Pemex alcanza su transformación digital

Convertirse en una empresa petrolera competitiva a nivel mundial requería que Petróleos Mexicanos (Pemex) se subiera al barco de la transformación digital. ¿Cómo la llevó a cabo y qué retos tuvo que enfrentar esta empresa productiva del Estado? Javier Santoyo Calderón, Superintendente General de Pemex, compartió dicha experiencia en el evento “Enterprise Partner Summit 2019”, organizado por Huawei México.

El directivo informó que Pemex, una empresa conformada por 120,000 empleados y con 600 ubicaciones, cuenta con 70,000 servicios telefónicos, 20,000 equipos de radiocomunicación tipo trunking, más de 11,000 puntos de acceso a Internet, 1,000 equipos de videoconferencia, 2,500 servidores entre físicos y virtuales, 200 centros de cómputo y 900 aplicaciones y sistemas.

Todo lo anterior montado en una red troncal que corre a lo largo del territorio nacional coincidente con las trayectorias de los poliductos y gasoductos y consta aproximadamente de 400 estaciones repetidoras de microondas, más 10,000 km de fibra óptica entre servicios propios y arrendados,  y 800 estaciones de comunicaciones satelitales.

Javier-Santoyo-PEMEX
Javier Santoyo, Superintendente General de Petróleos Mexicanos.

Santoyo dijo que esta iniciativa de transformación digital tiene su antecesor en la iniciativa que se llamó Evolución Estratégica de la Red hace siete años. “Desde ese entonces ya era relevante llevar a Pemex a un modelo de negocios, en vez de un modelo de operación moderno. El core business no son las tecnologías de la información, es la producción, es la explotación”.

En ese sentido, el directivo destacó que para dichos procesos operativos era de vital importancia que se soportarán y operarán sobre una red confiable y eficiente.

Santoyo Calderón mencionó que entre las causas por las que se tuvo que considerar la transformación digital en Pemex fue en gran medida por la reforma energética, así como por el ambiente competitivo que se creó, la incursión cada vez más gradual de la iniciativa privada en las diferentes áreas productivas de la empresa, la necesidad de realizar alianzas estratégicas con empresas de primer mundo, más todo el entorno de la economía digitalizada a  nivel mundial.

¿Qué se valoró para llevar a cabo estas iniciativas?

El directivo respondió que no sólo fue tomar en cuenta la complejidad de una red de ese tamaño, sino también la confiabilidad, la integración de tecnología, la movilidad del personal, la seguridad y la unificación de diferentes generaciones de las tecnologías, fueron entre las consideraciones más importantes.

Debido a la magnitud del proyecto, era de vital importancia establecer una alianza tecnológica, más que con un proveedor con un socio tecnológico, asimismo tuviera experiencia en la industria petrolera, además de una visión en la siguiente era de los negocios digitales y un modelo de negocio flexible para la implementación, mencionó Javier Santoyo.

Aspectos que cubrió Huawei y que fueron determinantes para que ganara en una licitación pública. El proyecto para la transformación digital de Pemex se basó en cuatro conceptos tecnológicos:

1) Redes impulsadas por la intención: soluciones IP integrales; interconexión e interoperabilidad; crecimiento de servicios.

2) Sistemas IMS: multiservicios (diferentes servicios basados y no en IP, servicios telefónicos, servicios de telecomunicaciones, servicios de acceso a la información, etc.); experiencia real de comunicación convergente.

3) Servicios de voz: una plataforma IP unificada permitió incorporar todas las centrales telefónicas, así como migración paulatina de servicios a nuevas tecnologías; aprovisionamiento ágil y dinámico.

4) Mini centros de datos: Concepto tecnológico en vías de implementación y su utilidad será en áreas menores como refinerías, plataformas petroleras, edificios administrativos y operativos.

“Las implementaciones que se llevaron a cabo gracias a la alianza con Huawei permitieron hacer todo un despliegue de tecnología de manera compatible con la red de ese momento; no fue nada sencillo, fue un verdadero reto. Asimismo, el despliegue distribuido y la gestión unificada, considerando la integración de redes corporativas y regionales; administrativa y operativas. Y finalmente, la plataforma convergente que le permitiera a Pemex soportar el despliegue gradual de servicios y no solo eso sino también considerar el Internet de las Cosas, nube híbrida, Big Data, Analítica avanzada”, precisó Santoyo Calderón.

 

 

– Mireya Cortés, CIO México.