Transacciones no autorizadas, un fraude electrónico cada vez más común

A medida que las preferencias de compra de los consumidores migran cada vez más a entornos digitales, y que más compañías migran a sistemas de tarjetas de crédito y débito, los estafadores electrónicos lo hacen también, a través del desarrollo de nuevas herramientas y procesos para explotar los canales del e-commerce.

El estudio: “Explorando el impacto financiero del fraude en un mundo digital”, realizado por Javelin Strategy & Research en 2017, reveló que el fraude le está costando a los comerciantes el 8 % de sus ingresos anuales, con un promedio de más de $ 1 millón de dólares en pérdidas.

Tres tipos principales de fraude amenazan a los empresarios en la actualidad: transacciones no autorizadas; adquisición de cuentas; y el fraude amistoso.

Las transacciones no autorizadas son posibles a través del uso de tarjetas robadas o credenciales de pago, que permiten a los estafadores hacerse pasar por clientes legítimos para comprar mercancías en las cuentas robadas. Y con un gran número de consumidores afectados por los ataques de seguridad cibernética, los números de tarjetas de crédito y débito son ahora el tipo de datos más comprometido, lo que afecta al 70 % de las víctimas de robo de datos.

Dentro de la crisis por transacciones no autorizadas se encuentra la brecha de seguridad en línea y malware, que proporciona a los estafadores mayor acceso a los números de tarjetas y otros datos de pago. Asimismo, los ciberdelincuentes también aprovechan las nuevas tecnologías como la red VPN (Virtual Private Network), y las máquinas virtuales para ocultar sus ubicaciones y dispositivos antes de cometer fraudes electrónicos.

Aquellos empresarios que todavía no han migrado a la tecnología de tarjetas de chip están expuestos a tener pérdidas por fraude electrónico,derivadas de esfuerzos realizados por delincuentes que buscan realizar transacciones fraudulentas como la clonación de bandas magnéticas, obtenidas de tarjetas bancarias en puntos de venta.

Dichos sucesos han provocado pérdidas por transacciones no autorizadas, en puntos de venta físicos,no obstante, paraaquellos comerciantes que utilizan sistemas obsoletos, se espera que la tasa disminuya en los próximos años a medida que las terminales de tarjetas con chip EMV se vuelvan más omnipresentes.

 

¿Fraude electrónico?, ¿en qué pagos es más común?

Al igual que en cualquier negocio, los grupos organizados de fraude están interesados ​​en maximizar sus ganancias, por ello, se dirigen a los comerciantes que venden productos que pueden monetizarse de forma más fácil y rentable.

Estos incluyen:

  • Servicios de transferencia de dinero.
  • Tarjetas de regalo, especialmente de marcas populares.
  • Boletos, tanto para eventos como para viajes.
  • Bienes físicos de alto costo, incluyendo artículos electrónicos, joyas y accesorios (ejemplo: bolsos de marca).


Cuatro pasos que los empresarios deben considerar para protegerse

En un entorno digital de comercio electrónico, la única solución para los empresarios y comerciantes de bienes digitales es respaldarse con las medidas de prevención y mitigación de fraude más efectivas.

  • Herramientas de administración de fraude “invisibles” que minimicen el impacto en la experiencia del cliente, así como métricas de comportamiento,machine learning, toma de huellas dactilares y la versión más reciente de 3-D Secure.
  • Herramientas de autenticación que evalúan el comportamiento del cliente, supervisen la información del dispositivo o proporcionen comparaciones con la actividad de compra previa del cliente.
  • Invertir en capacitación integral y continua del personal acerca del fraude.
  • Subcontratar algunas o todas las herramientas antifraude.

 No hay un final a la vista para el aumento de las transacciones no autorizadas, y el impacto final para los comerciantes con poca protección solo seguirá escalando.