Etiqueta: competencias

Las competencias técnicas más valoradas y demandadas por las empresas

A continuación le compartimos las 10 competencias y habilidades tecnológicas que están teniendo mayor demanda por parte de las empresas, según apunta un informe de Dice. Cabe destacar que las competencias que encabezan en la lista es la especialización en tecnologías relacionadas con Big Data y nube.

La firma hace seguimiento de las ofertas de trabajo de todo un año, para determinar qué cualidades se demandan.

  1. Spark

Tras el éxito de su framework de código abierto de Hadoop, Apache desarrolló este motor de procesamiento en open source, destinado a ayudar a las empresas a procesar grandes conjuntos de datos. Cada vez hay más compañías que lo utilizan a la hora de construir sus infraestructuras tecnológicas, así que los profesionales TI con conocimientos en código y programación en Spark figuran entre las prioridades de contratación.

  1. Azure

Microsoft Azure, es de las plataformas en nube más reconocidas, está diseñada para mejorar la productividad de los profesionales de TI. Tener capacitación en Azure puede hacer más eficiente y simplificar el desarrollo y las analíticas de las apps móviles. En general, los profesionales con experiencia en Microsoft Azure y en Amazon Web Services (AWS) son particularmente deseados.

  1. Salesforce

Salesforce no es nueva en el mundo de la tecnología, pero sí que debuta en la lista de las habilidades más requeridas en el mercado. La compañía continúa siendo un jugador dominante en servicios innovadores de atención al cliente para equipos de ventas. El interés por profesionalidades especializadas en Salesforce es amplio, y se destaca por su elevada demanda por parte universidades, empresas de consultoría de gestión y compañías de seguros.

  1. Big Data

Big Data es una tendencia global que supone un reto para las empresas a la hora de extraer valor de un gran conjunto de datos. Las compañías quieren aprovechar sus beneficios y tener una mayor visibilidad de sus clientes y de los patrones de comportamiento de los usuarios. El valor de los profesionales con experiencia y conocimientos en esta área también está en alza.

  1. JIRA

JIRA es un sistema de gestión de proyectos y seguimiento de incidencias, desarrollado por Atlassian, y de uso común en el desarrollo de software. Su popularidad ha crecido en el mundo de la tecnología y cada vez más empresas demandan experiencia en ella. Empieza a ser un prerrequisito obligatorio en los procesos de selección.

  1. Ingeniero eléctrico

Aunque es el único puesto de ingeniería de esta lista, no es extraño que los ingenieros eléctricos estén en gran momento. Su papel en el diseño, programación, aplicación, fabricación y operación de sistemas electrónicos o informáticos, comienza a ser vital con la emergencia de Internet de las Cosas.

  1. La nube

Éste es otro punto fundamental para cualquier profesional de TI en este momento en el que muchas organizaciones han dado el paso de migrar muchos de sus recursos a la nube. Por eso, muchas compañías están dispuestas a abrir sus carteras y pagar por profesionales expertos en la nube.

  1. Hive

El sistema de data warehouse analiza grandes conjuntos de datos Hadoop. La demanda en Hive está creciendo a la vez que lo hacen otras habilidades en Big Data, como Spark. Aunque todavía es muy nueva, esta herramienta  está consiguiendo el reconocimiento de empresas, como Apple y Amazon, que buscan profesionales con conocimientos prácticos en él.

  1. Cassandra

Cassandra es otra habilidad de Big Data/Apache que también se utiliza para ayudar a almacenar, procesar y acceder a grandes conjuntos de datos. Esencial para el éxito de una empresa, los profesionales con experiencia en Cassandra son bien compensados.

  1. Redes

En la actualidad, el mercado y la mayoría de las empresas dependen de los productos y servicios de redes para impulsar su éxito. El informe cita a proveedores como Juniper Networks, y dice que aumentan la demanda para candidatos que sean capaces de administrar redes y su seguridad.

Redacción

 

El conocimiento ilusorio

El mes pasado una importante publicación en temas de software dio a conocer los resultados de su estudio anual de sueldos y salarios versión 2015. El estudio presenta cifras  y datos que pueden ser de utilidad para la toma de decisiones en el caso de aplicar para alguna promoción laboral, seleccionar una área de especialización o incluso elegir algún programas de actualización.

Me resultó relevante que según el estudio, de las 25 certificaciones analizadas un profesionista con especialización en Arquitectura Empresarial percibe aproximadamente un 33.3% más que uno con PMP e incluso percibe el doble de ingresos que uno con acreditaciones en seguridad.

No cuestiono cuál de las certificaciones debiera tener mayor peso y por consiguiente mayor remuneración en el mercado laboral en México, ya que como cualquier otro estudio estadístico, debemos sopesar las variables y el muestreo. Ni siquiera pretendo cuestionar si una certificación es necesaria o no, pues considero que particularmente para los profesionales de TI, esta es una de las mejores vías de actualización, incluso –con base en la duración- por encima de una maestría o diplomado.

Lo que me ocupa en esta ocasión es plantear qué tanto una certificación garantiza que el portador posea los conocimientos, habilidades y competencias relacionadas, pues en la realidad organizacional que me rodea directa e indirectamente, observo poco los beneficios de las certificaciones que ostentan algunos colegas al momento de aplicar esos conceptos, metodologías y marcos de referencia en problemáticas específicas que se les pide resolver.

Estoy hablando de los temas relacionados con las TIC, pero es igualmente aplicable para cualquier otro profesional dentro de cualquier función de la empresa e incluso para la empresa misma.He sido testigo de procesos de certificación en algunas empresas y observado con tristeza que perciben el proceso como un fin en sí mismo, más que como un medio para tener una mejora continua en la entrega de sus productos y servicios, siendo el principal beneficiado el cliente final.

Lo mismo me parece que sucede con las certificaciones tecnológicas en algunos casos. Colegas, colaboradores, jefes que ostentan 3 o más credenciales y que únicamente buscan el papel que los acredite sin importar si los conocimientos y habilidades son adecuadamente absorbidos, porque se asume que una certificación es un cheque en blanco.

No demerito las certificaciones ni a las instituciones que certifican las competencias correspondientes. Sin duda, obtener una certificación implica inversión de tiempo y dinero. El punto es qué tanto –en el momento de la verdad- se aplican los conocimientos y se ponen en práctica las competencias que avala cualquier certificado, en pro de resolver alguna problemática en particular y por consiguiente qué tanto se justifica una menor o mayor remuneración con base en ello, y cuanto estamos pagando en ocasiones por conocimiento ilusorio.

 

Arturo Tellez Mejia

Arturo Téllez Mejía es Maestro en TI y Administración, 

Consultor y Catedrático de Posgrado sobre

Negocios, Tecnología, Organizaciones y Entorno.

www.arturotellezmejia.com

@artellezm

Cinco pasos para obtener valor de negocio con IoT

internet de las cosasEl valor de despejar el acceso de los usuarios de negocio al Big Data, mediante autoservicio, es cuestionable si no pueden analizar sus hallazgos ni actuar en consecuencia mientras sigan siendo recientes y pertinentes. Desde el punto de vista del diseño, no resulta práctico adaptar las rígidas e inapropiadas arquitecturas tradicionales a los usos innovadores. Y resulta del todo ineficiente adoptar nuevas soluciones si su gestión exige un grado ilusorio de experiencia o si les falta desarrollo para funcionar como soluciones empresariales.
No obstante, existe una manera de mejorar la capacidad de respuesta y extraer valor sin sacrificar la agilidad a la hora de diseñar aplicaciones con datos del “Internet de las Cosas” (IoT) introducidos.

En los cinco pasos siguientes, se ofrece un panorama de lo que implica transformar los datos generados por las máquinas y dispositivos conectados de simples registros en información conectada, limpia, útil y segura sobre clientes y operaciones. También sirven para que cambie su rol como simple desarrollador o arquitecto por un papel de contribución activa a la inteligencia operativa en tiempo real que permite impulsar la estrategia de negocio.

Paso 1: Conectar
Al configurar, implantar y supervisar conexiones a varias fuentes de datos de manera inmediata, se elimina la complejidad inherente al mapping -mapeo- manual de fuentes y destinos. Para sustentar este proceso, busque una herramienta visual de incorporación del Big Data, que permita elegir las fuentes de datos, identificar los sistemas de destino y definir los resultados deseados con una función gráfica de mapping. Así, puede definir con facilidad la velocidad de procesamiento y priorizar los casos de uso que necesitan información en tiempo real sobre los datos, en detrimento de los que exigen un procesamiento de batch -lotes- o casi en tiempo real.

Paso 2: Recopilar
No puede esperar funcionalidades de transmisión de datos en tiempo real de una herramienta poco fiable o sin posibilidad de escala. Si no tiene más expectativas, es probable que le basten las soluciones heredadas. Es necesario confiar en que la solución de recopilación o incorporación de datos sea capaz de afrontar una gran demanda con la máxima disponibilidad y una función integrada de failover.

La escalabilidad no sólo es importante para los datos, sino que también es clave para gestionar los recursos o poner al día a los nuevos empleados. Una herramienta basada en una Interfaz de Programación de Aplicaciones (API) y un Kit de Desarrollo de Software (SDK) estándar ofrece accesibilidad a un grupo mayor de empleados actuales y futuros, lo cual aporta, mientras tanto, otra capa de agilidad al proceso.

Paso 3: Analizar
Cuando recopila datos en tiempo real, se encuentra en el lado receptor de todo: Desde datos de redes sociales hasta registros, pasando por datos de máquinas y dispositivos conectados. Por eso, resulta esencial el paso consistente en procesar la información para normalizar los necesarios y descartar los prescindibles. Al conectar la fuente de datos directamente al destino, evita el (a menudo) costoso y engorroso paso de colocar los datos en el “staging area“. En su lugar, se entregan tal y como indiquen los requisitos predefinidos del usuario y se omiten los datos que no sean pertinentes. Como consecuencia, puede garantizar la exactitud del término “tiempo real”.

Paso 4: Examinar
Ya está todo listo para que los datos cumplan su función y cumplan con las tres aristas de conexión, limpieza y seguridad. En esta fase, se analizan los datos y, si se detectan anomalías o ciertos eventos, se activan las respuestas predefinidas, tal y como se ejemplifica en el paso 5. Con una arquitectura orientada a eventos e impulsada por datos en tiempo real, recoge el premio al instante en lugar de lanzar consultas manuales por si detectan algo que tenga valor inmediato o significativo.

Paso 5: Actuar
En el paso final, las situaciones predefinidas activan acciones. Los patrones que permitan suponer una actividad delictiva concreta, por ejemplo, pueden activar notificaciones inmediatas que avisen a las autoridades de la necesidad de intervención urgente; una alerta sobre el uso incongruente de una tarjeta de crédito que indique cargos en dos localidades distintas al mismo tiempo, lo cual indique al prestador del servicio de llamar al usuario para asegurarse de que los gastos son legítimos. Quizá le interese procesar en lotes los datos para supervisar la correspondencia entre determinados comportamientos que, aunque resulten oportunos (por ejemplo, contratar un préstamo hipotecario de una pareja que va a tener un bebé), no exigen una respuesta inmediata.

Esther Riveroll, Country Manager de Informatica Corporation para México, Costa Rica y Panamá, menciona que”el diseño de aplicaciones para Big Data que empleen la información del “Internet de las Cosas” de forma práctica y sistemática eliminará muchos obstáculos en su implementación. Tomar ventaja de una mina de datos conectados, limpios y seguros sobre los patrones de consumo y estilo de vida de los clientes, permitirá dar pasos hacia la innovación y consolidación de su negocio. Hoy, IoT ya no es una promesa, es una realidad”.

 

N. de P. Informatica.