Etiqueta: conducción autónoma

Automóviles sin conductor serán una realidad en 2021: Nvidia

Jensen Huang, CEO y cofundador de Nvidia, afirmó que dentro de 4 años el total de los vehículos que circulen en las carreteras del mundo serán de conducción autónoma.

La compañía que ha sido reconocida por años debido al desarrollo y la fabricación de unidades de procesamiento gráfico (GPU), ha estado incursionando en áreas como la inteligencia artificial, vehículos autónomos y criptomonedas.

“Las criptomonedas y Blockchain están aquí para quedarse. Con el tiempo este mercado crecerá. Está claro que las nuevas monedas llegarán al mercado y está claro que los GPU son fantásticos en criptofrafía. El GPU está muy bien posicionado”, aseveró en agosto el CEO de la compañía, en información publicada por Coindesk. “Los ingresos por esta vía alcanzaron los 100 millones de dólares en el último trimestre”, agregó.

En cuanto a la conducción autónoma, marcas como Volvo y Toyota han cerrado acuerdos con la compañía. Además, el gigante chino Baidu anunció que su plataforma de conducción autónoma para el mercado chino utilizará la tecnología de Nvidia.

Tal y como destaca Reuters, estos esfuerzos en la diversificación del negocio han provocado el crecimiento del 170% del valor de sus acciones, lo que ha impulsado su valor de mercado hasta los 116.000 millones de dólares.

Nvidia ingresó 2.230 millones de dólares en el último trimestre fiscal reportado, lo que suponeu n crecimiento del 56% con respecto al mismo período de hace un año.

 

IDG.es

 

Cómo es que el vehículo autónomo cambiará nuestra vida

Una de las grandes promesas de la inteligencia artificial (IA) es nuestro futuro sin conductores gracias a los vehículo autónomo. Cerca de 1,3 millones de personas mueren en accidentes de circulación cada año en todo el mundo, un promedio de 3.287 muertes al día y cerca del 90 % de estas colisiones han sido causadas por errores humanos, según explica Brian Krzanich, CEO de Intel Corporation.

La tecnología para conducción autónoma puede ayudar a prevenir estos errores, ya que ofrece al vehículo autónomo este tipo la capacidad para aprender de la experiencia colectiva de millones de automóviles – evitando los errores cometidos por otras personas y creando un entorno de conducción más seguro.

En vista del ritmo al que se está haciendo realidad la conducción autónoma, espero plenamente que los hijos de mis hijos nunca tengan que conducir un automóvil. Esta es una idea asombrosa: algo que casi el 90% de los norteamericanos hacen a diario va dejar de realizarse dentro de una generación. Con un potencial tan grande para salvar vidas, estamos hablando de una rápida transformación en la que Intel está encantada de estar al frente junto a otras empresas destacadas del sector de la conducción autónoma, como es el caso de Waymo.

Los más recientes vehículos de Waymo, las minifurgonetas híbridas de conducción autónoma Chrysler Pacifica, se encuentran equipadas con tecnologías de Intel para el procesamiento de sensores, computación general y conectividad, facilitando la toma de decisiones en tiempo real para posibilitar una autonomía total en entornos urbanos.

A medida que las tecnologías de conducción autónoma de Waymo se hagan más inteligentes y cuenten con una mayor capacidad, su hardware y software de alto rendimiento requerirán una potencia informática más poderosa y eficiente. Colaborando estrechamente con Waymo, Intel puede ofrecer a su flota de vehículos la potencia de procesamiento avanzada necesaria para los niveles de autonomía 4 y 5.

Con 4,8 millones de kilómetros de conducción en la vida real, los vehículos de Waymo equipados con tecnología de Intel ya han procesado más kilómetros en vehículos de conducción autónoma que cualquier otra flota de vehículos de este tipo en las carreteras de EE. UU. La colaboración de Intel con Waymo garantiza a Intel el mantenimiento de su liderazgo a la hora de hacer realidad la promesa de una conducción autónoma y un futuro más seguro y sin colisiones.

 

IDG.es

Vehículos autónomos: el nuevo impacto para los profesionales de TI

Como seguramente nos pasó a muchos de nosotros al crecer, de niño creíamos que no tendríamos que aprender a conducir. Las películas de ciencia ficción y cómics nos enseñaron que los robots se encargarían de todo, que sólo tendríamos que sentarnos a leer mientras el automóvil conducía por mí.

Años más tarde y tras interminables horas de andar en carreteras y circular por las ciudades, ese sueño se había disipado finalmente. Aun así, en un futuro cercano parece que se hará realidad para la próxima generación de aprendices.

Los vehículos autónomos son muestra de una tecnología de rápida maduración. Mientras Tesla y Google crean una visión en la conciencia del consumidor, los vehículos autónomos están dejando huella en el mundo de los negocios.

 

¿Manuales o automáticos?

La industria minera y agropecuaria, entre otras, han demostrado ser un campo productivo de pruebas de la tecnología autónoma. Esto es gracias a la ausencia de peatones, leyes y demás obstáculos que van de la mano con la conducción en carreteras públicas, lo cual propicia que las empresas rebasen los límites tecnológicos. Volvo saca provecho de ello al ser pionero en el uso de camiones autónomos con Boliden, minera suiza. Por un lado, la empresa evita riesgos de seguridad al sacar de la mina al personal y llevarlo a la superficie, al tiempo que mejora la eficacia de la actividad. Los camiones no tienen descansos ni cambian de turnos. Por consiguiente, están en pleno funcionamiento todo el día, con lo que se obtienen grandes ganancias de productividad.

De esta forma, la presión que se ejercerá sobre la infraestructura digital será manejable. Una vez que la tecnología consiga una adopción generalizada de los consumidores, los niveles de conectividad necesarios para apoyar la posterior explosión de datos exigirán un cambio de enfoque en los profesionales de operaciones e infraestructura.

La nueva infraestructura vehicular

IDC afirmó que los automóviles conectados y automáticos suponen una importante contribución al volumen global anual de datos al ascender a 44 zeta bytes en 2020. A modo de contexto, el tráfico actual es de 7 zeta bytes. Es probable que esto cambie la perspectiva a los profesionales de operaciones e infraestructura. Si bien hablamos de centros de datos definidos por la empresa y de la naturaleza evolutiva de la ‘infraestructura crítica’, también debemos reconocer que los vehículos autónomos formarán parte de lo habitual.

Para hacer frente al aumento de la demanda, la resiliencia y disponibilidad de los centros de datos serán fundamentales. Estos vehículos deberán seguir conectados y ser accesibles desde las computadoras que gestionan sus datos. Necesitaremos conocer la ubicación de estos vehículos –y ellos también– de modo que cuando hablemos de gestión de la carga de trabajo, todo será muy distinto. Si los profesionales de operaciones e infraestructura lo hacen bien, podrían cosechar enormes beneficios económicos y sociales.

Incluso KPMG prevé que los vehículos conectados y autónomos beneficiarán a la economía del Reino Unido por la suma de 66 millones de dólares anuales en 2030. Con la seguridad y las ventajas del entorno que se podrán obtener, este es un cálculo que ciertamente vale la pena hacer bien.

 

Por Simon Blacke, director de la región EMEA de Vertiv.

Goodyear presenta neumático activado por Inteligencia Artificial

En un ecosistema de movilidad cambiante definido por la transición hacia vehículos sin conductores y movilidad compartida en centros urbanos, Goodyear tiene como objetivo revolucionar la interacción entre los neumáticos, los vehículos y su entorno. Por ello, presentó el Eagle 360 Urban, su más moderno concepto de neumático.

Esta esfera impresa en 3D es el primer concepto de neumático en ser activado por inteligencia artificial y podrá sentir, decidir, transformar e interactuar.

“Cuando se unan autonomía, movilidad y conectividad se producirá una revolución. A medida que se produzca, la tecnología de los neumáticos será más importante todavía de lo que es hoy. Para navegar de forma segura por sus entornos, los vehículos autónomos del futuro tendrán que aprender a lidiar con los millones de posibles imprevistos a los que nos enfrentamos cotidianamente cuando conducimos. Para lograrlo, tendrán que tener acceso a datos y habilidad de aprender y adaptarse”, dijo Jean-Claude Kihn, presidente de Goodyear África, Europa y Medio Oriente.

El año pasado, con el concepto de neumático Eagle 360, Goodyear presentó una esfera única y multidireccional que se corresponde con las demandas de conducción autónoma al ofrecer mayores niveles de comodidad, seguridad y maniobrabilidad. Los comentarios positivos recibidos alentaron al fabricante a llevar este concepto más allá.

Este año, con el Eagle 360 Urban, Goodyear le ha dado al concepto de neumático un “cerebro” activado por inteligencia artificial. Combinado con una piel biónica y unas bandas en constante transformación, el Eagle 360 Urban tiene la capacidad de poner en práctica el conocimiento. El neumático se convertirá en parte del “sistema nervioso” del vehículo y del mundo conectado al Internet de lo material. De esa manera, estará listo para adaptarse rápidamente a las circunstancias cambiantes, así como a las necesidades cambiantes de movilidad como un servicio (MaaS, en inglés) para las flotas y sus usuarios.

El Eagle 360 Urban de Goodyear tiene una piel biónica con una red de sensores que permite que neumático revise su propio status y recopile información sobre su entorno, incluida la superficie de la vía de tránsito.

Vía conectividad con otros vehículos, así como con infraestructura, tráfico y sistemas de gestión de movilidad, el Eagle 360 Urban también recopila información sobre sus alrededores en tiempo real.

Al combinar estas fuentes de información y procesarlas instantáneamente usando redes neurales entrenadas con algoritmos de aprendizaje profundo, el Eagle 360 Urban decide el procedimiento más apropiado. Y, activado por inteligencia artificial, el Eagle 360 Urban aprende cómo optimizar sus futuras respuestas basado en sus acciones anteriores.

Hecha de un polímero súper elástico, la piel biónica del neumático tiene una flexibilidad similar a la de la piel de los humanos, permitiéndole expandirse y contraerse. Esta capa externa cubre un material similar a la espuma que es lo suficientemente fuerte como para ser flexible a pesar del peso del vehículo. Gracias a esta flexibilidad, los elementos propulsores que se encuentran debajo de la superficie del neumático, que son componentes que cambian la forma con un estímulo eléctrico, funcionando como los músculos de los humanos, pueden remodelar las secciones individuales del diseño de la banda del neumático, agregando “hoyos” para condiciones de superficie mojada o haciendo la banda más lisa para condiciones de superficie seca. Aparece entonces una nueva banda con una zona de contacto más segura.

Usando esta banda en constante transformación, el Eagle 360 Urban se transforma y se adapta a los cambios en las vías de tránsito y en las condiciones meteorológicas.

El concepto de neumático entonces puede interactuar con otros vehículos y todos los elementos que conforman el Internet de lo material para compartir la información que ha recopilado, el procedimiento que ha seguido como consecuencia y el éxito que ha tenido.

Cuando la piel biónica del neumático sufre algún daño, los sensores de la banda pueden localizar el pinchazo. El neumático entonces rota para crear otra zona de contacto. Esto reduce la presión sobre el pinchazo y permite que comience el proceso de auto reparación. El proceso de auto reparación funciona gracias a materiales específicamente diseñados para que fluyan hacia el área del pinchazo. Estos reaccionan química y físicamente entre ellos para formar nuevos enlaces moleculares, haciendo que se cierre el pinchazo.

Esta nueva generación de neumáticos creará un valor añadido para los socios fabricantes de equipo original (OEM, por sus siglas en inglés) y para los cambiantes proveedores de movilidad como servicio (MaaS, en inglés) al maximizar el periodo de uso y ofrecer un mantenimiento proactivo. A quien tiene que ir y volver del trabajo todos los días, le ofrecerán una mejor experiencia al agregar una nueva dimensión al desempeño seguro y las habilidades de aprendizaje de la conducción autónoma.

 

Una mayor seguridad y eficiencia energética con IntelliGrip Urban

Otra de las novedades que presentó Goodyear fue el IntelliGrip Urban, un neumático diseñado para vehículos eléctricos autónomos y de transporte compartido de futura generación en áreas urbanas.

IntelliGrip Urban con tecnología de sensor en el neumático, está diseñado para respaldar los sistemas de control de los vehículos autónomos y mejorar la seguridad del pasajero. El concepto de neumático siente las condiciones climáticas y de la vía de tránsito.

Al recopilar estos datos tan críticos y enviarlos directamente al sistema de computación del vehículo, permite que el auto optimice la velocidad, la acción de frenar, la manipulación y la estabilidad.

Las flotas autónomas de futura generación operarán en un ambiente complejo, con otros vehículos, conductores, peatones y datos de todos los elementos que conforman el Internet de lo material. Los neumáticos como el IntelliGrip Urban de Goodyear podría desempeñar un rol crítico en este ecosistema cambiante.

Además, reduce la resistencia al rodamiento y hace que aumente la eficiencia energética y el alcance de las flotas de vehículos eléctricos en un medio urbano. La tecnología de sensor del IntelliGrip Urban también les permitiría a los operadores identificar con precisión y resolver problemas relacionados con los neumáticos antes de que sucedan.

 

Redacción

Audi impulsará el I+D en automóviles eléctricos

Audi tiene planes para impulsar las ventas de automóviles eléctricos, al menos así lo publica Reuters quien cita fuentes de la compañía. Aunque no ha sido confirmado oficialmente por la marca, las fuentes que baraja Reuters señalan que Audi destinará un tercio de los 4,240 millones de dólares (según datos del 2015) de su presupuesto de I+D para los próximos diez años a automóviles eléctricos, servicios digitales y conducción autónoma

Según explica la agencia de noticias, a excepción de BMW, los fabricantes de automóviles de lujo alemanes han ido con retraso en el desarrollo de vehículos eléctricos, un mercado que todavía está en pérdidas, pero ahora Audi tiene la presión de limpiar su imagen tras salpicarle el escándalo de las emisiones de Volkswagen, del mismo grupo.

Por otro lado, las legislaciones de los diferentes países están siendo más restrictivas con los gases tóxicos, lo que potencialmente podría impulsar la demanda de automóviles de emisiones cero. La adopción por parte de los clientes de momento está siendo baja, tanto en Europa como Estados Unidos y, por supuesto, Latinoamérica.

No obstante, JATO Dynamics, proveedor de información sobre la industria de automoción, señala que el año pasado las ventas de este tipo de vehículos crecieron un 55% y en lo que va de año han crecido un 15% hasta situar las unidades vendidas en 37.000.

 

IDG.es

Conectividad, entre los principales obstáculos del automóvil del futuro

La industria se juega mucho en este ámbito. Tanto el vehículo conectado como la conducción autónoma tienen el potencial de revolucionar el mercado, pero también plantean desafíos que podrían resultar en un desastre, si no se despliegan antes las tecnologías o los controles necesarios.

Así ha quedado de manifiesto en un panel de expertos que tuvo lugar en la gran feria de la electrónica de consumo de Las Vegas. Como se encargó de recordar el director de relaciones gubernamentales y apoyo a la seguridad del tráfico en Estados Unidos, Jill Ingrassia, aún se produce en este país una muerte relacionada con el tráfico cada 15 minutos.

El gran reto para el coche del futuro pasa por demostrar que su uso reducirá sensiblemente los accidentes y, en especial, los errores humanos, con sistemas de asistencia a la conducción, de detección de carriles y rutas o de frenado de emergencia automático.

Gary Smyth, director de General Motors Powertrain Systems Research Lab, reconoció que su compañía, y otras muchas en el sector, consideran inevitable que en el futuro habrá un entorno completo de automóviles sin conductor, en el que los vehículos tomen el control en todo momento. Sin embargo, la tecnología aún está “algo lejos” y se deben resolver algunos problemas complejos, como que los vehículos sean capaces de sortear obstáculos inesperados en las carreteras o respondan a cambios temporales en el tráfico, ordenados por ejemplo por agentes de policía.

De momento, según el directivo, la industria tiene que imaginar los próximos 10 a 15 años y crear soluciones prácticas para los futuros problemas. GM, por ejemplo, quiere tener en producción coches autónomos en las carreteras en 2017.

En todo caso, Ingrassia advirtió los usuarios deberán ser capaces de utilizar esta tecnología y tomar el control del vehículo en cualquier momento. Eso representa tener que formar a los conductores.

En cuanto a conectividad, hay otros desafíos que afrontar. El representante de GM señaló que la firma ofrecerá conectividad 4G LTE en todos los modelos de sus automóviles este mismo año. Sin embargo, también reconoció que la industria está todavía en su “infancia”, en términos de comprender cómo se puede emplear la conectividad en el automóvil.

Carol Flannagan, directora interina del Instituto de Investigación de Transporte de la Universidad de Michigan, puso el énfasis en que el vehículo conectado generará una ingente cantidad de datos, al comunicarse no sólo con los servicios de emergencia, sino también con otros automóviles de forma constante.

Flannagan dijo que el mejor enfoque será fomentar el intercambio de datos en la industria, impulsando un cultura en la que conservar los datos no se convierta en ventaja competitiva. Además, explicó que tanto las infraestructuras públicas como las empresas privadas pueden beneficiarse del análisis de estos datos. La información del automóvil también será relevante y valiosa para otros sectores. Por ejemplo, la vinculación de los datos de accidentes de automóviles con los sanitarios, para encontrar correlaciones entre víctimas en accidentes similares.

Esta aproximación contrasta con cómo se manejan los datos en la web y se complica aún más por las implicaciones de seguridad y privacidad que deberá afrontar la industria del automóvil. Respecto a esto, la responsable de seguridad del tráfico en Estados Unidos apuntó el papel del consumidor en lo que respecta a los datos, en concreto, lo importante que será que los consumidores sepan quién puede ver y compartir esta información.

En cuanto a la conectividad, destacó también potenciales problemas de seguridad, en el caso de que los automóviles estén conectados a productos para el hogar inteligente. Si un usuario presta su auto a un amigo, ¿serán capaces de desbloquear remotamente sus puertas?, se preguntó.

Estos son algunos de los problemas que el sector debe resolver antes de que estas tecnologías se adopten.

 

-Network World.