Etiqueta: historia

Enfrentaremos la mayor ruptura de la industria del software

 

La historia de la industria del software inició hace unos 50 años y comenzó muy estrechamente con el hardware. En la década de 1960, las computadoras de las grandes empresas ya venían con un software integrado en su código fuente y fueron utilizadas por una parte muy pequeña de empresas e instituciones de gobierno. Con la creciente complejidad del hardware, el software se volvió más sofisticado y más caro, lo que impidió que los dos siguieran siendo comercializados conjuntamente.

La evolución continuó y surgieron en la década de 1980, los primeros microordenadores. La posibilidad de tener una computadora en cada hogar y para cada persona dentro de una empresa, trajo una nueva y gran oportunidad de negocio para el software, las interfaces a través de las cuales cada una de esas personas iba a interactuar con los ordenadores. Y esto por supuesto, fue la primera ruptura de la industria del software. Por primera vez se discutió sobre sistemas más fáciles, menos técnicos y menos restringidos, hasta el punto de ser utilizados por todo el mundo…por supuesto, en las proporciones que la tecnología de la época permitía.

Esta premisa se ha mantenido a lo largo de las últimas décadas. Los sistemas han conquistado un espacio en el día a día de las personas y de las organizaciones con el uso gradual de internet y han ido ganando más y más características, módulos y complejidad.

Ahora, de una manera arrebatadora llegaron los smartphones, la movilidad y la conectividad. La transformación en el día a día de la sociedad fue tan rápida que más que conectar personas, ya estamos conectando cosas. Para la industria del software, el presente/futuro es capturar la conectividad esparcida por todas partes y llevarla a los sistemas, conectando cosas a personas y negocios.

Tomando en cuenta que sólo en las soluciones de TOTVS existen millones de personas accediéndolas todos los días, ¿puede imaginar las proporciones de la revolución que esta cantidad de personas conectadas a miles de dispositivos causará en el mundo?

Bueno, todavía no tenemos las respuestas matemáticas a esta pregunta y las ramificaciones de eso merecen otro artículo. Pero ya es posible afirmar que conectar cosas a personas es la mayor y más impactante ruptura de la industria del software a lo largo de su historia…

¿Alguien tiene una idea de cuál será la siguiente?

Laércio Cosentino, CEO de TOTVS

 

Conoce al primer hacker de la historia: Nevil Maskelyne

Nevil Maskelyne fue un reconocido mago de la época, el cual maravillaba a las personas con sus habilidades propias de un verdadero artista de la magia y la ilusión, sobre todo porque su apellido, para ese entonces, tenía mucho peso en el gremio.

Pero Nevil no quedó para la historia solo por sus habilidades como mago, sino porque pudiera considerarse como el primer hacker de la historia ¿La razón? llevó con éxito un hackeo en plena demostración del telégrafo inalámbrico de Marconi.

En 1903 el premio Nobel de Física Guillermo Marconi se alistaba junto a su colega John Ambroise Fleming, también físico quien se encontraba en la Royal Institution de Londres para la demostración ante los representantes de medios de comunicación y público en general, de la primera transmisión a larga distancia de un telégrafo inalámbrico hasta Cornwall donde Marconi aguardaba la recepción del primer mensaje.

Al mismo tiempo que Nevil Maskelyne se encontraba en un local que tenía su padre cerca del lugar de la demostración. La intención del mago era evidenciar la vulnerabilidad de las transmisiones a través del telégrafo que recientemente había inventado Marconi.

¿Cómo Maskelyne logró hackear a Marconi?

Nevil Maskelyne instaló en el local donde se encontraba un transmisor de código morse, junto a este colocó una antena de 50 metros. Nevil se aprovechó de la vulnerabilidad en la transmisión y recepción del mensaje mediante el telégrafo, dejando en evidencia ante los cientos de espectadores y periodistas el agujero de seguridad del invento de Marconi.

Ante lo sucedido en el accidente, la demostración continúo aunque no con el mismo interés o seriedad debido a que las acciones de Maskelyne desacreditaron en gran medida el trabajo de Marconi ya que las publicaciones diarias al respecto se centraron en la hazaña del mago más que en el invento.

¿Qué pasó después?

Marconi no pudo ocultar que el hackeo, hizo que cayera en evidencia las fallas de seguridad de su dispositivo, dejando entendido para la colectividad en general que cualquier mensaje enviado a través de este invento podría ser interceptado, razón por la cual procedió a acusar a Nevil de sabotaje y vandalismo científico a través del diario The Times.

En su defensa, Maskelyne respondió a través del mismo diario afirmando que sus acciones fueron motivadas a demostrar las “vulnerabilidades del telégrafo inalámbrico en materia de seguridad”.

De esta forma Nevil Maskelyne se convirtió en el primer hacker de la historia, o al menos es lo que tenemos entendido hasta ahora.

Nota de Prensa Facilcloud

#UnDíaComoHoy – Se da a conocer “Anonymous”

anonymous-v-for-vendetta-black-1713056-3840x2400El 17 de diciembre de 2003, UnDíaComoHoy, se da a conocer la comunidad en Internet autodenominada “Anonymous” (“Anónimos, en español) como un movimiento pequeño y no formal, que con el tiempo se ha concretado y difundido su presencia por la red.

Desde aquella fecha, la comunidad idea y ejecuta diversas operaciones, valiéndose de la libertad que existe en Internet sin que hasta ahora se sepa su jerarquía ni quién lidera al grupo, aunque ellos aseguran que no tienen una mente guía o líder, ya que sus miembros proceden de diversas partes del mundo,.

En sus mensajes por Internet, los miembros del grupo han manifestado que no pueden darse a conocer públicamente, porque la fuerza de su unidad se vería afectada, además de que muchos integrantes serían arrestados inmediatamente, según ellos.

De acuerdo con The Guardian, diario británico que ha tenido acceso a algunos de sus integrantes, no todos los miembros son hackers, más bien éstos son minoría y no todos contribuyen de forma directa, pues algunos sólo se encargan de difundir información en blogs y redes sociales, otros más difunden de forma impresa las consignas de protesta.

Hay también los que crean software que provoca vulnerabilidades en sitios web; otros militantes se encargan de los DDoS, un sistema que crea visitas suficientes en páginas de Internet para que los servidores lleguen al límite y colapsen, además de que existe otro grupo que lleva a cabo operaciones de alto riesgo.

Su lema es “Somos una legión, no perdonamos, no olvidamos, espéranos. Anonymous”. Además, sus anuncios y comunicados no los hacen portavoces, porque no hay rostros visibles de la comunidad, sino sólo la figura y la máscara del persona Guy Fawkes de la película “V de Vendetta”, inspirada en la novela de Alan Moore, y que protagonizaron Natalie Portman y Hugo Weaving en 2006.

La novela hace referencia al descubrimiento de la conspiración –el 5 de noviembre de 1605– que realizarían un grupo de católicos ingleses, liderados por Robert Catesby y Guy Fawkes, que impidió el derrocamiento de la dinastía protestante en Inglaterra. Anonymous utiliza como base la organización de esta rebelión secreta para protestar por la libertad.

 

Por José Luis Becerra, CIO México, con información de Sin Embargo y otras fuentes.

El mainframe cumple medio siglo

Mainframe cumple 50 años
El legendario Sistema 360, considerado como el primer mainframe de IBM.

En muchos sentidos, la informática moderna nació en el New Englander Motor Hotel de Greenwich, Connecticut. Allí, en 1961, uno de los grupos de ingenieros de más talento de IBM se reunió en secreto para encontrar la forma de construir el equipo IBM de última generación. Este lunes se celebran los 50 años del Sistema 360, el primer mainframe, que cambiaría pocos años después la historia tecnológica mundial.

IBM necesitaba entonces un nuevo diseño con urgencia. Vendía con éxito diferentes líneas de computadora, totalmente independientes, pero que se mostraban cada vez más difíciles de mantener y actualizar. Se encontraba en una encrucijada, como recuerda el director de contenidos del Museo de Historia Informática de Estados Unidos, Dag Spicer. “IBM se estaba colapsando, en cierto modo, por la presión de tener que respaldar múltiples líneas de productos, incompatibles entre sí”, resume.

Pero lo que presentó el 7 de abril de hace medio siglo fue su System/360 que logró un éxito sin precedentes, hasta el punto que su presidente de entonces, Tom Watson Jr., cerró varias líneas de desarrollo para concentrarse en el que sería su gran fuente de ingresos para los siguientes años.

En apenas seis años, sus números pasaron de 3,600 a 8,300 millones de dólares en 1971 y, en 1982, más de la mitad de los ingresos de IBM ya procedía de la generación 360.

Según los expertos, marcó el comienzo de una nueva forma de pensar, en cuanto a diseño y construcción de sistemas, una perspectiva que, pasados los años, no recordamos bien pero resulta radical.

Un verdadero parteaguas

Antes del Sistema 360, los fabricantes construían cada nuevo modelo de computadora desde cero. A veces, incluso se fabricaba en exclusiva para un cliente. Desde luego, los programas de esa computadora no funcionaban en ninguno más, ni siquiera del mismo fabricante. El sistema operativo de cada modelo también era único y se escribía desde cero.

Pero la idea que surgió de aquel hotel de Connecticut cambió el rumbo: crear una sola arquitectura que diera lugar a una familia de computadoras. Ni siquiera por entonces había una idea clara de lo que era una arquitectura, por lo que resulta aún más revelador del carácter innovador del proyecto.

En realidad, la idea era disponer de dos arquitecturas comunes, una de gama baja y otra de altas prestaciones, que realizaría su trabajo 40 veces más rápido. Al centrarse en la arquitectura, en lugar de en una aplicación concreta, se allanaba el camino, además, para la compatibilidad entre diferentes modelos. Como subraya Spicer, “en realidad, resumió todas las discusiones de negocio e informática a un solo sistema”.

Aunque ahora resulte obvio, el concepto resultó en su tiempo revolucionario y tuvo un profundo impacto en toda la industria.

IBM lograba utilizar un sistema operativo único para todas sus computadoras (aunque luego creó tres variantes para abarcar todos los escenarios).

De esta manera, se ahorraba mucho trabajo de escritura de software para centrarlo en nuevas aplicaciones y además redujo los recursos de hardware. Ya no habría que diseñar para cada máquina cada componente, procesadores y memoria. Diferentes modelos compartían componentes, lo que favoreció las economías de escala del fabricante.

Los clientes se beneficiaron también. Podían tomar el código escrito para una máquina y ejecutarlo en otra, algo nunca visto. “Entonces no se concebía la idea de ejecutar un software en diferentes máquinas”, recuerda Spicer.

En aquellos tiempos comenzó toda una generación que ha perdurado durante décadas y que han parecido en diferentes etapas a punto de desaparecer. Sin embargo, después de tanto tiempo, nadie se atreve a aventurar el final del mainframe.