Etiqueta: Movilidad Empresarial

10 años del iPhone: el dispositivo que cambio la empresa

Un 10 de enero de 2007 Steve Jobs lanzaba su primer iPhone de Apple, su éxito en el mundo de la tecnología desde entonces no es cuestionable, pero hay otro ambiente en el que reflejó un gran impacto: el empresarial. La gran adopción de este equipo y sus versiones sucesivas en los entornos TI refleja el camino que ha sabido labrar la compañía a lo largo de todos estos años, a pesar de la caída del 2016.

Ha transcurrido ya una década desde que el mundo vio el primer modelo de iPhone, y durante todo este tiempo, la compañía ha conseguido revolucionar el mercado de la telefonía y el de los negocios, convirtiendo al teléfono móvil en un elemento imprescindible con el que poder hacer negocios.

A lo largo de todos estos años, muchas compañías trataron de convertir la laptop o híbridas en el dispositivo personal de preferencia para negocios, sin embargo, solo el teléfono inteligente lo ha logrado.

Alex Tosheff, vicepresidente y CISO de VMware lo define como “una de las piezas tecnológicas más impactantes que se hizo su hueco en el mundo de las TI y de la computación”. El primer modelo de iPhone fue presentado por el anterior CEO de Apple el 9 de enero de 2007.

presentacion iphone primera generacion 2007

Y es que el iPhone ha logrado reunir infinidad de aspectos en un único dispositivo, parte de la clave de su éxito inicial y esencia que el resto de fabricantes rápidamente emularon con diferentes sistemas operativos. Supo convertirse en poco tiempo en un elemento de informática personal indispensable, dejando atrás a los asistentes personales o PDA. También supo convertirse en un icono del diseño con la mente puesta en garantizar una alta manejabilidad y usabilidad. Otro aspecto clave, el de ofrecer un funcionamiento sencillo para todo aquel que comenzara a manejar su pantalla táctil, rápidamente se encontrase familiarizado con el dispositivo.

James Gordon, CIO de Needham Bank destaca que:

A pesar de que en los modelos iniciales el dispositivo no estaba listo para ser utilizado en entornos de empresa, con carencias como la del soporte de correo electrónico de Microsoft Exchange, mucha gente se inscribió en la lista de espera para ser los primeros en probarlo cuando estuviera disponible.

Con la llegada del iPhone 3G en 2008, corriendo sobre el sistema operativo iOS 2.0, se incluyó la funcionalidad de ActiveSync para brindar el soporte de correo electrónico, lo que permitió que el dispositivo diera un gran paso hacia los entornos empresariales y departamentos TI.

Antes de la llegada del iPhone, el principal desafío para afrontar la movilidad de los trabajadores se centraba en la consulta del correo electrónico sin importar dónde se encontraran, una capacidad que en gran parte resolvía muy bien la compañía BlackBerry con sus terminales basados en teclado QWERTY. Sin duda, por aquella época BlackBerry Enterprise Server era el producto original de gestión de dispositivos móviles.

La compañía canadiense contaba por aquella época con los servidores de cifrado e intercambio de mensajes, lo que hacía que los dispositivos garantizaran un gran extra en seguridad. Sin embargo, con el tiempo presenciamos como los BlackBerry estaban más limitados en funcionalidad, además de que la experiencia de usuario se quedó corta frente a su competidor Apple. La cámara del iPhone fue un gran aliado, así como la función de reproductor de música MP3 que ofrecían los modelos iniciales.

Para Kevin More, CIO del Instituto de servicios humanos y de salud May Institute, “la popularidad del iPhone no le ha llegado por casualidad, ya que es un dispositivo que simplemente funciona”. Todo ello, a pesar de que muchas organizaciones hayan demandado a lo largo de todos estos años una mayor compatibilidad con el resto del ecosistema de aplicaciones y entornos TI.

iphone-smartphone-apple

Así, no resulta extraño escuchar entre muchos CIO de grandes compañías como pasaron de ser una empresa de dispositivos BlackBerry, a no utilizar nada más que productos de Apple para los distintos departamentos de fuerza de ventas, y no solo a nivel de iPhone como terminal móvil, son que también adoptando el ecosistema completo de equipos iMac y portátiles Macbook para cubrir todo el ecosistema.

Otro factor clave para el éxito del iPhone se basa en la conectividad ofrecida por cada generación, tanto 3G o 4G, como a nivel de conectividad inalámbrica Wifi. Ahora los planes de datos ilimitados son más habituales entre los usuarios, sin embargo, hace años las aplicaciones también consumían enormes cantidades de tráfico de datos que de alguna manera tenían que valerse de la conectividad alternativa, en este caso el Wifi. Apple supo dotar a sus modelos de la velocidad avanzada en cada generación con el fin de que esto no representara un problema.

A nivel corporativo, las compañías tuvieron que rediseñar y ampliar sus dispositivos de conectividad para poder garantizar toda la conectividad que demandaban estos nuevos teléfonos móviles. A lo largo de los años 2011 y 2012, muchas empresas tuvieron que ampliar sus redes inalámbricas para adoptar el uso de la doble banda de frecuencia, también la de 5 GHz, permitiendo que la gente tuviera una mejor experiencia de uso y sin congestión en el tráfico de datos.

A pesar de los elevados costos de las organizaciones a la hora de adoptar nuevas tecnologías y desplegar mejores redes de conectividad, el iPhone y el resto de teléfonos de última generación han revolucionado las TI de la empresa, añadiendo nuevas capacidades que las compañías simplemente no podrían haber abordado de ninguna otra forma.

De las últimas generaciones de iPhone, ¿Qué podemos mencionar?. El uso de nuevas tecnologías, como es el caso de la biometría y del Touch ID para autenticar a las personas al instante a la hora de usar el iPhone o desplegar un pago con el móvil, ha facilitado mucho las cosas a los usuarios.

iphone-6-movilidad

Estos dispositivos han propiciado que las empresas tengan que garantizar nuevas experiencias a los usuarios. Sirva como ejemplo el de la banca, donde ahora es posible abrir una nueva cuenta bancaria desde la pantalla del móvil y con un solo clic, lejos de tener que desplazarnos físicamente a la sucursal y perder nuestro valioso tiempo. Las empresas han tenido que simplificar los procesos y el mundo del desarrollo de aplicaciones adaptadas y personalizadas marcan ya una nueva era que permiten que negocios como Uber o AirBnB, por citar un ejemplo, en poco tiempo hayan alcanzado un éxito que pocos podían imaginar.

 

Jon Gold, IDG News Service

¿Qué riesgos hay en la Movilidad Empresarial?

Es un constante hablar de movilidad empresarial y de sus múltiples beneficios, pero ¿existen riesgos? Sí, hay riesgos que es clave contemplar a la hora de iniciar una estrategia de movilidad en la empresa. Movilizar a la fuerza laboral es mucho más complejo que sólo entregarles dispositivos móviles o permitirles que usen los propios; va mucho más allá.

Según IDC, en México, el 31% de las empresas moviliza hasta un 50% de sus empleados y el 51% de las compañías moviliza entre un 11% y un 49% de su staff. A su vez, se observa un crecimiento de los espacios de coworking. Es decir, muchos trabajadores ya no están en la oficina de la empresa.  Por eso, ante el crecimiento de esta tendencia proponemos analizar qué riesgos existen y cómo pueden atenuarse e incluso resolverse para así poder diseñar una estrategia de movilidad exitosa de punta a punta:

El lado “B”de los dispositivos: Hoy los empleados acceden a la información corporativa desde diferentes dispositivos, tanto de la empresa como propios. Esto genera un entorno más complejo de administrar en materia de seguridad. En este contexto, las empresas deben adoptar políticas de seguridad consistentes, capaces de hacer frente a las necesidades y debilidades de una gran cantidad de diferentes dispositivos, plataformas y sistemas operativos. También deberían adoptar herramientas de gestión de dispositivos móviles (MDM) que les permitan separar los datos personales de los datos corporativos que conviven en un mismo dispositivo.

La red es un punto importante: La fuerza de trabajo móvil no se queda quieta. Los empleados tienen acceso a los sistemas corporativos 24/7 desde cualquier lugar utilizando cualquier solución de conectividad de red, incluidas las redes Wi-Fi públicas. ¿De verdad quiere que sus datos corporativos sean un libro abierto para los hackers por medio de transmisiones en una red Wi-Fi sin protección? Para evitarlo, es una buena práctica garantizar que cualquier conexión con los servicios de VPN o de nube de la empresa exija certificaciones para acceder y realizar la encriptación de los datos mientras estos viajan desde/hasta los puntos finales.

Pérdida, robo y daño: Los dispositivos móviles se pierden, se rompen y también son robados (1,670 celulares por día son robados en México, según la Asociación Nacional de Telecomunicaciones, la ANATEL). La autenticación de múltiples factores en los dispositivos es un requisito esencial para que los empleados puedan acceder a sus datos corporativos, también cifrar todos los datos en tránsito y proteger todas las transacciones con certificados de seguridad. Por último, es importante que todos los dispositivos estén protegidos por sistemas de borrado de datos de forma remota.

Cómo garantizar un comportamiento seguro de los empleados: Hoy la empresa enfrenta riesgos de seguridad a través de cada punto final. Explicar los riesgos a los que está expuesta la información y compartir medidas de seguridad e información para prevenir pérdidas de datos es fundamental. La empresa puede contar con políticas y con tecnología para estar más segura, pero involucrando a los empleados y transmitiendo comportamientos seguros se podrá reducir aún más el riesgo.

Definitivamente la tecnología es una aliada para combinar los beneficios de modalidades de trabajo más flexibles con las necesidades de seguridad y cumplimiento de políticas que toda organización tiene. Por eso implementar una estrategia de movilidad empresarial no puede ser una decisión tomada de un día para el otro, tiene que ser el resultado de un trabajo en conjunto entre los distintos departamentos de la empresa, que siga una estrategia concreta soportada con tecnología que reduzca y elimine riesgos.

Ali García, Country Manager de Orange Business Services México