Etiqueta: elecciones

Google tiene pruebas de los intentos de Rusia por manipular elecciones de USA

Según fuentes citadas por The Washington Post, Google ha encontrado pruebas de que agentes de Rusia gastaron decenas de miles de dólares en anuncios en un intento por influir en las elecciones estadounidenses de 2016.

El objetivo era sembrar la desinformación entre servicios como Youtube o Gmail.

Sin embargo, el buscador asegura que los anuncios no parecen proceder de la misma fuente vinculada al Kremlin que compró anuncios en Facebook.

Asimismo, la compañía ha informado que está investigando los intentos por “abusar” de sus sistemas. No obstante, las agencias de inteligencia estadounidenses ya anunciaron durante este año que el Gobierno ruso trató de favorecer a Donald Trump durante la campaña.

Fuentes cercanas a la compañía aseguran que Google buscaba un grupo de anuncios que cuestan menos de 100.000 dólares. “Tenemos una política muy estricta de anuncios, en la que incluimos límites a la orientación política y a temáticas de raza y religión”, aseguró el gigante de internet. “Estamos profundizando en la investigación por los intentos de abusar de nuestros sistemas y empresa”.

Por su parte, Microsoft ha dicho que también está investigando si los anuncios electorales de su motor de búsqueda Bing, que aparentemente también se vieron comprometidos.

 

IDG.es

Trump derrotó a Clinton usando analíticos como Obama

Existen tres reglas para los Analíticos, y el presidente electo de los Estados Unidos los siguió para ganar las elecciones a Hillary Clinton.

Lo que todavía es increíble es cómo los servicios de noticias pronosticaron mal el resultado de las elecciones estadounidenses del martes pasado. Parecía que Clinton era la ganadora y prácticamente todos estaban equivocados. Las estrategias de análisis realizadas para la campaña de Clinton parecían llevarla a la victoria, y a esto sólo le daba una lectura, además de tener un presupuesto más grande que del magnate, aunque suene raro. Por ello, Trump al tener un presupuesto reducido, tenía que obtener varias lecturas, así que utilizó el concepto An​alytics para mejorar la posición de su presupuesto limitado, de su tiempo y de su mensaje. La ironía es que, durante las dos últimas elecciones, Obama superó a sus rivales republicanos utilizando análitica de datos, algo que solo Trump al iniciar la contienda entendió mejor que Clinton.

Los partidarios de Trump fueron señalados por los medios de comunicación y el campamento de Clinton. Esto no era una estrategia sabia porque en lugar de obligarlos a cambiar de lado, al parecer alimentaron sus sentimientos de ser atacados y engañados.  Pero el mayor problema para los analistas es que esto hace que no quieran responder, o si responden, no respondan con veracidad. Esto introdujo un sesgo masivo pro-Clinton y debería haber invalidado los estudios relacionados.

A diferencia de Clinton, la gente de Trump identificó correctamente estas cuestiones. Diez días antes de las elecciones, un pequeño equipo reescribió la metodología de muestreo para eliminar tanto el sesgo como el llegar a los votantes potenciales. Esto les permitió asesorar mejor a sus clientes a dónde ir y cómo gastar sus fondos limitados.

En resumen, se dieron cuenta de que todo el mundo estaba haciéndolo mal y que tenían disponibles pruebas sustanciales durante las primarias. De esta manera, crearon un arma estratégica para su cliente y que les ayudó significativamente a convertir lo que era probablemente una pérdida en una de las mayores y sorprendentes victorias en la historia de Estados Unidos.

Dentro de toda su campaña, esto es lo que probablemente funcionó para Trump, por ello él no creía en los números de las encuestadoras y las cadenas de televisión, ya que iba perdiendo. A Clinton, en cambio, sí le gustaron. No desafiar la muestra es un error común enorme porque te lleva a un mal resultado. Por ello, es importante tener en mente tres reglas de análisis que se debe tener en mente siempre.

En primer lugar, usted tiene que asegurar su fuente de datos. Si usted no tiene una metodología de muestreo fuerte, no tendrá resultados precisos y, por lo tanto, sería mejor no dar mal consejos a los tomadores de decisiones. En segundo lugar, hay que identificar y eliminar prejuicios. Y finalmente, los responsables de tomar decisiones deben aprender a desafiar el análisis, especialmente cuando les dice lo que quieren oír. Así pues, hay que asegurar los datos, identificar y mitigar el sesgo, y desafiar siempre el análisis para asegurar que el consejo que usted consigue conduce a un resultado positivo.

Redacción

 

Zuckerberg descarta que Facebook inclinó la elección americana

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, ante los cuestionamientos sobre notas falsas que pudieran haber inclinado la elección en los Estados Unidos, señaló, “personalmente creo que la idea de que las noticias falsas en Facebook, que es una cantidad muy pequeña del contenido, influyeron en la elección de alguna manera, creo que es una idea bastante loca. Los votantes toman decisiones basadas en su experiencia vivid”, en una entrevista en la conferencia de Techonomy 2016 en Half Moon Bay, California. Además, quiso dejar claro que se estaba sobrestimando el papel de las noticias falsas simplemente porque fueron sorprendidos por los resultados de las elecciones.

“Creo que hay una cierta profunda falta de empatía al afirmar que la única razón por la que alguien pudo haber votado como lo hicieron es porque vieron algunas noticias falsas”, insinúa Zuckerberg. “Si usted cree eso, entonces no creo que haya interiorizado el mensaje que los partidarios de Trump están tratando de enviar en estas elecciones”. “Facebook promueve la democracia permitiendo a los candidatos comunicarse directamente con la gente”, explica.

Además de Facebook, Twitter también se caracterizó por su papel en influenciar a los votantes a respaldar a Trump. La red social dijo que se están utilizando a los medios sociales como una cabeza de turco para justificar el resultado de las elecciones, haciendo caso omiso de los roles que los candidatos, los periodistas, y electores juegan en el proceso democrático.

El papel de los medios de comunicación social en las elecciones es probable que sea debatido durante mucho tiempo. Recientes descubrimientos del Pew Research Center sugieren que el 20% de los usuarios de los medios de comunicación social dijeron que habían modificado su postura en un tema social o político debido al contenido que veían en las redes sociales, mientras que el 17% dijo que las redes sociales ayudaban a cambiar sus opiniones sobre un tema específico. “Sin embargo, es importante tener en cuenta que la mayoría de los usuarios de las redes sociales no son influenciados por lo que ven en sus redes”, escribió Mónica Anderson, investigadora asociada del Pew.

Redacción

 

Los retos de seguridad para el voto en línea

En países donde se permiten las elecciones abiertas, con frecuencia se desarrollan reglamentos y procesos clasificados para seleccionar, recolectar y tabular los votos; en parte porque el conteo y manejo de éstos consume mucho tiempo, además de que diferentes grupos, especialmente aquellos con poder, tienen fuertes intereses establecidos no sólo en el resultado, sino en el proceso mismo.

En los Estados Unidos, por ejemplo, los norteamericanos no votan realmente por los candidatos presidenciales, excepto por las listas de “electores” que prometen apoyar a esos candidatos. De hecho, el Presidente de los Estados Unidos en realidad es elegido por un Colegio Electoral conformado por 538 individuos y necesita una mayoría de 270 votos para ganar. Muchos norteamericanos no tienen idea de este proceso, al menos no hasta que las listas de electores son elegidas; sin embargo, las personas pertenecientes a estas listas, no tienen que votar, necesariamente, por el candidato para el que fueron seleccionados en un inicio.

Por otra parte, aquellos que entienden el proceso del Colegio Electoral, un creciente número siente que es hora del cambio a una sola persona –el cual es un modelo de elección popular de votación individual. Ellos argumentan que se cuenta con la tecnología para colocar sistemas electrónicos de votación para llevar a cabo el voto popular y los resultados pueden ser tabulados de forma inmediata, sin embargo, no hay que ir tan rápido. Existen serios problemas de seguridad en torno a las votaciones en línea que aún necesitan ser sorteados antes que algo como esto pueda volverse una realidad confiable en todo el mundo, no sólo en los Estados Unidos.

Las elecciones se realizan en varias etapas y cada una conlleva riesgos. Son pocas las elecciones que excluyen a los partidos con intereses establecidos en el resultado, ya sea en una elección local o una a nivel nacional con profundas implicaciones internacionales, así como la motivación para esquivar la ley con tal de alcanzar sus objetivos.

voto-625x586 (1)

El hackeo de campañas electorales

Durante la época de campañas, los candidatos desarrollan enormes bases de datos de los votantes, realizan encuestas internas, aprueban y procesan políticas, mensajes y posiciones, analizan la retroalimentación de votantes potenciales y llevan a cabo la recolección y administración de contribuciones a sus campañas.

Las campañas electorales son una mina de oro de información para los candidatos de oposición, para los estados con intereses establecidos en los resultados, para los hacktivistas y para los cibercriminales quienes buscan acceder a la información de las personas que contribuyen financieramente a las campañas.

Algunas veces, el desafío de las campañas electorales es conocido como el modelo del “eslabón más débil”. Si bien una campaña nacional puede tener aseguradas sus oficinas centrales (aunque las noticas sobre intrusiones en el ciclo de esta elección sugiere que no siempre es así), las oficinas locales que comparten información con organizaciones nacionales, no cuentan con personal de TI o con las habilidades para garantizar que no se verán comprometidos en su seguridad.

Los hackers no necesitan entrar a través de la puerta principal cuando existen muchas otras puertas potenciales con poca protección de donde escoger, como ya lo demostraron los hackeos sufridos este año por el Comité Nacional Demócrata. Los intentos de “phising” también han alcanzado su máximo en estas campañas, especialmente en las altamente polarizadas, debido a que son un punto de entrada muy común para penetrar las redes, enviar e-mails con “anzuelos” sobre los candidatos es una buena forma para engañar a los usuarios para que abran los enlaces.

 

Hackeando las máquinas de votación

Incluso en los países democráticamente avanzados, muchos sistemas electrónicos de votación no están actualizados y carecen de los controles básicos de seguridad. Claro que esto no es un problema nuevo. Estamos hablando que esto sucedió en los Estados Unidos durante la elección pasada, por lo que urge un ajuste tecnológico. Aunque los investigadores demostraron que la alteración con software usada en algunas máquinas de votación es realmente bastante trivial, cuatro años después, no se ha hecho nada. Un problema (afortunado) es que no nos percatamos de las múltiples intrusiones durante las elecciones pasadas, por lo que como muchas empresas, hasta que no haya una intrusión mayor o que impacte el servicio, se continuará haciendo lo mínimo indispensable.

Por supuesto, el 75 % de los votantes en Estados Unidos son elegidos usando boletas. Además, muchas máquinas electrónicas imprimen boletas por lo que existe un rastro de papel para tener con qué comparar los resultados. Pero en una tendencia alarmante, cinco estados (Georgia, Delaware, Lousianna, Carolina del Sur y Nueva Jersey) utilizan máquinas de votación que ofrecen la opción para auditar los resultados después de que se ha realizado el voto.

voto-digital

Y la realidad es que esconder malware en las actualizaciones del software de la máquina no es un reto de ingeniería muy complejo. Y así como las amenazas se vuelven más sofisticas y las máquinas de votación que están permanentemente conectadas son más ampliamente usadas, la alteración en los resultados de la votación es un riesgo muy fácil de predecir y el cual se incrementará con el tiempo. Imagine un algoritmo que sólo pueda cambiar los votos suficientes del candidato A al candidato B como para afectar el resultado, sin que sea tan grande para levantar sospechas. Proteger los resultados de la votación de tales amenazas avanzadas requerirá incrementar la utilización de sofisticadas tecnologías de seguridad para mitigación y detección.

Claro que parte del problema es la misma infraestructura. Un gran número de estos sistemas conectados de votación están instalados en escuelas, ayuntamientos o en otros edificios gubernamentales locales que, rara vez, cuentan con presupuesto o recursos técnicos para implementar el tipo de seguridad avanzada que se necesita para detectar sofisticadas amenazas.

La alteración directa de las máquinas es sólo uno de los desafíos. Los hackers también pueden, potencialmente, interceptar el tráfico entre las máquinas de votación electrónicas conectadas al Internet y el servidor de la base de datos, con sólo agregar votos o mientras esa información es reenviada a las transmisiones en vivo. Así como el software de votación se vuelve más sofisticado y realiza tareas como conectarse directamente a la base de datos del registro de votantes para validarlos automáticamente (tarea hecha a mano en la mayoría de los lugares), requerirá una conexión a Wi-Fi de tiempo completo, debido a lo cual, los retos de seguridad sobrepasaran, casi de manera inmediata, las capacidades y medidas de seguridad locales.

Y no sólo el fraude de votación es un problema. Muchos expertos han dicho que algunos gobiernos están desarrollando bases de datos masivas de los ciudadanos y de otros países. Este tipo de inteligencia puede ayudar a los hackers a identificar objetivos de interés, tales como extranjeros que viven en determinado país y que aún cuentan con familia en su país de origen. Entre más información puedan recolectar sobre ellos, más fácil será chantajearlos o utilizar a miembros de su familia para obligarlos a realizar actividades ilícitas como el espionaje. Los sistemas de votación son fuentes ideales para este nefasto tipo de recolección de información.

 

Hackeando el Voto en Línea

Los desafíos que se subrayan anteriormente son graves si considera cosas como el voto nacional en línea. Adicional a las diferentes clases de desafíos ya discutidos, puede agregar elementos como los votos y los votantes de broma, ataques de denegación de servicio, ataques a los centros de datos e incluso errores básicos del usuario.

Debido a los retos  generados durante el registro en línea del Affordable Care Act (ObamaCare) en los Estados Unidos, la creación de un registro nacional en línea que sea seguro y de un sistema de votación que proteja, apropiadamente, a los votantes y que al mismo tiempo garantice un proceso electoral a prueba de alteraciones, todavía está muy lejos. Para una democracia, los riesgos deben sopesar problemas como la eficiencia y los intereses propios.

Desafortunadamente, las mejoras en la seguridad son, con frecuencia, conducidas por las intrusiones. Pero este es un escenario donde esa clase de proceso de status quo solamente eleva los costos. Es tiempo que las agencias gubernamentales y los profesionales en seguridad se unan para establecer, de manera proactiva, políticas y estándares de seguridad que puedan seguirse y sean obligatorios –porque hasta que eso pase, continuaremos teniendo serios problemas de seguridad.

¿Qué piensa? ¿Algo como ésto ha sido implementado donde vive? ¿Cómo han sido enfrentados los problemas de seguridad? Nos encantaría escuchar más.

 

pedro-paixao

Por: Pedro Paixao,

vicepresidente y gerente general de

América Latina en Fortinet.

 

Internet en Elecciones

internet (2)Se terminaron las campañas electorales y surgen interesantes preguntas sobre el desempeño de Internet en las elecciones; ¿Cómo votaron los ciudadanos que se informaron por internet? ¿Lo harán más informados o desinformados? El objetivo de esta colaboración es reflexionar sobre estas interrogantes.

Sin lugar a dudas todos los candidatos – a gobernador, alcalde o diputado – utilizaron de alguna forma las redes sociales, los sitios de internet y cualquier herramienta electrónica que les permitiera un espacio para difundir sus propuestas y su imagen. Aunque existen pocos estudios sobre el impacto de la tecnología en la decisión de votar, si hay evidencia clara qué es determinante para formar una opinión y en muchos casos incidir en la intención del  voto.

No obstante, el enfoque de esta colaboración es considerar que el uso de las tecnologías de información y comunicación, mismas que las utilizamos los ciudadanos en las campañas electorales para dos cosas: 1. Distraernos, y 2.  Crear una red subterránea de información. Aunque en ambos casos lo que circula es información informal, superficial, chismes, etc, muchos ciudadanos están captando estas ideas y formándose un criterio sobre los candidatos y los partidos.

Desde la perspectiva de la distracción, no parece que los partidos políticos utilicen estratégicamente las redes sociales para que sus electores se distraigan. Pareciera que ya hay bastante información en la red distrayendo las mentes de los electores como para contaminarlos más. No obstante, los candidatos, dirigentes de los partidos sí están distrayendo de los temas importantes, decisiones trascendentales sobre la dirección del país o de los recursos públicos con temas banales o propuestas “comerciales” o mercadológicas para vender más la imagen del partido o su candidato que de una discusión pública sobre temas relevantes. En este sentido, la distracción ha sido suficientemente exitosa.

En la perspectiva de red de información subterránea los ciudadanos sí la estamos construyendo todos los días a través de nuestras publicaciones en Twitter, Facebook, Instagram, Whatsapp, etc; en ella circulan las campañas negras contra los candidatos pero también los comentarios de reclamo, rechazo, impotencia de miles de ciudadanos que están inconformes con los resultados de la gestión pública tanto a niveles locales como nacional.

Esta red subterránea se nutre a través de los comentarios del Facebook o Twitter y desemboca en You Tube o Instagram para crear un circulo virtuoso de información que puede verse y leerse desde distintos canales de comunicación hasta conformar un idea o juicio que llene la mente de los ciudadanos y que pueda inclinar el voto hacia uno u otro partido. Bajo este argumento ¿Qué partido político está perdiendo la batalla en Internet?

Hay un caso que vale la pena estudiar con mayor cuidado para demostrar esta idea de la red subterránea de información y la distracción. El primero es la campaña en línea de Jaime Rodríguez Calderón alias “Bronco” el primer candidato independiente a Gobernador del Estado de Nuevo León quien obtuvo el triunfo en forma contundente. Ha construido su campaña a partir de las redes sociales, en especial Facebook, You Tube y Twitter; a pesar de haber sido golpeado sistemáticamente por Televisa y Televisión Azteca su popularidad se ha incrementado a través de la información subterránea que fluye por las redes sociales. Toda la organización de sus simpatizantes y de la campaña ha sido utilizando herramientas de web 2.0. Sin duda existen otros elementos como el discurso, el lenguaje, el contexto socio económico etc, pero la intermediación de la tecnología ha sido la herramienta definitoria del proceso.

Sobre todo considerar que esta es una campaña única al presentar un candidato independiente – sin partido político – a competir por la gobernatura de un estado, con fondos limitados, sin la estructura partidista tradicional y que obtiene la victoria debido al fuerte rechazo de los ciudadanos por los partidos políticos. Vale la pena detenerse y mirar que hizo este candidato en redes sociales para pensar en cómo se vienen las campañas políticas en el futuro cercano.

 

Rodrigo Sandoval Almazán es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Bitcoins podría tener participación en las elecciones de Estados Unidos

La Comisión electoral de Estados Unidos permite las donaciones políticas en bitcoins, de hasta 100 dólares, a un comité de acción política.

 

La Comisión Electoral Federal de Estados Unidos aprobó una solicitud de un comité de acción política para aceptar las donaciones bitcoin de hasta 100 dólares. Con ello se parece estar animando a la gente a realizar donaciones políticas en bitcoin, pues hay cuestiones en el aire sin resolver, como cuál es el valor límite tope de estas donaciones.

 

El comité de acción política llamado Make your Own Laws (Haz tus propias Leyes) lanzó una consulta sobre el uso de bitcoin. El grupo pidió a la FEC, en un ciclo electoral determinado, si los colaboradores debidamente identificados podrían donar cada uno una cifra con valor de hasta 100 dólares, límite que ellos mismos establecieron.

 

Los seis miembros de la Comisión Electoral Federal, compuesta por el mismo número de demócratas y republicanos, determinaron en una votación que el grupo también podría comprar bitcoins de sus fondos donados con fines de inversión, pero los bitcoins tendría que ser convertidos en dólares estadounidenses en efectivo antes de pagar a los proveedores.

 

La Comisión, sin embargo, no aprobó el uso de bitcoins para comprar directamente los bienes y servicios. La FEC todavía tiene que determinar las reglas en torno al bitcoin, y sus integrantes están divididos sobre la moneda virtual.

 

La opinión consultiva para hacer que sus leyes se basa sólo en las circunstancias de ese grupo, de acuerdo con un comunicado de Ann M. Ravel, un demócrata que es vicepresidente de la comisión. El lanzamiento también fue firmado por los comisionados Steven T. Walther y Ellen L. Weintraub.

 

Jeremy Kirk, IDG News Service