brokers entre las pretensiones de los usuarios y lo que es viable técnica y económicamente.

 

* Orientarse más a la Información y menos a la Tecnología, de forma que puedan adelantarse a las necesidades de negocio y asegurar que la tecnología sea un “impulsor” para el cumplimiento de los objetivos estratégicos.

 

* Delegar las funciones más técnicas al CTO (Chief Technology Officer). La preocupación del CIO debe estar en la información y su impacto en el negocio. Las responsabilidades del CTO se orientan a la tecnología y a su aprovechamiento efectivo y eficiente en su apoyo al negocio.

 

* Aprovechar las nuevas herramientas y tecnologías digitales para mejorar los modelos de negocio. De esta manera, potenciarán la capacidad de la organización para generar ventajas competitivas.

 

En definitiva, lo que parece confirmarse es la necesidad de la función del Chief Digital Officer como figura clave para que las empresas puedan adaptar su estrategia al nuevo entorno digital. Si su estancia va a ser transitoria o no dependerá de cómo evolucione la tecnología y el mercado. Independiente de esta circunstancia, el CIO seguirá existiendo con sus funciones tradicionales. Sin embargo aquellos directores de sistemas dispuestos a evolucionar tendrán más posibilidades de salir airosos de este desafío y sobrevivir a la inminente llegada del CDO.

 

– Lucio Martínez de Salazar Sepúlveda, experto en Gobierno TI, Bip, Business Integration Partner.