Etiqueta: dron

Drones ayudan a repoblar bosques y combatir el cambio climático

DJI nos presenta tres empresas en el mundo que han logrado combatir el cambio climático a través de repoblar bosques y manglares con ayuda de tecnología basada en drones.

El calentamiento global y el cambio climático son un problema creciente, ya que los registros científicos indicaba un aumento en las temperaturas y en el nivel del mar en todo el mundo.

En el centro de este problema había un eje rector: los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2) se estaban acumulando en nuestra atmósfera. Al mismo tiempo, los incendios forestales, la tala y la agresiva expansión humana hicieron que disminuyera el suministro de árboles que ayudan a regular y eliminar este CO2 de nuestra atmósfera.

Big Data y robótica para combatir el calentamiento global

Juan Carlos Sesma, fundador de la empresa española CO2 Revolution, decidió que la mejor manera de abordar un problema tan grande era combinar dos de las fuerzas más poderosas que emergen en la tecnología: big data y robótica.

El plan era usar drones para comprender mejor dónde se deben plantar nuevos árboles y automatizar el proceso de plantación para que se puedan repoblar áreas de bosque mucho más grandes.

La compañía diseñó una semilla inteligente especial que se envolvió en un recubrimiento biodegradable, lo que ayudó a brindar la cantidad justa de protección y nutrición a los jóvenes retoños. El objetivo general era utilizar la robótica aérea para reducir considerablemente el tiempo y el costo de la reforestación a gran escala.

Usando la tecnología avanzada de drones, los científicos están replantando grandes áreas de bosques destruidos por el fuego o afectados por el calentamiento global.

La compañía dice que hasta la fecha, tiene una tasa de germinación exitosa del 80%. Uno de sus proyectos más grandes ayudó a reactivar la población de nuevos árboles en el parque Alto Tajo, en España, donde se quemaron más de 200,000 metros cuadrados en un incendio forestal. “Hemos probado otras herramientas, pero nada funcionó con la misma precisión y eficiencia”, dice Sesma. “Es una herramienta que multiplica las posibilidades y, sin duda, los drones resultaron ser la mejor opción”.

 

Plantar semillas con ayuda de tecnología moderna

La revolución del CO2 no está sola. En Estados Unidos, una startup llamada DroneSeed está adoptando un enfoque similar. A principios de este año, se convirtió en la primera compañía que opera en EE.UU. en recibir un permiso de los reguladores para volar varios drones grandes a la vez. Los enjambres de aviones no tripulados trazan un mapa del área con LIDAR (tecnología que perimte determinar la distancia desde un emisor láser a un objeto) y cámaras multiespectrales antes de dejar caer semillas y rociar las malezas.

Todas esas diferentes tareas requieren mucha tecnología, por lo que las unidades de carga pesada diseñadas por la compañía son capaces de transportar más de 57 libras de carga útil. La necesidad de este tipo de solución llegó justo durante el verano, cuando los incendios descontrolados quemaron vastas extensiones de bosques en la costa oeste de EE.UU.

Replantación de manglares en Myanmar

En Reino Unido, una nueva empresa llamada Biocarbon Engineering también está trabajando en este tipo de tecnología. La compañía realizó un ensayo a principios de este año en el que usó drones para replantar manglares en Myanmar. También ha implementado su tecnología en Australia, Sudáfrica y Marruecos.

“En muchos lugares, la gente tiene un mapa tomado por avión o simplemente usa imágenes satelitales de Google Earth. Dibujan cosas a mano y plantan ya sea a mano o con un tractor “, dijo la CEO Susan Graham en una entrevista reciente. “Esto significa que no están capturando datos del punto exacto. Nuestro enfoque nos permite integrar datos y etiquetar geográficamente donde lo hemos plantado, de modo que cuando lo supervisemos en más de 20 años, podremos ver en dónde se han realizado las intervenciones y monitorear los resultados”.

El desafío para todas estas nuevas empresas es encontrar formas de crear un modelo de negocio rentable o al menos sostenible. En medio de crecientes llamados para la retención de carbono, este tipo de esfuerzos podría resultar no solo noble, sino financieramente positivo para las grandes corporaciones.

 

El importante papel de los drones ante desastres naturales

Tormentas, huracanes, sismos, los desastres naturales que han acontecido en los últimos días, han dañado de sobremanera tanto a ciudades como a los campos mexicanos. Hoy en día la tecnología es un arma que ayuda a contrarrestar los efectos de los daños, evaluando de manera eficaz y rápida la magnitud de los mismos.

Tan sólo los recientes temblores que han acontecido en las últimas semanas, han cobrado la vida de más de 300 personas en México, y han afectado estructuras de diversas zonas de Morelos, Oaxaca, Chiapas, Puebla, Guerrero, y Ciudad de México. A poco más de 48 horas del sismo se siguen contabilizando numerosas afectaciones.

“La manera más rápida y eficaz para evaluar las zonas de desastres debe acompañarse de tecnología adecuada como la que proporcionan los drones como los que Agrodrone ofrece; y es que los helicópteros aunque son los viejos aliados, generan, ruido, viento y emiten ondas más fuertes que cimbran las estructuras dañadas y puedan hacerlas colapsar”. Menciona Cristhian Engemann, director general de Agrodrone.

Además el ejecutivo comentó que el riesgo que existen en los edificios colapsados con otras eventualidades como fugas de gas o daño químico, es un tarea peligrosa para voluntarios, protección civil, o perros de rescate entre, “Agrodrone puede ser un aliado de ellos, y es que el drone puede ingresar a ciertas zonas del edificio de alto riesgo y mapear en tiempo real si hay vida o no”.

De igual forma, los campos agrícolas, un sector clave para la economía de México, han resultado gravemente afectados. En días recientes, la Unión General Obrera, Campesina y Popular (UGOCP) estimó que el impacto del huracán “Katia” dejó afectaciones en más de 200 mil hectáreas de cultivos de maíz, piña, papaya, plátano y vaina sólo en el estado de Veracruz.

Un drone puede recorrer 200 hectáreas en un solo vuelo, enviar imágenes del terreno y mediante un software hacer un análisis sobre el diagnóstico de los cultivos, mostrar las zonas dañadas y con estos datos los encargados de seguridad  tomarán decisiones en tiempo real para generar acciones inmediatas.

Con los análisis que realizan estos vehículos aéreos es posible conocer el estado en que se encuentra el entorno, y en los cultivos conocer la salud de las plantas. Estos drones pueden soportar altas temperaturas de frío o calor, son contra el agua y pueden trabajar incluso cuando hay neblina.

“Instamos a la gente a que utilice la tecnología, hoy más que nunca los drones pueden utilizarse antes de un desastre natural al hacer inspecciones aéreas de terrenos y poblaciones e informar cuáles son las zonas de riesgo. Y después de un fenómeno natural, pueden inspeccionar las zonas afectadas e informar sobre las áreas dañadas y esto podría ser una buena herramienta para las autoridades de protección civil; además es una opción más económica, y con estos ahorros se puede invertir en ayudar a la gente afectada”finaliza Engemann.

 

N. de P. Agrodrone

Drones: aliados para modernizar el campo mexicano

Los cultivos agrícolas son vitales para la economía y alimentación en México, sin embargo, su extensión se ha reducido por diversos factores como la urbanización, deforestación, cambio climático y plagas, por lo que la seguridad alimentaria podría verse amenazada en un futuro cercano.

Según pronostica el informe “El futuro de la alimentación y la agricultura”, realizado por la FAO en este año:

Para el año 2050, en el mundo habrá unos 10,000 millones de habitantes, lo cual impulsará la demanda global de productos agrícolas en un 50% más sobre los niveles actuales.

Para mejorar las tierras cultivables y contribuir al crecimiento de su producción, la empresa mexicana Agrodrone propone el uso de la tecnología como arma contra los desafíos de la agricultura: “Con el uso de drones y software es posible la modernización del campo mexicano para hacerlo más competitivo y reducir los costos de operación, con el fin de que el productor agrícola tenga más liquidez para mejorar sus procesos y obtenga alimentos de gran calidad”, asegura Cristian Engemman, director y fundador de Agrodrone.

Los vehículos aéreos utilizados por Agrodrone hacen una inspección de los terrenos de cultivo. Mediante fotografías y un programa de cómputo hacen un análisis de datos y exponen la salud de la planta, la elevación del terreno, daños en ciertas zonas por exceso o falta de agua, áreas donde las semillas no germinan y partes en donde hay plagas o roedores que pueden afectar los cultivos. Después de estos análisis, se determina si los terrenos deben fumigarse o se les debe colocar un fertilizante para mejorar o proteger las plantas y no disminuir la producción esperada.

La compañía de origen poblano cuenta con un modelo de drone capaz de cargar hasta 10 litros de líquido para fumigar o fertilizar hasta 20 hectáreas de cultivo en un día completo sin descanso, ya que cuentan con varias pilas portátiles para recargar al aparato cada vez que lo requiera. El drone puede soportar altas temperaturas de frío o calor, es contra el agua y puede trabajar incluso cuando hay neblina.

“Cada cultivo siempre tiene entre 20 y 30% de pérdida de producción debido a malas semillas o por condiciones climáticas. Gracias a nuestra tecnología, de esa cantidad, nosotros reducimos entre 10 y 15% las pérdidas, de tal manera que ayudamos al productor agrícola a reducir sus costos y mejorar la calidad de sus productos”, comentó Engemman.

Es importante mencionar que el drone nebuliza el producto, es decir, no coloca el líquido como si fuera una manguera o una regadera, con lo cual las gotas son más pequeñas y por tanto la planta puede absorberlas mucho más rápido y en mayor cantidad, sin despreciar el fumigante o fertilizante. Los aparatos pueden trabajar en cualquier tipo de cultivo. Agrodrone ha trabajado con éxito con higos, naranjas, limones, lechugas, cañas, tomates y maíz.

Una de las ventajas de utilizar drones es que el productor agrícola ya no necesitará personal humano para fumigar, ya que hay químicos que pueden dañar la salud; por otro lado, las labores de análisis del terreno y la fumigación se realizan en mucho menor tiempo que si lo hicieran humanos.

 

N. de P.

Nuevos conceptos de drones para enfrentar las catástrofes naturales

La Autoridad Federal de Aviación de Estados Unidos ha concedido un permiso especial estos días, coincidiendo con la catástrofe del huracán Harvey en Houston, con el fin de que el uso de los aviones y dispositivos no tripulados puedan ayudar en los esfuerzos de socorro de las personas. No obstante, los fabricantes se esfuerzan en lanzar nuevos dispositivos que cumplan con las normativas para convertirse en productos de uso masivo.

Este año, durante la celebración de la feria IFA que está teniendo lugar en Berlín, PowerVision está llevando a cabo demostraciones de diferentes modelos de dron que no necesitarían autorización de la FAA para ser desplegados al cumplir con los requisitos de las leyes del Estado. Es el caso del PowerRay, un dron muy especial subacuático que cuenta con autonomía para desplazarse bajo el agua. Con casi medio metro de longitud, está equipado con una cámara de vídeo de calidad 4K que permite monitorear en tiempo real lo que está sucediendo bajo el agua. Transmite a través de red Wifi y dispone de focos de gran potencia para penetrar en la oscuridad. Según afirman sus fabricantes, está preparado para soportar hasta 30 metros de profundidad. Se mueve a velocidades de hasta 1.5 metros por segundo (3 nudos). Su batería de 6.400 mAh puede mantenerlo funcionando durante algo más de 4 horas de uso si no se le fuerza a moverse a su máxima velocidad.

A pesar de que el dispositivo puede emitir las imágenes por conectividad inalámbrica, las ondas de radio pueden verse alteradas por el agua. Es por este motivo por el que el dron dispone de un cable para llevar las señales entre el dispositivo y una estación base WiFi que permanece en la superficie. Dicho cable tiene una longitud de más de 70 metros para garantizar la máxima movilidad del mismo.

El dron de PowerRay puede funcionar tanto en agua dulce como salada, transmitiendo vídeo a 1080p y grabándolo a calidad 4K UHD. También puede grabar imágenes fijas a calidad de 12 megapíxeles y hasta 5 fotogramas por segundo en sus 64 GB de almacenamiento interno. El PowerVision incluye un kit con el dron, la estación base, las fuentes de alimentación, el controlador inalámbrico y dos auriculares Zeiss VR One Plus, presentando un precio aproximado de 2,00 dólares.

A pesar de que como indican sus desarrolladores, el PowerRay fue originariamente diseñado como dispositivo para la pesca, dado que incluye un dispositivo Sonar para localizar bancos de peces a 40 metros de profundidad, se ha visto que sus dotes pueden ser aprovechadas en situaciones de servicios de emergencia y compañías de seguros que se ven en la necesidad de inspeccionar infraestructuras inundadas.

Peter Sayer, IDG

 

La armada estadounidense construye Dron que puede volar y bucear

Investigadores de la Universidad Estatal de Nueva Jersey, se han enfrentado al reto de construir un dron que pueda volar y nadar, este nuevo dispositivo lo han llamado Naviator.

Los “aviones anfibio” no son un concepto nuevo. De hecho, diversos creadores han estado jugando con la idea desde 1930, cuando Boris Ushakov, un estudiante de ingeniería de la Academia Militar Soviética, presentó un hidroavión de tres motores que podía hundir su fuselaje en el agua y torpedear a sus enemigos cuando estuvieran cerca. El proyecto fue desechado antes de empezar a construirse.

Se han realizado varios intentos, como el concepto de “submarino volador” ideado por Donald Reid en 1962. De la misma forma que el de Ushakov, el hidroavión de Reid fue construido utilizando partes de otros aviones y fue capaz de sumergirse 3.5 metros, pero no pudo realizar vuelos largos debido a su gran peso.

Naviator, el principal reto ha sido construir un dron que funcionara igual de bien en el agua y en el aire y que fuera capaz de transitar repetidamente entre ambos, afirma Michael Benyo, ingeniero de la Universidad de Rutgers.

“Decidimos tener dos conjuntos de hélices, las de arriba y las de abajo. Hay un sensor que detecta cuándo está el dron en el agua; desconecta la hélice de arriba y tira de la hélice inferior suavemente y sin problemas”, explica Benyo.

Una vez que el dron está bajo el agua, ambos conjuntos de hélices retroceden, pero a una velocidad mucho más lenta. Esto permite que Naviator funcione durante 24 horas en el agua, en comparación con el tiempo de una hora de vuelo. El dron es operado utilizando ondas de radio y un controlador de dron regular, pero este método de navegación resulta problemático en cuanto el aparato golpea el agua. “No puedes comunicarte con el dron bajo el agua. Las señales de radio desaparecen a pocos metros, así que no se pueden utilizar las comunicaciones de radio normales”, sostiene Benyo.

Existen formas de comunicarse bajo el agua utilizando ultrasonido, y los investigadores de la Universidad de Nueva Jersey están en proceso de perfeccionarlas. Hasta ahora, la mayor parte de la financiación de Naviator ha procedido de la Marina de Estados Unidos, ya que espera utilizarlo para realizar operaciones de búsqueda y rescate en minas submarinas e inspecciones de la flota en el mar.

No obstante, el equipo de ingenieros también contempla aplicaciones comerciales, como inspecciones de puentes, recolección de datos y mapeo. Actualmente, está trabajando en un nuevo diseño que tendrá una envergadura de siete pies y podrá transportar cargas útiles de más de tres libras.

El ingeniero Michael Benyo cree que Naviator llegará al mercado comercial en menos de un año.

Magdalena Petrova