Un mundo sin efectivo ¿qué tan cerca estamos?

Pagar por productos o servicios es algo que forma parte de nuestro día a día. Actualmente, gracias al gran avance de la tecnología, contamos con diversos medios de pago tanto digitales como físicos, a los que hemos llegado gracias a un gran proceso de evolución y transformación, así como de adaptación por parte de los consumidores.

“Aunque el efectivo sigue siendo la primera opción para realizar pagos en el mundo, existen otras  formas que, poco a poco, están ganando terreno. Un ejemplo de esto son los pagos a través de código QR. Para nosotros es un reto poder llegar a la desaparición total de las monedas y billetes en 20 años”, asegura Alessandro Labelli, Director de la Billetera Digital Mercado Pago México.

Un caso a mencionar es Suecia, donde cada vez existen más tiendas y restaurantes que no aceptan efectivo. Otro caso es China, en donde, según un estudio elaborado por IResearch, más de mil millones de usuarios ya han adoptado métodos de pago innovadores e inclusivos.

Tan sólo en 2017, 5.5 mil millones de dólares fueron transaccionados en pagos digitales. Una encuesta de Gallup de 2016 mostró que tan sólo el 24% de los estadounidenses usa efectivo para pagar la mayoría de sus gastos.

El boom del internet, la gigante ola tecnológica y ahora la banca electrónica  han facilitado esta gran transformación en nuestras vidas. Una muestra es que hoy en día la gente puede ver el dinero de su cuenta a través de bancas digitales, pagar con tarjetas de crédito o débito, pagar servicios y hacer todo tipo de transacciones locales e internacionales a través de dispositivos móviles.

 

¿Y Latinoamérica?

Varios países de la región están todavía atrás en cuanto a porcentaje de pagos efectuados a través de medios electrónicos, pero es importante resaltar que el crecimiento ha sido constante desde principios del 2000. De acuerdo con cifras de Criteo, el 50% de las compras online en Latinoamérica ocurre en dispositivos móviles.

En la Ciudad de México, el 78% de la población de entre 18 y 70 años todavía emplea efectivo para realizar compras, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, elaborada por el INEGI en 2018.

Pero en todo México, el 25% de los usuarios de teléfonos móviles utilizan sus dispositivos para realizar pago de servicios y el 17% para hacer envío de dinero, de acuerdo con los últimos datos publicados por la consultora The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Sin duda, esta evolución es imparable y las empresas deben adaptarse a todos los cambios para seguir satisfaciendo las necesidades de los consumidores y la digitalización de una nueva sociedad que lleva la tecnología en su ADN.

La historia del dinero se escribe minuto a minuto, se esperan muchos cambios e innovaciones en los próximos años, y en el futuro más inmediato las novedades serán a través de apps y billeteras digitales.