Etiqueta: era digital

¿Cómo ser competitivo en esta nueva era digital?

Durante los últimos años, el mundo ha experimentado grandes cambios tecnológicos que han exigido una reinvención, no sólo de las empresas sino de nosotros como personas. La cuarta revolución industrial ya está aquí, innovando nuestro entorno no sólo profesional y en el modo de hacer negocios, sino personal.

Las empresas alrededor del mundo se encuentran repensando el modo de cambiar sus modelos de negocio, procesos, a fin de ser más atractivas para adquirir el mejor talento, ser más simples y atractivos para sus clientes.

Factores como la velocidad son básicos en este proceso, donde la información en tiempo real y el uso de herramientas tecnológicas innovadoras será lo que ayude a lograr ser parte de esta revolución. Asimismo, el cambio de paradigmas y la reinvención de las compañías a través de la interacción con clientes, networking, trabajo social y contar con soluciones inmediatas, es fundamental para estar posicionados dentro de la economía digital.

Organizaciones como Google, Facebook y Amazon, son ejemplos claros de la innovación que existe actualmente. Pero ¿cómo han logrado estas compañías tener esos modelos disruptivos que han marcado una nueva era?

Sencillo, estas tres compañías fueron fundadas por empresarios menores de 30 años, por lo cual no tenían el bloqueo de los paradigmas actuales, ni estaban sujetos a ningún prejuicio. Cabe mencionar que estas empresas tienen un valor de mercado que sumado, equivale al PIB de México.

De acuerdo con un estudio de IDC, el 7% del PIB en Estados Unidos, proviene o está relacionado con la economía digital. En el caso de México está poco abajo del 3%, por lo que existe una gran oportunidad por parte de las empresas en este tema. A pesar de esto, el tema de telefonía y movilidad en nuestro país, es de primer mundo. Actualmente, al menos un 90% de los negocios ya están pensando o incluso están realizando un cambio alrededor de la economía digital.

Es una realidad que todo está cambiando y es necesario que nosotros como personas adoptemos habilidades que nos ayudarán a adaptarnos al tema de la economía digital de manera más sencilla. A continuación 10 habilidades que según el Foro Económico Mundial serán esenciales en el 2020:

 

1. Velocidad para aprender: Debemos estar en constante búsqueda de conocimientos y aprendizajes. Esto siempre nos dará un mayor desarrollo intelectual y profesional.

2. Negociación: Este concepto se refiere a la habilidad para buscar un buen acuerdo.

3. Orientación de servicio: Enfocarse a dar siempre un excelente servicio al cliente.

4. Juicio y toma de decisiones: Los empleados deben poder tomar decisiones rápidas que siempre busquen lo mejor para el negocio.

5. Inteligencia emocional: Siempre mantener un estatus emocional estándar.

6. Trabajo en equipo: Poder confiar en la gente, saber repartir responsabilidades y siempre apoyarse entre sí para lograr los objetivos.

7. Manejo de gente: Motivar a la gente, crear un ambiente laboral agradable e impulsar el desempeño de cada uno de los integrantes del equipo o la empresa.

8. Creatividad: Tener un compromiso con la innovación, siempre hacer algo nuevo e ideando proyectos para impulsar el crecimiento del negocio.

9. Pensamiento crítico: Saber ser crítico con uno mismo y cambiar aquello que no nos guste de nosotros.

10. Resolución de problemas complejos: Tener la capacidad de afrontar problemas, detectarlos y tomar medidas para resolverlos.

 

Específicamente en la industria de TI, se está buscando desarrollar las siguientes características:

Desarrollar metodologías para encontrar soluciones creativas e innovadoras desde la perspectiva del cliente. Un ejemplo de ello es el uso de talleres de Design thinking una metodología que varias empresas han adoptado para la resolución de problemas a través de la creatividad y el diseño.

 

  • Conocimiento de la industria del cliente: Conocer los indicadores de desempeño, sus tendencias, nuevos competidores, referencias tecnológicas y cómo se está transformando el cliente. Todo esto es importante para poder asumir el rol de asesor.

 

  • Profundidad en los procesos del cliente: Este concepto ha llevado a cambiar la estructura de la compañía. Es necesario que todas las áreas conozcan sobre los clientes y hablen su idioma para un mejor entendimiento.

 

  • No perder de vista el “big picture” de la plataforma del cliente: Esto se refiere a que la solución debe ser integrada de punta a punta. También debe dar información en tiempo real y debe ser inteligente. Los sistemas no solo sirven para llevar un control, también deben tener la capacidad de decir cuál es el siguiente movimiento. El ejemplo más claro de esto es la aplicación de Waze.

 

  • Ganar experiencia en ventas, implementación y operación en soluciones: Con esto nos referimos a la posibilidad de hablar de soluciones y de cómo los modelos matemáticos pueden ayudar a predecir, crear redes de negocios y cómo mostrarle al cliente que va a tener resultados.

 

Todos estos elementos, si se ponen en práctica y empiezan a ser utilizados por la mayoría de las empresas, lograrán tener una adaptación efectiva y sencilla hacia la economía digital, y a su vez podrán ayudar a los clientes en la adopción de ésta.

 

Por: Salvador Cabral, COO de SAP México.

 

Claves para crear la Infraestructura correcta para un Mundo Conectado

La comunicación se está transformando rápidamente en la sociedad. La tecnología ha dejado de ser un lujo para formar parte como una herramienta de trabajo o un estilo de vida. El concepto del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) está tomando cada vez más fuerza en la industria empresarial y las tendencias parecen dirigirse a esta nueva forma de conectarlo todo. Es un nuevo modelo con alto potencial de cambiar la vida de todos en cualquier industria, ya sea médica, empresarial, científica o incluso de entretenimiento.

Los nuevos paradigmas ofrecen una estrategia en la era digital en donde las personas somos usuarios, en donde disciplinas como la mercadotecnia, la administración o la producción, están modificando sus procesos para lograr penetrar en el mercado. Su crecimiento está transformando innumerables mercados y aspectos socioeconómicos a escala mundial; por ejemplo, en 2014 cerca 100 objetos por segundo eran conectados a Internet. Para el 2020, más de 250 dispositivos serán conectados por segundo, según cifras de Cisco.

Existen diversos beneficios para la función del IoT. Uno de ellos es la eficiencia operativa, en donde acierta más minuciosamente los procesos de producción y hace que el margen de error, en comparación con un ser humano o un sistema personalizado, sea menor. Aquí lo importante es hacer algo desde cualquier lugar a cualquier hora, sólo con el requisito de estar conectado. Otro beneficio es la creación de nuevos servicios. La industria TIC ha comenzado a desarrollar nuevas aplicaciones y conceptos tecnológicos que crean nuevos servicios y, por lo tanto, funciones que trabajan directamente para este concepto. Finalmente, el IoT es un avance tecnológico que ayuda a mejorar la calidad de los productos por su eficiencia y por el desarrollo de nuevas aplicaciones.

Pero para poder tener éste y otros beneficios, pero sobre todo, hacer realidad tendencias como IoT, es importante considerar que se requiere de una infraestructura de red sólida y que soporte los grandes datos que estarán circulando. Y el piso de manufactura no es la excepción; además de tender hacia una convergencia de la OT (Operational Technologies) con las IT (Information Technologies), se requiere más que nunca de una infraestructura de red con visión a futuro y que cuente con la capacidad de habilitar exitosamente tendencias TIC, como IoT, siendo que 55% de todos los dispositivos actualmente desplegados en los pisos de las plantas están conectados a sistemas controladores programables y utilizan protocolos de automatización, de acuerdo a IHS Research.

Marco Antonio Damián, Gerente de Ingeniería Técnica de Panduit, recomienda 7 elementos clave de una planta del futuro:

1. Infraestructura de Red Automatizada. Una infraestructura de red común apegada a estándares tales como EtherNet / IP, lo que permite el flujo continuo de datos, ya sea dentro de una planta o a través de una organización global. También ofrece nuevas oportunidades para aumentar la productividad o mejorar el tiempo de comercialización.

2. Seguridad y cumplimiento regulatorios. Antes de que las plantas puedan liberar el verdadero potencial de la convergencia IT / OT en sus operaciones, primero tienen que protegerlo y asegurarlo. Esto incluye la protección de su propiedad intelectual y la infraestructura física contra accesos no deseados, así como una fuerte supervisión para gestionar la actividad de red y las modificaciones de aplicaciones potenciales.

3. Movilidad. Usuarios de la movilidad en el piso de Manufactura están mostrando el valor de ésta al obtener alrededor de 80% de mejoras en los momentos de toma de decisiones. Más allá, la tecnología móvil puede ser aplicada a los equipos, tal como lo es la reconfiguración de los procesos de fabricación para redefinir operaciones flexibles y para herramientas inalámbricas.

4. Video. Además de la supervisión del talento humano, el video IP puede ser integrado con software analítico para detectar actividades sospechosas o no deseadas y notificar al personal de seguridad. También se utiliza con el software de reconocimiento facial para administrar el acceso de personal, así como ayudar a controlar la eficiencia de las personas, los equipos y procesos de producción de una planta.

5. Cómputo industrial y Cloud.  Entre los muchos beneficios de una infraestructura de red convergente se encuentra la capacidad de desplegar cómputo industrial en varios niveles, del cómputo en el piso de manufactura, donde los datos se recogen, recorriendo todo el camino hasta llegar a la nube.

6. Acceso remoto. Ya sea que se trate de un fabricante con plantas situado alrededor del mundo o un productor de petróleo con plataformas distribuidas a través de cientos de kilómetros, las organizaciones han luchado durante mucho tiempo con tener expertos técnicos disponibles en el lugar cuando sea necesario y con la autorización de los expertos para tomar las mejores decisiones posibles con base en buenos datos. Usando tecnologías alámbricas e inalámbricas, los expertos pueden trabajar de manera remota de un sitio central para monitorear de manera segura y analizar métricas clave como temperatura, flujo de velocidad y fallas alrededor del mundo.

7. Gestión de la energía. Las plantas hoy deben de ver a la energía como un costo manejable, con ideas que profundicen en los niveles más granulares para una mejor toma de decisiones relacionadas con la energía. Usar el poder de la red convergente para aprovechar los datos y crear un buen perfil sobre sus procesos en el consumo de energía en comparación con sus necesidades de negocio en tiempo real.

Es un hecho que las empresas con visión de futuro consideran a la infraestructura física de red cuando quieren evaluar e implementar tecnologías innovadoras, tanto en la parte empresarial como en el piso de manufactura, siendo esto un revolucionario enfoque que le abre las puertas a la convergencia e interoperabilidad. Por esto, Panduit colabora con sus clientes para resolver sus desafíos más críticos de infraestructura física, aprovechando su enfoque de Infraestructura para un Mundo Conectado.

 

Marco-A-Damian-Panduit

Por Marco Antonio Damián,

Gerente de Ingeniería Técnica de

Panduit.

Mapa actual de la protección de datos: errores y riesgos de la Era Digital

Nuestros compañeros de ComputerWorld España, platicaron con experto David Curbelo sobre el panorama internacional de la protección de datos, sus riesgos y las claves para protegerse.

A razón del Día Internacional de la Protección de Datos,  ComputerWorld ha analizado la situación actual de Europa con el experto en Legislación y Ética, David Curbelo, profesor en la Universidad Europea de Canarias. Desinterés, empresas que huyen de la ley o economía de datos son varios de los factores que definen el panorama europeo.

“La evolución de las nuevas tecnologías ha facilitado la incorporación de nuestros datos de carácter personal a ficheros informáticos de fácil copia y distribución. Cuando nuestros datos estaban únicamente en formato papel, era mucho más fácil protegerlos. La evolución tecnológica nos ha hecho más vulnerables, y es más fácil perder el control”, explica el profesor Curbelo sobre la era digital.

El ciudadano, ¿desinteresado o inconsciente?

Ante las posibles amenazas de internet poco pueden hacer los usuarios a la hora de proteger sus datos: la única mediada posible es facilitarlos lo mínimo posible y leer las clausulas para asegurarnos del uso seguro de nuestros datos por parte de las empresas; el problema es una pescadilla que se muerde la cola: los usuarios, por lo general, tienen problemas para entender los términos y condiciones que estipulan las empresas, ya que las compañías no quieren que se entiendan las cesiones.

Estas empresas se aprovechan de la falta de información, o en otros casos, de interés, por parte de las personas que ceden sus datos; los textos son técnicos y confusos para el ojo inexperto, aunque poco a poco el usuario se está familiarizando con términos como “cookie” o “derechos de acceso y rectificación”.

Raj Samani, CTO para Intel Security EMEA, ha señalado al respecto: “Como sociedad seguimos en conflicto. Por un lado, nos indignamos con las noticias que aparecen sobre brechas de datos, mientras que, por otro lado, no dudamos en comerciar con nuestra identidad por cualquier producto”.

“En muchas ocasiones, debido a la forma en que se redactan las cláusulas, no tenemos verdadera conciencia del uso al que estamos autorizando a las empresas, el camino aún es largo”, señala David Curbelo. Una trampa mortal para los datos son los fines comerciales: las preguntas planteadas no dejan claro si debes decir Sí o No, o la petición se formula en negativa de forma que si no rechazas expresamente, se entiende que has dado tu consentimiento.

Ante esto y otros peligros, la necesidad de educar a los jóvenes (y no tan jóvenes) sobre el uso de sus derechos en la Web es evidente. Cada vez los niños acceden más pronto a Internet, lo que conlleva abrirse cuentas de correo, redes sociales, blogs,… es decir, un flujo importante de información personal.

El profesor Curbelo tiene claro el papel que deben jugar los centros docentes: “Es crucial, al igual que se forma en el uso de las nuevas tecnologías, que desde pequeños seamos conscientes de los riesgos que supone compartir en las redes nuestros datos personales”.

Big Data, el mayor riesgo

Los cientos de datos que se encuentran en la red crean a su vez más datos sobre el usuario, generando un perfil muy definido de gustos, personalidad, identidad, procedencia… el cruce de información mediante algoritmos convierte detalles que en un principio parecen triviales en un arma de doble filo: “el Big Data es un progreso que a la vez genera nuevos riesgos”, añade Curbelo.

Para este año, se va a ver como se expande el tráfico de datos personales, llegando a la llamada “economía de los datos”; que el Internet de las Cosas se incorpore también a la vida diaria de las personas solo empeora este problema; según estipula Samani de Intel, “es momento de dejar de considerarnos a nosotros mismos en bancarrota de datos, dejar de asignar un valor cero a nuestra información”.

Una ley incompleta

Las leyes no nos protegen a nosotros en sí o a nuestros datos de un mal uso como tal; una empresa “cumple” con la Ley si incorpora determinados registros y medidas de seguridad, pero esto no garantiza que se realice un uso adecuado de la información, la ley simplemente “presume” que así es.  El Estado no puede obligar a una empresa a ir más allá, por lo que al final queda simplemente en una cuestión más de forma que de un problema interno, envuelve el exterior de la incógnita pero no el núcleo.

La forma de disuadir a las empresas que ha empleado el estado hasta ahora son las multas, poco efectivas hasta ahora. Aunque parecen altas como para suponer un problema a una compañía, sigue siendo más rentable para la empresa usar indebidamente los datos. Además, es muy difícil detectar el origen de una cesión de datos ilegítima.

“Con la imposición de multas proporcionales al volumen de facturación de una empresa, como parece que va a recoger la próxima modificación del Reglamento Europeo, puede ser que esto empiece a cambiar”, supone David Curbelo.

Una de las raíces de este problema se halla en la actitud de las empresas hacia los datos: algunas implantan medidas de seguridad como forma de evitar multas, pero no ven el auténtico problema, no comprenden la importancia de la protección de datos en la calidad del producto que se ofrece.

¿Quién vela por nuestra seguridad?

El responsable de investigar a las empresas en el mal uso de información son las Agencias de Seguridad Informática y de Protección de Datos, que si bien tiene un de carácter público, goza de independencia, presupuesto propio y plena autonomía funcional.

Uno de los problemas a los que se enfrentan varios gobiernos, como el español, es la falta de proactividad por parte de la Agencia; por cuestiones de personal y operativas, salvo raras excepciones, sólo actúa previa denuncia, por lo que no investiga si no hay quejas por parte de alguna persona descontenta, omitiendo los posibles casos que no sean tan evidentes como ya declaró Eutimio Fernández, director seguridad de Cisco España.

Los terceros países, la fuga de datos

“El gran problema es la enorme permisividad de determinados países en materia de protección de datos. Europa tradicionalmente ha puesto mucho énfasis en esta cuestión, pero no así la mayoría de países no europeos”, ha explicado Curbelo.

Las empresas tecnológicas añaden además la picardía de ir persiguiendo de país en país la legislación más permisiva, deslocalizando sus servidores en lugares en los que Europa poco tiene que hacer.

El reciente acuerdo alcanzado por la Unión Europea sobre el paquete de protección de datos establece una normativa europea para regular la privacidad digital, pero no está claro hasta qué punto será eficiente o duradero; se han tardado tres años en alcanzarlo debido a la complejidad del tema, y no será aplicable hasta 2018 ¿estará desfasado para entonces?

David Curbelo duda: “Parece que la nueva regulación equilibra la necesidad de protección de los ciudadanos, al tiempo que permite cierta flexibilidad a las empresas para hacer un tratamiento legítimo de los datos de carácter personal. Habrá que esperar para saberlo”.

-Patricia Bachmaier

 

La movilidad, clave de la transformación digital de las empresas (II)

empresa-movilidad-tecnologia-byod

En esta segunda entrega, destacaremos cómo se plantea la Administración Pública los retos que se le presentan en temas de movilidad y qué barreras existen hoy en día para implantar iniciativas de movilidad en las corporaciones, ya sean públicas o privadas.

De primera mano abordaremos la Administración Pública, Carlos Maza, subdirector general TIC del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, explica que el papel de éste es doble. “Por un lado, somos demandantes y consumidores, y, por el otro, también regulamos”. En este sentido, Carlos Maza continúa explicando que el aumento en la tasa de movilidad su penetración ha llegado al sector público es de “alrededor del 30%” avanzando en aspectos como la firma electrónica o en las rebajas obtenidas “tanto en terminales como en los servicios”.

A diferencia de esto agregó, “no hemos conseguido avanzar en el uso de la movilidad por parte de los inspectores de telecomunicaciones, debido a la complejidad de su trabajo que muchas veces se realiza en lugares sin cobertura”. Tenemos tareas pendientes por realizar como “son los servicios de movilidad para la ciudadanía. Todos los servicios que hemos puesto en marcha con la ciudadanía en mente o bien no eran los adecuados, o no han tenido la demanda que esperábamos”.

En“tres años” la Policía Nacional lleva trabajando en un plan estratégico “al que hemos denominado Policía 3.0” destaca Luis de Eusebio, asesor TIC director general de la dirección general de la Policía Nacional. Generalmente, el objetivo está en “dotar a nuestros agentes en la calle con herramientas de movilidad que permitan mejorar su trabajo e incrementar la eficiencia policial en la atención inmediata al ciudadano”. A la hora de poner en marcha esta estrategia, la Policía Nacional ha tenido que enfrentar serios riesgos y retos. “La mayor complicación que hemos tenido no ha sido la elección del dispositivo, sino acompañar a éste de las herramientas adecuadas para que el agente pueda, por ejemplo, leer un pasaporte”.

La segunda condición que se espera es “la seguridad. Hemos tenido que dotar a los dispositivos de unas herramientas que permitan un control exhaustivo de todos los servicios a los que pueden acceder los policías además de asegurarnos que no contienen información relevante”.

Barreras a la implantación de la movilidad 

Microsoft e IDC realizaron una encuesta a finales de 2013, en ella se afirma que “las empresas no apostaban por la movilidad por motivos de seguridad” explicó Xavier Ciaurriz, que continúa destacando que “los fabricantes todavía no estaban preparados para dar soluciones que fueran seguras, imaginativas, y responsables”. Ramón Planet, a diferencia de Xavier, consideró que “desde un punto de vista tecnológico, la seguridad está más que garantizada.

Otra cosa es que logremos trasladar esta visión a las empresas”. En este sentido, Melchor Sanz señaló una experiencia tenia hace 4 años, los trabajadores querían disponer de dispositivos de consumo para su uso profesional, los cuales tenía características muy específicas, “en el que ese momento no ofrecían los dispositivos profesionales”. En estos últimos años “hemos logrado combinar lo mejor de los dos mundos y ahora hay soluciones tecnológicas adaptadas a todo tipo de usuarios” con lo que “las empresas pueden incorporar la movilidad a sus modelos de negocio y obtener un retorno de la inversión muy claro”.

Si el apartado de seguridad esta asegurada y los dispositivos están operando ¿por qué no todas las empresas tienen empleados móviles? Se pregunta José Luís Soto. Los especialistas señalan que hay una ruptura en este método dónde se señala a la “cultura”, aunque José Luis Soto recuerda que “no todas las empresas se pueden permitir establecer una estrategia de movilidad completa. Hay un componente económico importante para llevar a cabo un proyecto de movilidad y no todas las empresas pueden afrontarlo”. Javier Arnaiz va más allá y destaca que “en la parte de seguridad hay mucha excusa y zona de confort. El costo de esta estrategia es un problema en absoluto. Uno de los mayores riesgos es que no se contempla la seguridad como parte del proyecto y los usuarios profesionales utilizan dispositivos adaptados a sus necesidades pero sin estar protegidos”.

Carlos Maza explica que más allá de la seguridad, el principal inhibidor para el Ministerio de Industria, Energía y Turismo es “la propia naturaleza de las administraciones, basada en el horario laboral, y donde se diferencia la vida privada de la vida profesional”. Esta problemática también era un reto para la localidad española de Bergé, no obstante, ha resuelto con políticas de movilidad. “Nuestro próximo proyecto va a ser rediseñar los puestos de trabajo de todas las empresas. El mundo se está volviendo abierto y hay que vivir y adaptarse a esta nueva realidad, a la colaboración”.

En el caso de la Policía Nacional, el mayor obstáculo “ha sido el económico”. Luis Sotillos, por su parte, afirma que “en muchas ocasiones, el principal inhibidor es la falta de imaginación” ademàs menciona que en la actualidad “la competencia reacciona y adopta modelos innovadores”. La movilidad “ha multiplicado por cien el acceso a mercados globales; y el comercio electrónico ha crecido, en parte, gracias a la movilidad. La misión de los integradores es cubrir el último empujón que falta de imaginación de los clientes y ayudarles a definir estrategias de creación de productos y servicios digitales, siempre basados en la innovación”.

-Redacción

Cómo sobrevivir al CDO. ¿Esta nueva figura representa una amenaza para usted?

Chief_digital_officer-CDOMuchas empresas se encuentran en plena carrera para adecuar sus negocios al mundo digital. Está de moda hablar de social media, redes sociales, estrategia digital, marketing online, pero ¿quién organiza y supervisa toda esta actividad en la empresa?: el Chief Digital Officer (CDO). ¿Esta nueva figura representa una amenaza para los CIO? ¿Verán recortadas sus funciones?

Las empresas emplean cada vez más los medios digitales (Internet, movilidad, analytics, social media…) para fidelizar y atraer a más clientes. Este hecho ha provocado un cambio en los perfiles “tradicionales” de gestión y el surgimiento de otros nuevos, entre los que destaca el Chief Digital Officer (CDO), un alto ejecutivo que se perfila como una figura clave en el nuevo entorno digital. La consultora Gartner afirma que el 25 % de las organizaciones tendrá un CDO en 2015.

La función del CDO será analizar, evaluar e implementar todo lo relativo a lo digital en la organización. No se trata de ser un director de marketing ni tampoco un CIO, ya que su responsabilidad no es dirigir la estrategia comercial o mejorar el rendimiento a través de la tecnología, sino liderar el proceso de digitalización de la empresa.

¿Cómo afectará esta situación a los CIO? Los directores de Sistemas pueden ver la llegada del CDO como una amenaza o bien pensar que esta situación no va con ellos y que podrán sobrevivir como ya lo han hecho otras veces. En cualquier caso, se trata de un error ponerse a la defensiva u obstaculizar la evolución digital. La historia pasada demuestra que el rol del CDO puede ser transitorio y que, cuando la “explosión” digital se haya calmado, es posible que los directores de Sistemas recuperen de nuevo su posición. A finales de los 90, surgieron los responsables de e-Business para liderar todos los cambios que traía los nuevos modelos de negocio basados en la red. En aquel momento, muchos CIO temieron por sus puestos; sin embargo, cuando Internet y el e-commerce se convirtieron en “business as usual”, estas figuran desaparecieron y sus funciones se distribuyeron entre los directores de Sistemas y las áreas de Negocio.

El ascenso de las tecnologías digitales está propiciando que esta situación se vuelva a repetir. La historia nos enseña que estos roles transitorios sólo aparecen cuando los CEO pretenden hacer grandes cambios disruptivos en cortos espacios de tiempo.  ¿Sucederá esto con los CDO? Es pronto para saberlo. Lo que parece estar claro es que el Director Digital, a corto y medio plazo, reducirá la influencia de los CIO, CMO y otros ejecutivos de negocios, ya que implantarán nuevas estrategias y modelos en la empresa que provocarán un cambio de estructuras y responsabilidades. A largo plazo (más de 5 años), y  una vez hecho su trabajo, es posible que sus funciones se diluyan entre los roles “más tradicionales” como el CIO o el CMO. En este sentido, los líderes digitales serán transitorios como lo fueron los responsables de e-Business antes de ellos.

Sin embargo, durante esta coexistencia, los CIO no podrán limitarse a ser meros “controladores de costo” o “proveedores de tecnología” sino que, para sobrevivir, deberán evolucionar hasta convertirse en auténticos partners de negocio. ¿Están los directores de TI preparados para ello? Una reciente encuesta realizada por Gartner revela que al 51 % les preocupa esta situación y la rapidez con la que acontecen los cambios, mientras que el 42 % reconoce no disponer, entre el personal a su cargo, del talento necesario para hacer frente al futuro digital.

Ante esta situación, la supervivencia de los CIO dependerá de su capacidad para salir de su zona tradicional de “confort tecnológico” y prepararse para asumir nuevas responsabilidades y funciones con una mayor orientación al front-office. Esto implicará:

 

* Adquirir nuevas capacidades y conocimientos relacionados con el mundo digital (cloud computing, Big Data, movilidad, social media, seguridad, etc.) a la vez que lideran equipos multidisciplinares en diferentes localizaciones y responden a las demandas crecientes de unos empleados y usuarios cada vez más digitales.

 

* Ser innovadores y trabajar junto a negocio, actuando como brokers entre las pretensiones de los usuarios y lo que es viable técnica y económicamente.

 

* Orientarse más a la Información y menos a la Tecnología, de forma que puedan adelantarse a las necesidades de negocio y asegurar que la tecnología sea un “impulsor” para el cumplimiento de los objetivos estratégicos.

 

* Delegar las funciones más técnicas al CTO (Chief Technology Officer). La preocupación del CIO debe estar en la información y su impacto en el negocio. Las responsabilidades del CTO se orientan a la tecnología y a su aprovechamiento efectivo y eficiente en su apoyo al negocio.

 

* Aprovechar las nuevas herramientas y tecnologías digitales para mejorar los modelos de negocio. De esta manera, potenciarán la capacidad de la organización para generar ventajas competitivas.

 

En definitiva, lo que parece confirmarse es la necesidad de la función del Chief Digital Officer como figura clave para que las empresas puedan adaptar su estrategia al nuevo entorno digital. Si su estancia va a ser transitoria o no dependerá de cómo evolucione la tecnología y el mercado. Independiente de esta circunstancia, el CIO seguirá existiendo con sus funciones tradicionales. Sin embargo aquellos directores de sistemas dispuestos a evolucionar tendrán más posibilidades de salir airosos de este desafío y sobrevivir a la inminente llegada del CDO.

 

– Lucio Martínez de Salazar Sepúlveda, experto en Gobierno TI, Bip, Business Integration Partner.

Conscientemente Seguros

Los beneficios de la era de digital como resultado de la aplicación de nuevas tecnologías de informacióny comunicación, son innumerables, no solo a nivel personal y social sino también empresarial y profesional. No identifico alguna área, organización y/o disciplina que pueda abstraerse del uso de lastendencias actuales.

 
Tendencias como el cloud computing, la virtualización, el big data, la movilidad, las redes sociales y el BYOD están cada vez más presentes en todos los ámbitos. Sin embargo, también se hace más presente el riesgo asociado con la seguridad de la información que éstas utilizan, almacenan y/o generan.

 
Actualmente podemos tener aplicaciones e información en la nube, pero ello conlleva la posibilidad de pérdida/robo de información. Poseemos la facultad de estar conectados en todo momento, desde cualquier lugar, pero somos igualmente vulnerables a los riesgos inherentes a cada lugar y cada plataforma. Tenemos al alcance cantidades de información que difícilmente podríamos analizar e interpretar en toda una vida, pero mucha de esa información es de poco valor o de procedencia cuestionable y la que es verdaderamente valiosa o de fuentes confiables, es susceptible de ser sustraída por terceros. Interactuamos y colaboramos como nunca antes, pero estamos particularmente expuestos a la falta de privacidad.

 
Estos riesgos se multiplican al interior de las organizaciones por el número de individuos que hacen uso de estas tendencias, ya sea legal o ilegalmente, con o sin permiso de las áreas de seguridad. Por ello, es necesario que las empresas mediante una función claramente definida de seguridad informática, establezcan lineamientos claros y estrictos al respecto del uso de dichas tecnologías e implementen prácticas y herramientas que les permitan prevenir y/o corregir vulnerabilidades asociados a las mismas.

 
Pero sobretodo, deben cerciorarse de establecer campañas permanentes de difusión y concientización al respecto de los temas de seguridad. No existe herramienta, ni política lo suficientemente buena para tapar los huecos, si antes no nos aseguramos que el personal tiene claro los riesgos derivados de cada tecnología que utilizan a diario. Es indispensable transmitirle al empleado cómo valorar la información – propia o de la empresa- y la importancia de adoptar las prácticas de seguridad establecidas, primeramente a nivel individual y por consecuencia como resultado del impacto a la empresa.

 
Por último, se hace necesario un monitoreo constante de las prácticas cotidianas de trabajo de las personas dentro de las organizaciones, ya sean usuarios o personal mismo de sistemas, para identificar nuevos riesgos. Prácticas aparentemente inofensivas como descargar un software, dar click a un vínculo o sincronizar su smartphone personal con la computadora de la empresa, pueden materializar un riesgo y poner en serios problemas a la empresa.

 
Una vez más, es evidente que no es la tecnología el único factor a considerar, sino esta en combinación con los procesos y las personas, los que hacen verdaderamente la diferencia en las organizaciones. Como siempre digo, la tecnología no tiene días buenos y malos, cambios de humor y conducta a capricho. El reto consiste en mitigar en la medida de lo posible, el elemento que sí es variable, las personas.

 

Arturo Téllez Mejía es Maestro en TI y Administración, Consultor y Catedrático de Posgrado sobre Negocios, Tecnología, Organizaciones y Entorno. Twitter: @artellezm