Tequila Patrón convierte sus procesos de producción en sustentables

La sustentabilidad hace unos años era considerada una tendencia, sin embargo, al estar hiperconectados en un mundo donde la información fluye al segundo, las empresas han tenido  que poner un foco especial a qué medidas adoptan para aportar al bienestar social.

Acorde a la encuesta, Perspectivas de Alta Dirección, publicada por KPM Gen2018; más del 54 por ciento de las organizaciones no conciben sus modelos de negocios sin contar con estrategias a corto, mediano y largo plazo que sumen al cuidado del entorno.

Aunado a lo anterior, los consumidores hoy exigen empresas que realmente se preocupen y que inviertan en infraestructura para que sus procesos no perjudiquen al medio ambiente. Actualmente las personas se han vuelto más conscientes de los productos y las marcas sobre las que consumen, en particular lo relacionado con la ética y el bienestar tanto social como ambiental. Por ello, es importante que las empresas impulsen iniciativas, que, alineadas a los objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, estén direccionadas a aportar beneficios en los lugares en donde tienen presencia.

Los distintos sectores de la industria se han sumado para trabajar por un mundo sustentable; Y un ejemplo de ello, es la marca de tequila Patrón, que pertenece a la empresa Bacardi.

Este destilado ha implementado medidas para proteger y cuidar el medio ambiente, ya que la destilería de tequila ahora utiliza gas natural como fuente de energía para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

La marca recién adquirida por Bacardí cuenta con un proceso especial de tratamiento de residuos que funciona a través de una tecnología de ósmosis inversa para limpiar el agua y concentrar las vinazas para la alimentación del proceso de composta. Este procedimiento ha sido una referencia en el país, ya que permite generar hasta seis mil toneladas de fertilizante orgánico al año, a partir de la fibra de agave que sobra después de la producción.

Cada vez más empresas están siendo testigos de que la sustentabilidad es un factor principal en su modelo de negocio y que el invertir en sus procesos de producción, para proteger el medio ambiente, es un ganar-ganar para todos.