Etiqueta: IPv6

TRENDnet presenta switch Web Smart para red

TRENDnet realizó la presentación del switch Web Smart Gigabit de 48 puertos, modelo TEG-448WS, que ofrece una funcionalidad de administración avanzada con capacidad de conmutación de 96 Gbps.

Este switch de montaje en bastidor y compatible con IPv6 cuenta con una interfaz intuitiva tipo navegador web y ventiladores inteligentes que se activan cuando es necesario. Sus funciones de administración avanzada de tráfico, control de acceso y resolución de problemas, así como su protocolo de monitorización, lo convierten en una potente solución de red central para redes SMB.

A continuación, le enumeramos algunas características:

  • Diseño del hardware. Su carcasa de metal 1U, de montaje en bastidor, ofrece 48 puertos Gigabit y cuatro ranuras SFP compartidas
  • Compatible con IPv6. El switch admite la configuración IPv6 y red vecina IPv6
  • Gestión de tráfico. Compatibilidad con una amplia gama de configuraciones de red mediante: Agregación de enlaces 802.3ad, VLAN asimétrica, 802.1Q VLAN, Voice VLAN, RSTP, MSTP, Loopback Detection, GVRP, 802.1p clase de servicio (CoS), administración de ancho de banda de puertos, y programación de colas QoS
  • Resolución de problemas. Las gráficas de comparación de tráfico en tiempo real, gráficas de grupos de errores y prueba de diagnóstico de cables facilitan una rápida resolución de problemas
  • Control de acceso. Funciones compatibles con controles de acceso a red por capas como ACL, SSL, MAC / filtrado de puertos, 802.1X, TACACS+ y RADIUS
  • Monitoreo. RMON, SNMP, SNMP Trap y Port Mirroring: Admiten soluciones de monitorización para el administrador

Redacción

No habrá Internet de las Cosas sin IPv6

¿Su empresa espera poder generar ingresos en torno a Internet de las Cosas? Pues eso no ocurrirá sin que primero se adopte de forma generalizada el protocolo IPv6. De hecho, el futuro de Internet también está en juego. Hay cinco grandes razones para ello.

 

1. IoT necesitará más direcciones IP que las que puede proporcionar IPv4
Según estimaciones de Gartner, en 2020 habrá más de 26.000 millones de dispositivos IoT conectados a Internet. Cisco incluso piensa más a lo grande y cree que habrá más de 50.000 millones de dispositivos conectados tomando en cuenta la misma fecha.

Por desgracia, IPv4 se utiliza aún ampliamente y tan solo dispone de 4,3 millones de direcciones posibles. Bien es cierto que no todos los dispositivos IoT necesitarán una dirección IP, pero IPv4 tiene capacidad para menos del 20% de los dispositivos que proyectan los analistas de Gartner.

IPv6 contará con 340 billones de billones de billones de direcciones. Incluso si IoT cumple las expectativas de Cisco, debería ser suficiente para los próximos años. Sin embargo, la adopción de IPv6 es pequeña aunque sí es cierto que está aumentando.

 

2. La nube también necesita más direcciones IP que las que ofrece IPv4
Cuando Microsoft optó por utilizar IPv4 para los centros de datos que apoyaran su iniciativa de cloud computing, tenía que haber previsto que a nivel mundial las direcciones IPv4 eran muy limitadas y tuvo que pagar un precio muy alto por ello.

Ahora los precios de las direcciones IPv4 van a subir, según algunas estimaciones, hasta de 100 dólares por cada dirección en un futuro próximo dado que el mercado de segunda mano es pobre.

 

3. La adopción de IPv6 puede reducir espectacularmente las amenazas de ciberseguridad
Esto es sencillo: con IPv6 se puede ganar la guerra contra los ataques informáticos. Al menos representa una buena oportunidad para intentar hacerlo.

 

4. IPv4 es sólo una versión beta de Internet
De acuerdo con Vint Cerf, uno de los padres de Internet y co-inventor de la familia de protocolos TCP/IP, IPv4 es únicamente una “versión experimental de Internet”. Hemos estado utilizando esta versión beta desde 1983. Como indica el propio Cerf, IPv6 es la versión en producción de la Internet del siglo XXI.

 

5. La adopción de IPv6 es una cuestión de liderazgo, visión y ventaja competitiva
Los proveedores de servicios y fabricantes de productos siguen diciendo que no hay demanda para IPv6. Pero, no tiene sentido esperar más. La mayoría de los consumidores no sabe qué versión de IP se está ejecutando en sus dispositivos, y no les importa.

Lo que realmente importa es si una empresa tiene visión para asegurarse de que conserva una ventaja competitiva y está preparada para hacer frente a las rápidas innovaciones tecnológicas basadas en IPv6. Las compañías que dicen que no hay dinero ahora para hacer la transición a IPv6 tienen que preguntarse si tienen la intención de hacer dinero con IoT. Y este entorno puede suponer una oportunidad de negocio valorada en 6 billones de dólares. Pero no será posible sin IPv6.

2016, un año importante para IPv6

Las direcciones IPv4 se agotan y aumentan los móviles y todo tipo de sensores IoT, por lo que éste va a ser un año importante para IPv6. Cuatro de los cinco grandes Registros Regionales de Internet (RIR), que asignan espacio IPv4, han dejado de hacerlo, sólo AFRNI y el RIR africano, siguen ofreciéndolo.

Ciertamente hay un mercado secundario muy grande, aún para IPv4 y que se pueden comprar direcciones “usadas” de terceros y no pasar por el filtro de la concesión del citado registro. Pero su precio está subiendo claramente y el costo comienza a acercarse a la inversión necesaria para adaptarse a IPv6.

Algunas organizaciones llegaron a ese punto desde hace tiempo y los carriers comprendieron que los grandes despliegues móviles requieren IPv6 para tener suficiente espacio de direcciones en el futuro.

Por el momento, en la industria hay una gran cantidad de contenido y servicios que sólo están disponibles en IPv4. Los proveedores de contenido no han visto la demanda y, en realidad, han estado más preocupados porque la experiencia de usuario en IPv6 pueda ser peor.

El IETF (Internet Engineering Task Force), el organismo de normalización responsable del desarrollo de IPv6, se dio cuenta de esto y publicó en 2012 un algoritmo que rige el comportamiento de cada aplicación y que permite que ésta detecte el estado de la conectividad IPv4 e IPv6 y utilizar la que mejor le convenga.

Esto beneficia tanto a la experiencia del usuario como potencia una mayor adopción de IPv6, al evitar cualquier temor de parte de los editores de contenidos.

Entre los factores que están impulsando el despliegue de IPv6, destacan el auge de Internet de las Cosas (IoT) y la imposibilidad de encontrar acomodo en IPv4. Por esta última razón, es previsible que cualquier nuevo proyecto de IoT salte directamente a IPv6, que además tiene el potencial de evitar las dificultades de conectividad introducidas por la traducción de direcciones de red (NAT), que es ubicuo en IPv4.

En un entorno IPv6, es posible la verdadera conectividad de extremo a extremo, lo que era habitual también en los primeros días de IPv4.

En todo caso, se trata de un proceso evolutivo que se retroalimenta y cuanto más nos despleguemos dispositivos compatibles con IPv6, en redes IPv6, con capacidad, contenidos y servicios disponibles, más y más tráfico fluirá a través de IPv6, quedando IPv4 superado.

Finalmente, al igual que un programador especialista en COBOL se puede ganar la vida hoy en día sin problemas, tendremos IPv4 por muchos años.

-Redacción

 

El IPv6 no es el fin del mundo

“Se va a acabar el mundo”, fue una frase muy usada haciendo referencia a las amenazas durante el cambio de milenio. Muchos creían que nuestros sistemas financieros no estarían en la capacidad de ajustarse durante la transición, al mismo nivel que lo harían otros sistemas importantes. Sin embargo, una vez que el Siglo XXI llegó, ningún gusano vació la cuenta bancaria de nadie.

Algo similar está sucediendo con el “fin” del IPv4 (refiriéndose a que Internet se está quedando sin direcciones para los nuevos dispositivos). Aunque la importancia de adoptar el IPv6 es real, sin tener en cuenta las preocupaciones que rodean el cambio, es importante contemplar que los sistemas IPv4 que se encuentran activos en la actualidad, seguirán funcionando hasta que se complete la transición (que probablemente se hará en dos años). Esos sistemas sólo se apagarán una vez que se haya verificado que ninguna información crítica se perdió durante la transferencia.

Sin embargo, después de que se haya dedicado tanto esfuerzo para cambiar hacia el IPv6, ¿será necesario hacer la transición hacia otro nuevo protocolo? Los números indican que no será necesario. Dado que todos los dispositivos (incluyendo teléfonos celulares, tabletas, automóviles, relojes y muchos más) con acceso a Internet requieren de una dirección IP, es fácil de entender cómo nos las arreglamos para utilizar 4.3 mil millones de direcciones IPv4. Pero una vez que hayamos cambiado hacia el IPv6, habrá 3,4×1038 de direcciones disponibles.

Para poner esta cifra en perspectiva, imagine que para cada átomo sobre la faz de la tierra tiene que designarle una dirección IPv6 por 100 veces. Con el IPv6 podremos hacerlo. Por lo tanto, es completamente seguro decir que en muchos años no necesitaremos cambiar la numeración de nuestro sistema IP, o quizás nunca más.

Existen muchas tecnologías disponibles para realizar la transición de IPv4 a IPv6, algunas de las cuales incluso permiten la coexistencia de ambos protocolos en la misma red (por ejemplo, Dual Stack  o NAT64/DNS64), sin embargo, debemos recordar que las aplicaciones que requieren conectividad “end-to-end” (tales como VoIP, juegos en línea y el contenido generado por los usuarios de IPv6) pueden presentar problemas dependiendo de la tecnología utilizada – otra razón para acelerar la adopción del IPv6.

Otra preocupación fundamental en el intento de realizar una migración estable es la de la seguridad. Aunque el nuevo protocolo ha evolucionado en algunos aspectos (IPSec integrada y mayor efectividad al tratar de mapear una red mediante un escaneo tradicional), es importante tener en cuenta que su adopción trae nuevos riesgos y problemas, como los ataques a las aplicaciones web (Inyección SQL, XSS), difusión de malware y robo de datos. Con el fin de mantener la seguridad de la red, es muy importante evaluar si los dispositivos empleados para mitigar los ataques y manejar la seguridad están preparados o no para el nuevo protocolo y si van a proporcionar el mismo nivel de seguridad como lo han hecho con el IPv4. De igual importancia se presenta la recolección de inteligencia adicional para ataques dirigidos específicamente a dispositivos IPv6 (como el ICMP NeighborAdvertisementSpoofing, una nueva técnica creada para establecer los ataques conocidos como “Man-in-the-Middle”).

El IPv6 aún no ha sido adoptado con amplitud en el mundo. De acuerdo a las últimas estadísticas de Google, Perú es el país que lleva el liderazgo en América Latina, con más del 5% de usuarios usando IPv6 para navegar por la Web. En Brasil, menos del 1% de la población en línea utiliza esta tecnología para acceder a Internet.

Es clave planificar con cuidado la transición al IPv6; teniendo en cuenta que el IPv4 no desaparecerá súbitamente y que se debe promover una transición segura y exitosa, mientras se mantiene el mismo nivel de seguridad que se tiene con el IPv4 (tales como la verificación de integridad y la profunda inspección de paquetes).

 

Por Hector Salgado, Sr. Sales Engineer Fortinet, México