Una buena infraestructura debe soportar las operaciones del Buen Fin

Desde principios de noviembre, cientos de miles de mexicanos comienzan a hacer planes al visitar alguna tienda departamental o de autoservicio, dedican parte de su tiempo a ver equipos de audio y video, electrodomésticos y línea blanca, otros echan un vistazo a los muebles y analizan qué futura compra es más necesaria o gratificante. La razón es simple, se acerca el Buen Fin.

La iniciativa, promovida por el sector privado en conjunto con el gobierno federal e instituida en 2011, tiene como objetivo reactivar la economía a través del consumo. El Buen Fin, se realiza durante el fin de semana largo (de viernes a lunes) con motivo del aniversario de la revolución mexicana; periodo durante el cual miles de empresas ofrecen atractivas promociones. El resultado de este programa ha sido palpable y con un significativo aumento en las ventas de las compañías participantes. Para la primera edición del Buen Fin (2011), se registró una derrama económica de 106 mil millones de pesos, en tanto que para la segunda edición (2012) las ventas aumentaron 41%, alcanzando 148,000 millones de pesos. El crecimiento en las ventas del Buen Fin ha sido constante y para 2015 alcanzaban ya la cifra de $217 mil 432 millones de pesos.

Los retos de El Buen Fin

Aunque tradicionalmente se suele analizar desde el lado económico o mercadológico, el Buen Fin además representa importantes retos desde el punto de vista tecnológico. Quien haya aprovechado esta campaña realizando compras en algún punto de venta, ha sido testigo de la enorme afluencia de consumidores, comparable sólo con la temporada navideña, pero concentrada en cuatro días.

El éxito de cualquier negocio depende directamente de la satisfacción del cliente y la infraestructura de TI juega un papel fundamental en el éxito del Buen Fin.

Algunos de los retos que las redes de las empresas sortearán durante ese fin de semana, serán: Decenas de miles de terminales punto de venta operando de forma simultánea, reportando las transacciones que deberán ser registradas por los sistemas de administración e inventarios en los centros de datos de las empresas participantes; miles de solicitudes a las aplicaciones de facturación basadas en la nube; y millones de conexiones simultáneas a las plataformas de venta online.

Durante la edición 2015, 49% de los consumidores pagaron compras utilizando tarjeta de crédito bancaria o de tienda comercial, por ello las entidades financieras que respaldan las operaciones realizadas con medios de pago electrónico, deben mantener el más alto nivel de disponibilidad y seguridad para garantizar que la experiencia del cliente sea óptima.

El Buen Fin y el comercio electrónico

Aunque se estima que la mayor parte de los consumidores (93%), prefieren acudir personalmente a realizar sus compras del Buen Fin, existen tiendas con operación 100% Web, las cuales dependen completamente de su infraestructura tecnológica para la continuidad de su negocio. A diferencia de los comercios tradicionales, las tiendas electrónicas no cuentan con un horario establecido de atención, por lo tanto, tampoco existen periodos de inactividad durante los cuales se puedan realizar labores de mantenimiento, ya que su operación es 24/7 y deben, además, de contar con soluciones que garanticen la seguridad de las transacciones, la confidencialidad de los datos del cliente, así como, una adecuada logística en el manejo de existencias y envíos.

Por otra parte, para las tiendas virtuales el Buen Fin representa un aumento en sus ventas de 80%5, por lo cual, es indispensable contar con una infraestructura de redes confiable, escalable, segura y capaz de soportar el notable incremento de tráfico durante los días de promoción, ya que una “caída” podría ser catastrófica.

Privalia muestra su forma de operar en web

Un ejemplo de cómo una adecuada infraestructura de redes es indispensable para garantizar la continuidad, es Privalia, fundada en 2007 en Barcelona. Una de las tiendas electrónicas de mayor crecimiento en países de habla hispana, llegando incluso a mercados europeos, tales como Italia y Alemania, la cual ofrece ropa, accesorios, gadgets y productos para el hogar de marcas reconocidas a precios de outlet.

Su exitoso modelo ventas y rápido crecimiento hicieron que fuera necesaria una actualización en su infraestructura, al ser capaz de soportar el acceso a su sistema de cientos de miles de clientes simultáneamente, con una demanda de hasta tres veces más.

Privalia eligió la tecnología de Juniper Networks para sustentar sus operaciones gracias a su interoperabilidad con soluciones de otros fabricantes, esta actualización le ha permitido aumentar la escala de su infraestructura de e-commerce para ajustarse a la creciente demanda de sus clientes, ya que lo más importante para su negocio es que los internautas mantengan una excelente experiencia y siempre tengan disponible la plataforma Web y de comercio electrónico.

La migración de la red a la nueva plataforma de Juniper Networks, fue completamente transparente para sus clientes, ya que el tiempo fuera nunca fue superior a unos pocos segundos durante la totalidad del proyecto.

N. de P. Juniper Networks