Etiqueta: uso

Cómo debe ser el uso de las telecomunicaciones después de un sismo

El pasado 19 de septiembre un sismo de magnitud 7.1 grados en la escala de Richter sacudió a México. Precisamente 32 años después del sismo registrado en 1985. Existen muchas similitudes entre este sismo y el de 1985, sin embargo, la diferencia más grande son las herramientas tecnológicas que se han desarrollado en el mundo. Sin duda una muy importante son las telecomunicaciones.

Al finalizar el segundo trimestre del año se contabilizaron un total de 112.4 millones de líneas móviles de las cuales 95.9 se utilizan a través de Smartphones. Aun cuando la penetración de líneas es menor que el promedio en América Latina, la cantidad de Smartphones con los que contamos nos permite tener una pequeña ventana de oportunidad para salvar vidas en momentos como el vivido el pasado 19 de septiembre.

Al dividir un sismo en tres fases podemos encontrar distintas aplicaciones de las telecomunicaciones para cada una de estas fases.

Primera Fase: Prevención

Existen aplicaciones que emiten alertas como las utilizadas en la Ciudad de México para alertar sobre un sismo. Al ser el mismo sistema, el Smartphone empieza a sonar antes de que suceda el evento. La cantidad de segundos que transcurren entre que empieza a sonar la alerta y empieza a sentirse el temblor varía dependiendo de la distancia del epicentro con la ciudad de México.

Para el sismo registrado el día 7 de septiembre de 2017, estas aplicaciones dieron a sus usuarios 86 segundos de ventaja. El día 19 de septiembre el intervalo de tiempo fue menor debido a la cercanía del epicentro con la ciudad de México.

Los puntos a considerar son los siguientes. La alerta sísmica tiene un costo que oscila entre los $55 y los $75 pesos. En ocasiones los usuarios muestran confusión debido a que la aplicación es del tipo compras in-app; esto quiere decir que para su correcto funcionamiento la compra se realiza dentro de la aplicación y no al momento de ser descargada.

El segundo punto es que la alerta sólo funciona para el Valle de México. Personas que radican en otros estados no pueden utilizar este tipo de tecnología.

Segunda Fase: Contacto con familiares

A los segundos siguientes después de un sismo y lograr estar a salvo lo más importante es conocer el estado de nuestros familiares y amigos. Es muy importante entender que la infraestructura celular desplegada por los operadores se realiza en base a análisis de mercado del cual se obtiene el número de antes que se tienen que instalar en cada punto a fin de cubrir las necesidades de conectividad cotidiana. Ante un evento de esta magnitud se pone a prueba la capacidad instalada contra la demanda de un servicio es por eso que las redes de telefonía móviles se saturan.

De esta forma es importante considerar el uso de los servicios de mensajería instantánea y redes sociales para ponernos en contacto con seres queridos a fin de no saturar las redes de telecomunicaciones móviles que pueden ser esenciales para quienes intentan salvar una vida.

En México se contabilizaron 76 millones de internautas para el 2Q17 de los cuales 99% cuenta con al menos un servicio de mensajería instantánea (WhatsApp, Messenger, Telegram, etc) y 98% reportan contar con al menos una red social (Facebook, Twitter, Instagram).

Al utilizar estos sistemas podemos avisar de forma rápida y oportuna sobre nuestra condición actual. De igual manera si en la zona donde te encuentras cuentas con un acceso WiFi es esencial priorizar la conectividad a este dado que la estabilidad de la red y el flujo de información es más rápida que al estar conectado a la red del operador móvil.

Tercera Fase: Ayuda y organización

Si bien no se han desarrollado aplicaciones que nos permitan subir información sobre en donde se necesita ayuda y clasificar por el tipo de ayuda, las redes sociales han suplido esta labor de una forma excepcional.

Facebook y Twitter que cuentan con 72.7 y 15.4 millones de usuarios México respectivamente, se han vuelto de vital importancia para compartir información sobre las zonas de desastre, los centros de acopio y albergues. No sólo para conocer su ubicación, también para conocer sus necesidades en tiempo real.

De esta forma se ha logrado conocer lugares de siniestros de forma más ágil y rescatar víctimas. También se permite conocer sobre necesidades muy específicas tanto de herramienta especializada como de medicamentos que se requieren en cada uno de los sitios.

Una de las posibilidades que ofrecen las redes sociales, además de su viralidad, es el uso de hashtags. Estos permiten ordenar la información en tiempo real por orden cronológico. Es esta forma poner en Twitter y Facebook información acompañada de un #Albergue #Rescate #Derrumbe #CentroDeAcopio facilita canalizar la ayuda.

Si embargo, en esta fase encontramos una barrera. La desinformación. Al ser tan fácil el acceso y en muchas ocasiones se desconoce el funcionamiento de las redes sociales, se comparte información que no está verificada o que es de días u horas anteriores esto genera mucho desconcierto entre personas que llegan a un sitio ofreciendo ayuda que por el momento ya no es necesaria. Hacer un uso responsable de las redes sociales ayuda a todos en momentos como los que vive el país.

Sin duda los elementos de seguridad y sociedad civil están haciendo su mejor esfuerzo para levantar al país y las telecomunicaciones han jugado un papel de vital importancia mismo que seguirán jugando hasta que todos sean rescatados, los escombros levantados y las personas que están en los albergues puedan contar nuevamente con una vivienda.

N. de P. The CIU

10 tips para usar la nube pública de manera eficiente

General Electric, Citigroup, FedEx, Bank of America, Intuit, Gap, Kaiser Permanente, Morgan Stanley y JP Morgan Chase, tiene algo en común, han entendido cómo usar la nube pública.

Un grupo de representantes de cada una de estas empresas ha trabajado durante los últimos seis meses con el Grupo de Usuarios de Redes Abiertas (ONUG) para desarrollar un documento que explora los desafíos del uso de la nube híbrida. El Grupo de Trabajo sobre Nubes Híbridas de ONUG (HCWG) incluye no sólo consejos valiosos de sus experiencias sobre el uso de la nube, sino también una lista de deseos de cómo estas empresas quisieran que fueran estas plataformas.

  1. Tener categorías en las aplicaciones en niveles de riesgo bajo, medio y alto

¿Qué aplicaciones deben pasar a la nube? Antes de responder a esa pregunta, debe clasificar sus aplicaciones para saber lo que tiene. El HCWG recomienda la siguiente categorización de aplicaciones de nivel bajo, medio, medio + y alto de seguridad.

Las aplicaciones con el mayor riesgo de seguridad deben tener los protocolos de seguridad más estrictos. Los datos de bajo riesgo incluyen información pública o no sensible, como datos orientados al cliente. Los datos de riesgo medio -como los sistemas ERP y las aplicaciones de administración de negocios, pero no los que incluyen propiedad intelectual o datos de patentes- pueden ir a la nube pública con precauciones de seguridad adicionales. Las aplicaciones Medium + se clasifican como datos con información no clasificada del gobierno controlados o sujetos a estricto cumplimiento normativo. No se recomienda utilizar aplicaciones de alto riesgo en la nube pública. Esto incluye información como patentes, proceso de negocio crítico e información financiera confidencial.

  1. Utilice un agente

Una vez que una organización ha determinado qué aplicaciones son apropiadas para la nube pública, el siguiente reto es conseguir que lleguen allí. Una organización puede acceder a los recursos de la nube pública desde cualquier conexión a Internet. Sin embargo, las empresas miembros de ONUG recomiendan el uso de un intermediario en la nube o “man-in-the-middle”, por dos razones: la seguridad y el rendimiento. Un intermediario de la nube suele ser un proveedor que proporciona puntos de acceso a varios proveedores de nube pública, como Equinix, AT & T, Verizon y Sprint.

El agente de la nube puede ser considerado como el nuevo “extremo” de un centro de datos corporativo, proporcionando un lugar seguro para inspeccionar el tráfico de la red entrando y saliendo de la nube antes de que llegue a la empresa o al centro de datos remoto.

Desde el punto de vista del rendimiento, el intermediario puede proporcionar conexiones directas de fibra a varios proveedores de nube IaaS. El intermediario puede servir otros propósitos también, desde funciones de control de entrega de aplicaciones tales como balanceo de carga y sistema de nombres de dominio / protocolo de configuración de host dinámico (DNS / DHCP) hasta alojar un directorio activo para autenticar usuarios. Al ser un amortiguador entre la nube y la red empresarial, es un lugar ideal para alojar la seguridad del Sistema de prevención de intrusiones (IPS) / Firewall, así como otras herramientas de monitorización y análisis de la red.

  1. Analice los diferentes precios

Las grandes empresas negocian directamente con los proveedores de nube pública y entran en acuerdos de empresa con precios con descuento. La lista de precios es por lo general sólo una guía. El HCWG advierte que las negociaciones contractuales pueden ser un proceso largo y arduo.

  1. Utilizar negociadores profesionales

Al negociar un acuerdo de empresa con los vendedores, utilice un árbitro profesional. Algunas empresas de HCWG estuvieron hasta 18 meses para negociar un contrato y gastaron cientos de miles de dólares en honorarios legales. Los negociadores experimentados pueden ser personal jurídico interno o expertos externos.

  1. Licencias en la nube

Los miembros de HCWG advierten que hay que tener cuidado con las licencias en la nube pública. Asegúrese de que cualquier software con licencia que use internamente esté legalmente permitido que se use en la nube. Incluso si no hay ninguna restricción legal para alojar una aplicación local en la nube pública, algunas licencias no están diseñadas teniendo en cuenta la nube pública. “La licencia puede basarse en el número de CPUs a las que se accede al software, lo que puede aumentar significativamente una vez que la aplicación se coloca en la nube”, explica ONUG. Buscar licencias de software nativo de la nube pública siempre que sea posible.

  1. Entrenamiento

Los auditores que han estado operando en un mundo on-premise sus carreras enteras pueden encontrarse con desafíos en la nube pública. “El lenguaje de la nube y la ubicación de los activos es ajeno a muchos auditores”, dice el informe oficial de ONUG. ONUG alienta a los proveedores de nube pública a proporcionar programas de capacitación y herramientas para los auditores.

  1. Cuidado con la responsabilidad

Algunos miembros de ONUG encontraron problemas al negociar la responsabilidad con su proveedor de la nube de IaaS. En un servicio de gestión de los servicios más tradicional u otro acuerdo de subcontratación, la responsabilidad por lo general cubre pérdidas, daños y responsabilidades hasta el valor del activo subcontratado. Los proveedores de la nube a veces ofrecen un tipo diferente de responsabilidad.

  1. Cuidado con el bloqueo

El ‘lock-in’ de un proveedor de la nube IaaS pública en algunos casos es inevitable, y no necesariamente es malo, explica el HCWG. El documento señala el coste relativamente alto de mover datos entre diferentes proveedores, lo que refuerza la idea de que es fácil obtener datos en la nube, pero más caro y difícil.

  1. Cifrar todo y administrar las claves

Es una práctica común cifrar todos los datos que van y se almacenan en la nube. ONUG recuerda a los usuarios finales asegurar las claves que manejan, así como el uso de controles de acceso basados ​​en roles, lo que significa que, por ejemplo, no todo el mundo en una organización tiene acceso a los controles administrativos en un entorno de nube. Éstos deben protegerse con al menos dos factores de autenticación.

  1. Entender los límites de la nube pública

Junto con la lista detallada de consejos basados ​​en su experiencia en la utilización de la nube pública, los miembros de HCWG tienen una serie de peticiones para los proveedores sobre cómo mejorar sus plataformas para que la nube sea más fácil de usar. Por ejemplo, a los miembros de HCWG les gustaría una portabilidad más fácil entre nubes públicas, protocolos de cifrado comunes entre varios proveedores de nube y una API común.

Brandon Butler

 

 

Mitos y realidades de los drones

Las unidades de vuelo no tripuladas o Drones, son el futuro de muchos ámbitos de la tecnología, vivimos una etapa de sobreinformación difusa que, en muchas ocasiones, se ajusta poco a la realidad.

Cuando hablamos de drones entramos en un mundo de incertidumbres, pocas certezas, realidades difusas, marketing y, sobre todo, posibilidades, muchas posibilidades. El potencial de los aviones no tripulados es tan alto que, a pesar de los interrogantes que aún suscitan, ya han conseguido revolucionar el panorama tecnológico. Muchos se preguntan cuáles son las capacidades de estos aparatos voladores o si, en un futuro a corto plazo, los veremos a miles sobrevolando nuestras cabezas.

Ya sea por el mero uso social y de ocio o para realizar servicios de mensajería, lo cierto es que hay una limitación que planea sobre la garantía del sector a corto plazo: el marco regulatorio.

¿Qué impide el uso masivo de los drones en las ciudades?

Detrás de esta pequeña industria se mueve una marea de publicidad y marketing que ha despertado el interés de la población que, poco a poco, reclama la implementación civil de los aviones no tripulados. Esta manifestación silenciosa ha puesto en jaque a las administraciones públicas, que tienen el reto de legislar a contrarreloj sobre un tema muy delicado.

 Servicios de mensajería con drones

La publicidad hasta cierto punto no muestra la realidad que vive la industria. En el último anuncio de Amazon se puede ver como su Prime Air hace una entrega de calzado deportivo en apenas media hora. No hay duda de que la tecnología puede hacer esto y más. La sospecha está en que, si los entornos urbanos están preparados o lo van a estar en pocos años, para establecer un espacio aéreo similar al de los aviones convencionales. Regulando de tal manera, que el tráfico de drones funcione como si de una carretera estuviéramos hablando.

Tecnologías que cambian el entorno laboral

Una de las preocupaciones que hay con la llegada de estas tecnologías, es que se eliminen puestos de trabajo a medida que se hacen más populares o eficientes. Si pueden cambiar el entorno laboral, podrían, en no mucho tiempo, sustituir a miles de personas en sus empleos. La historia invita a pensar que la ciencia crea nuevos oficios a la vez que tritura otros

Carreras de drones: el deporte del futuro

“El ocio está muy bien gestionado por todas las federaciones a nivel internacional. Cualquier aficionado de las carreras de drones puede volar en un club o en un sitio fuera de la urbe”, señala Vinuesa. De hecho, ya se están realizando multitud de eventos y de competiciones en el mundo. El último ejemplo lo encontramos en la DRL (Drone Racing League), que ha creado un torneo en el que los drones se manejan con lentes de realidad virtual. La tendencia indica que en poco tiempo veremos espectáculos similares a los de la Fórmula 1.

Puede leer este articulo detalladamente aquí.

 

El 98% de aplicaciones empresariales de nube carecen de seguridad

Blue Coat mostró los resultados de su informe sobre amenazas en datos ocultos del primer semestre de 2016.

La firma estableció puntos interesantes para identificar los riesgos y determinar la preparación para en materia de seguridad para las aplicaciones empresariales en la nube. El estudio muestra que, de las 15,000 aplicaciones analizadas, el 98% no provee la seguridad, los controles de cumplimiento ni las funciones suficientes para proteger de manera eficaz los datos empresariales en la nube.

También reveló que los datos ocultos, contenido no administrado que los empleados almacenan y comparten a través de las aplicaciones de nube, continúan siendo una de las amenazas principales, ya que un 23% de ellos se comparte en forma generalizada entre los empleados y terceras partes externas a la empresa. El informe también halló que las organizaciones ejecutan 20 veces más aplicaciones de nube de lo que se estima; y la mayoría utiliza un promedio de 841 en sus redes extendidas.

“La gran mayoría de las aplicaciones empresariales de nube que analizamos no cumple con los estándares empresariales de seguridad y pueden plantear un riesgo para las empresas, aunque prácticamente todas las utilizan”, dijo Aditya Sood, PhD y Director de Seguridad de Elastica Cloud Threat Labs de Blue Coat.

Dada la rápida adopción de las aplicaciones de nube en todo el mundo, también creció el nivel de preocupación con respecto a la preparación para la actividad empresarial de muchas aplicaciones en el sector. Por este motivo, el Informe sobre amenazas en datos analiza si las aplicaciones cumplen con normas internacionales como la GDPR europea.

Además de los hallazgos principales que se revelaron en este informe, se descubrieron muchos más:

  • El 12% de los documentos y archivos que se comparten en forma generalizada contienen información regulada y datos confidenciales como información legal y código fuente.
  • Un 95% de las aplicaciones de nube de clase empresarial no cumplen con SOC 2.
  • Además, el 63% de la actividad riesgosa de usuarios en la nube indica intentos de transferir datos sin autorización.
  • Otro 37% de la actividad sospechosa en la nube indica intentos de hackear cuentas de usuarios en la nube.
  • El 71 por ciento de las aplicaciones empresariales de nube no provee autenticación de factores múltiples.
  • Finalmente, un 11% de las aplicaciones empresariales de nube aún son vulnerables a uno o más de los exploits principales, como FREAK, Logjam, Heartbleed, Poodle SSLv3, Poodle TLS y CRIME.

A continuación le compartimos el informe desarrollado por Elastica de Blue Coat , para que pueda consultarlo a fin de identificar amenazas y riesgos de datos confidenciales en la nube, en el siguiente enlace.

Redacción.

Por qué el papel sigue siendo el rey de las empresas

Se dice que el papel está desapareciendo, pese a que se suele creer que la digitalización está acabando con el papel, esta idea es totalmente contraria a la realidad.

Si cree que el papel está desapareciendo de nuestra vidas está muy equivocado. Gran parte de todas las campañas en las empresas y toda la información disponible en formato digital, el uso del papel no está descendiendo en las empresas.

Mientras que en algunas oficinas específicas los empleados prefieren mantenerse trabajando sobre sus dispositivos digitales, la mayoría de las empresas mantienen sus rutinas diarias de impresión, escáner y fax según demuestra el estudio Wakefield e Infotrends.

Este estudio demuestra que el 73% de los directivos y personas claves en las pequeñas compañías imprimen al menos cuatro veces al día, mientras que Infotrends ha descubierto que el proceso de trabajo en muchos departamentos sigue envolviendo notas impresas en sus tareas diarias (en especial el departamento de Recursos Humanos, el Legal y el de Contabilidad). Según la media, las empresas pueden llegar a gastar 27 000 dólares en Estados Unidos en gestión de documentos y mantenimiento de 5 000 páginas al mes.

Tendencias de los trabajadores

Las empresas están recolocando los dispositivos de impresión distribuidos por la oficina, de manera que sean más accesibles a todos los empleados. “Lo que nos estamos encontrando es que las fotocopiadoras y las impresoras se usan menos si no están cerca de los puestos de trabajo de los empleados, por lo que se tiende a ver grupos más pequeños de trabajadores compartiendo dispositivos más pequeños (como impresoras o fax) en un espacio más cercano a sus escritorios”, explica el portavoz de Brother International, Jedd Sandler.

Randy Dazo, director del grupo InfoTrends, señala que el papel todavía juega un papel importante en el proceso de trabajo; Dazo argumenta que hay dos tipos de categorías de proceso por el cual se utiliza: la primera categoría se da cuando los empleados imprimen y escanean documentos para actividades desestructuradas ad-hoc para algo específico del momento (una reunión, un email, etc.).

Para la segunda categoría, encontramos el proceso transaccional, implicado en departamentos legales, de contabilidad o de recursos humanos, dónde el nivel de papeleo burocrático es mayor; estas partes de la empresa implican un trabajo diario y continuo con papeles.

¿Volviéndonos completamente digital? No tan rápido…

Otra tendencia interesante que se ha observado es que la impresión y el escaneo, en contra de lo predicho, aumentó con la digitalización de las empresas. Ken Weilerstein, vice presidente de Gartner, explica que los niveles de impresión se elevaron debido a la gran cantidad de documentos que había accesibles online.

A día de hoy, Weilerstein declara que los empleados imprimen una media de 400 páginas al mes. Muchas compañías pensaron, al llegar a la digitalización completa de sus datos, que se volverían una empresa “paper-less”, pero no ha sido posible eliminarlo del todo.
“El papel es algo fácil de transportar, familiar y universal; es fácil de compartir y de anotar”, mantiene Weilerstein. “Es más fácil leer documentos en papel que en pantalla, además de que crean más confianza que en digital; los contratos firmados en papel suelen aparecer como más válidos que los digitales”.

Keith Metz, vicepresidente del programa de solución de documentos e impresión de IDC, explica que la mayoría de las compañías han impulsado una idea “light” de lo que es una oficina sin papel, por la cual los procesos internos son sin papel pero los externos envuelven siempre su uso.

Otra tendencia que señala Sandler señala a los dispositivos móviles, ya que con la llegada de tablets y smartphones a las empresas, los empleados imprimen más que antes: “Se necesita urgentemente un sistema para mover más fácilmente los documentos en móviles”. “En la empresa escanean el documento y lo convierten en PDF para usarlo en el iPad, por ejemplo”.

El fax sigue vivo

A pesar de que la tendencia es usar la impresora y el escáner, el fax todavía forma parte importante del proceso de trabajo; eso sí, está desapareciendo: “la causa no es otra que es el modo en que las pequeñas empresas se comunican con las grandes compañías; además, tampoco tienen el valor de negar a los clientes su uso, no creen que el esfuerzo merezca la pena”, continúa Weilerstein.

El año pasado, Metz, de IDC, realizó una encuesta sobre como las compañías utilizaban el fax: Por encima de todo, el resultado fue llano. Por ello, Sandler cree que es importante hacer una revisión anual de los diferentes procesos de la compañía, para poder gestionarlos de la mejor manera posible y ver si están aumentando o decreciendo en el uso del papel.

Otras tendencias

Weilerstein observa otras tendencias en las empresas relacionadas con la impresión, escaneado y copiado: ha habido un impulso por hacerse completamente digital cuando se trata de firmas digitales, con la gran excepción del departamento Legal y de Recursos Humanos.
Además, la impresión a color va en aumento. Las compañías imprimen ahora un 20% más en color que en blanco y negro, probablemente por el descenso en el precio de la tinta a color.
Imprimir documentos legales también se ha vuelto uno de los hits en seguridad. Existe la moda en las impresoras de empresa de exigir autentificación y registro a la hora de imprimir ciertos documentos para poder asegurarse de que son empleados por las personas adecuadas.

Ya sea que las impresiones aumentan o que se busque descentralizar los dispositivos, los expertos coinciden en que lo importante es comparar estas tendencias de la industria a las necesidades de los empleados para alcanzar una mayor productividad.

-Patricia Bachmaier