Etiqueta: VCE

Infraestructuras hiperconvergentes: ¿qué ofrecen para el centro de datos?

Gracias a la hiperconvergencia, se está poniendo fin a algunos de los tradicionales silos de los centros de datos. La infraestructura del centro de datos es, a menudo, compleja y costosa. Los sistemas hiperconvergentes están aportando una vía para ofrecer flexibilidad, escalabilidad además de tener facilidad de gestión de los sistemas on-premise. ¿Por qué?

La hiperconvergencia tiene su base en la adopción generalizada de la virtualización, y hasta cierto punto, se puede ver como un ejemplo, como parte de la evolución hacia una automatización mucho mayor de la operativa del centro de datos.

John Abott aporta una visión más amplia al explicar que “es una capa del centro de datos definida por software, en la que hay muchas más opciones por debajo de lo que aparenta su infraestructura, porque casi toda la inteligencia está integrada en el software. Su labor es desviar las cargas de trabajo a la infraestructura más adecuada”.

En pocas palabras, la hiperconvergencia es una aproximación a la infraestructura que combina las funciones de servidor, almacenamiento y red, que son administrados a través de una capa de software.

Infraestructura hiperconvergente: ¿qué significa?

La hiperconvergencia permite dar fin a silos de algunas partes de los centro de datos y, a diferencia de los sistemas de infraestructura convergente, depender de diferentes sistemas modulares de hardware básico. El almacenamiento definido por software es parte clave de esto, con appliances hiperconvergentes que utilizan almacenamiento local, en lugar de SAN dedicadas.

Además, también supone que los clientes tienen un único proveedor con el que tener que contactar si algo falla.

Como explica Jesse St Laurent, vicepresidente de estrategia de producto de SimpliVity, “el objetivo es simplificar la infraestructura de TI, cuya complejidad es muy elevada”. Y en paralelo con la simplificación de la infraestructura y las operaciones, ayudando a reducir costos.

“En un entorno tradicional hay entre diez o doce cosas diferentes que hay que gestionar”, entre dispositivos, paquetes de software, aplicaciones y cosas de este estilo, mientras que la infraestructura hiperconvergente se basa en una “es una única interfaz unificada que se integra en algo que una empresa ya utiliza (el toolkit de gestión del hipervisor) para gestionar todo el hardware.

Una de sus ventajas es se pueden añadir módulos hiperconvergentes individuales para ampliar los despliegues, con máquinas virtuales que están trabajando en 15 minutos, según algunos proveedores.

Éste es un segmento que está creciendo mucho y donde cada vez hay más proveedores. La consultora IDC estima que estos sistemas generarán unos ingresos de 2 000 millones de dólares este año, cifra que llegará a los 4 000 millones en 2019.

El primer proveedor en ofrecer este tipo de sistemas es Nutanix, y pronto se unieron SimpliVity y otras startups como Scale Computing, pero hay más proveedores entrando en este mercado, a menudo a través de acuerdos con estas jóvenes empresas.

Por ejemplo, VMware ha llegado a acuerdos con muchos proveedores de hardware para que trabajen con sus productos VSAN y EVO:RAIL, entre ellos con Fujitsu y Dell, mientras que HPE ha optado por ir sola con su sistema HC-250 StoreVirtual. Hitachi Data Systems tiene también un appliance centrado en Hadoop, y EMC dispone de VCE VxRack, VxRail y Scarle IO.

VCE, Cisco y HPE en los últimos meses han anunciado sus intenciones en este mercado, y Juniper y Lenovo también han llegado a un acuerdo al respecto.

Al  principio, los proyectos se han centrado en pequeñas y medianas empresas, con presupuestos más ajustados y equipos de TI más pequeños. No obstante, los fabricantes dicen que también están realizando inversiones las grandes empresas, para las que los costos y la necesidad de agilidad son más que un problema.

La adopción con frecuencia se produce en torno a la infraestructura de desktop virtual (VDI), aunque también son comunes en las áreas de recuperación ante desastres y de sucursales y oficinas.

Redacción PCWorld

 

Los sistemas convergentes aumentaron un 8.5% a finales de 2015

Según datos de IDC, en 2015, el total de los ingresos de los sistemas convergentes a nivel mundial alcanzaron los 3 100 millones de dólares.

La consultora señala que los sistemas conectados correspondientes al último trimestre de 2015 muestran un crecimiento año tras año del 8.5%, alcanzando los 3 100 millones de dólares. El mercado generó 1 547 petabytes de envíos de nuevos equipos de almacenamiento durante este trimestre, lo que supone un 26.9% más que en el mismo periodo en 2014. En el total del año, los ingresos del mercado de los sistemas convergentes a nivel mundial aumentaron un 8.3% respecto a 2014, suponiendo un total de 10 600 millones de dólares.

“Estamos viendo como parte de la demanda del mercado se está moviendo a ofertas con un promedio de precios más bajo, lo que está llevando a un cambio de los sistemas convergentes tradicionales a los hiperconvergentes”, explicó Kevin M. Permenter, analista senior de Enterprise Servers. “En este momento la mayor parte del crecimiento proviene de la mediana empresa, que está fuertemente centrada en sistemas hiperconvergentes. Esperamos que esta tendencia se mantenga a corto plazo”.

En este estudio IDC señala que ay tres tipos de vertientes de mercado: sistemas integrados, sistemas de referencia certificados y sistemas hiperconvergentes. El mercado de los sistemas integrados generó más de 2 000 millones de dólares en el último trimestre de 2015. Esta cifra representa el 65.6% del total del valor del mercado así como un incremento del 6% año tras año. VCE encabezó la lista de proveedores de sistemas integrados con 743 millones de dólares en ventas, un 36.3% de la cuota de mercado en este segmento. HP Enterprise le siguió con 389 millones de dólares y Oracle quedó en tercer lugar con 362 millones de dólares.

En lo que respecta a las ventas de sistemas de referencia certificados, las ventas interanuales cayeron un 13.1% en el último trimestre, aunque generaron más de 718 millones de dólares en ventas, un 23% del valor total del mercado. Cisco/NettApp encabezó la lista de proveedores en este sector, alcanzando los 336.72 millones de dólares, un 46.8% de la cuota de mercado en este segmento, durante el último trimestre de 2015. En la lista le siguieron EMC con 229 millones de dólares, seguido de Hitachi con 67.8 millones de dólares.

Finalmente, los sistemas hiperconvergentes crecieron un 170.5% año tras año durante este último trimestre, con más de 355.9 millones de dólares en ventas. Esta cifra hace referencia a un 11.4% del total del valor del mercado.

Redacción

Ventas de servidores superan el estancamiento, afirma IDC

8GEl procesador Grantley Xeon de Intel y el fin del soporte para Windows Server 2003 podrían mantener ocupados a los fabricantes de servidores por algún tiempo.

Y es que las ventas de servidores se han incrementado luego de una larga temporada a la baja y probablemente se mantengan boyantes durante el 2015 y más allá, de acuerdo con estimaciones la firma de análisis e investigación de mercado TI, IDC.

El crecimiento del último trimestre fue modesto –los ingresos mundiales por servidores subieron sólo 2.5% con respecto al año anterior–, aunque los fabricantes de servidores recibirán con agrado las noticias luego de cinco trimestres consecutivos de caída.

Según la firma, los fabricantes de servidores ya se benefician del inicio de un ciclo de actualización en el que los clientes están reemplazando los sistemas que desplegaron poco después de la crisis financiera mundial.

Pero también hay otros factores que están haciendo lo suyo, sostuvo Kuba Stolarski, analista de IDC. Las ventas de servidores x86 han estado fuertes por un tiempo, impulsadas por compañías como Google y Facebook que están construyendo enormes infraestructuras.

Pero en la gama más alta del mercado, las ventas de los costosos sistemas Unix y mainframe han declinando por años, jalando hacia abajo al mercado de servidores en general. Ahora, estos sistemas conforman una parte lo suficientemente pequeña del mercado como para que las ganancias de los x86 puedan hacerse notar, indicó el analista.

Es más, las ventas de un nuevo tipo de sistema de rango medio –los productos de infraestructura convergente que venden compañías como Cisco y VCE– se han estado incrementando, lo cual también ha contribuido con el crecimiento general.

El resultado de estas tendencias es que el mercado de servidores a duras penas consiguió algo de crecimiento en el trimestre abril-junio. Los ingresos mundiales en fábrica alcanzaron los 12.6 mil millones de dólares, una cifra superior a los 12.3 mil millones de dólares del último trimestre.

Expectativas prometedoras

Dos próximos acontecimientos implican que el crecimiento debería continuar y luego acelerarse el próximo año, sostuvo IDC.
Uno es el lanzamiento de los servidores basados en la plataforma Xeon Grantley de Intel, que se espera para su conferencia para desarrolladores en San Francisco el próximo mes. Los nuevos chips de Intel generalmente disparan una ola de compra de servidores.
Más aún, Microsoft terminará con el soporte, el próximo año, de su ampliamente utilizado sistema operativo Windows Server 2003, lo cual promoverá más upgrades.

Sin embargo, si esperan un momento “Windows XP” para servidores deberían prestar atención. La transición probablemente será más lenta, sostuvo Stolarski, y algunos clientes mantendrán su actual hardware y harán upgrade del sistema operativo.

Hewlett-Packard mantuvo su primera posición en el mercado de servidores el último trimestre con 25.4% de los ingresos, un poco más que el año anterior.

Cisco fue el que ganó más, al ampliar sus ingresos en 35.4%. Aunque tiene una participación pequeña (de 4.4%), empató en el cuarto lugar con Oracle, cuyas ventas se incrementaron ligeramente, según IDC.

Entre los que han perdido el pasado trimestre se encuentra IBM, que en el proceso de vender su negocio de servidores x86 a Lenovo, vio cómo sus ventas cayeron 10%, y Dell, que ahora es una empresa que no cotiza en bolsa y cuyas ventas descendieron 6.5%, de acuerdo con IDC.