Telecomunicaciones en el Sexto Informe de Gobierno: Logros y Desafíos

Por mandato constitucional, el Poder Ejecutivo entregó al recientemente instalado Congreso de la Unión el Sexto Informe de Gobierno. Este ejercicio debe constituirse como un proceso de rendición de cuentas para poner al alcance del escrutinio público el estado general de la Administración Pública Federal y, consecuentemente, promover una evaluación de este mismo.

Las discusiones sobre el Informe se han precipitado y han abarcado temas como la seguridad pública, los efectos de la reforma energética, el desempeño económico del país, entre otros. En lo que toca a las telecomunicaciones, es posible identificar que el documento se concentró, principalmente, en reconocer resultados derivados de la reforma como el incremento en la penetración de servicios y la consecución de precios asequibles; la promoción de proyectos destinados a promover la infraestructura como la Red Compartida y la Red Troncal; la inclusión digital a través del Programa México Conectado y la consolidación de la red de centros Puntos México Conectado.

Fuente: The Social Intelligence Unit con información del 6° Informe de Gobierno, 2018.

Los Desafíos

Todos estos avances resultan significativos y, sin duda, han derivado en la conformación de una sociedad de la información y la comunicación más sólida y robusta en México. Sin embargo, los desafíos aún son palpables especialmente cuando, en materia conectividad móvil, se comparan los avances del país con los de economías más desarrollados y, también al observar el aprovechamiento de las telecomunicaciones móviles entre hogares con menores ingresos.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), de los 37 países que dicho organismo comparó a finales de 2017, México se encuentra entre los cinco con peor desempeño en cuanto al número de suscripciones de Banda Ancha Móvil (BAM) por cada 100 habitantes, con un indicador equivalente a 66.5%. En dicho ranking, el país se ubicó en el lugar 34, superando tan solo a países como Grecia (66%), Hungría (48.8%) y Colombia (48.6%).

Los avances de los indicadores de conectividad móvil se antojan de tamaño considerable cuando comparamos la situación actual con el pasado, pese a ello, México aún permanece lejos del grado de penetración de BAM de las economías con mayor nivel de desarrollo.

Fuente: The Social Intelligence Unit con información de la OCDE

Por otro lado, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en Hogares (ENIGH) 2016, sólo 55.9% de los hogares ubicados en el decil de ingreso corriente trimestral más bajo (decil I) contaban con servicios de telecomunicaciones móviles. Por otro lado, este indicador resultó 97.5% entre los hogares del decil más rico (decil X).

Lo anterior no sólo es una muestra de la limitada capacidad de los hogares pobres para obtener servicios de telecomunicaciones móviles en comparación con los hogares ricos, sino que se traduce en importantes barreras para que a las personas con menores recursos puedan ejercer su derecho a la información, a la educación y al esparcimiento.

El Sexto Informe de Gobierno ayuda a visibilizar los avances de la política en materia de telecomunicaciones durante la administración actual. Estos resultados no fueron suficientes y no deben vendar los ojos ante los desafíos que aún permanecen y que pueden observarse en los comparativos internacionales y entre los hogares con menores recursos.

La responsabilidad de enfrentar estos desafíos ahora pertenece a la siguiente administración, la cual decidirá qué programas se desecharán, cuáles se revisarán y cuántos recibirán continuidad, todo ello sin perder de vista que estas decisiones tienen por objeto acortar el tamaño de la brecha digital.

 

Por: Samuel Bautista, analista en The Social Intelligence Unit (SIU).